Drenajes en Camarillas

drenaje_redEn el alto Alfambra afloran unas arcillas y limos que tienen gran capacidad para retener agua. Esta es una de las explicaciones de la existencia de una de las mejores choperas en el sur de Aragón que, en un valle que sufre un acusado estiaje, los árboles caducifolios prosperan incluso lejos de los cursos de agua.

En las vaguadas, la acumulación hídrica puede ser importante. Esto favorece a la vegetación pero puede ocasionar el encharcamiento de los campos y prados en años de abundantes precipitaciones.

En ocasiones se abren drenajes. Estas zanjas evacuan el agua retenida en el suelo hacia los arroyos o ríos, lo que origina el descenso del nivel freático y la desecación del terreno.

Los árboles que han crecido en estos terrenos encharcadizos acusan notablemente la apertura de drenajes ya que su sistema radicular está desarrollado para unas determinadas condiciones que se han visto modificadas. Muchos de estos árboles se vuelven puntisecos y, a continuación, aceleran su senescencia y mueren.

Es una amenaza más de las que les depara la agricultura intensificada que, en Camarillas, fue especialmente dramática para los chopos cabeceros.

Premio de Medio Ambiente 2012

010

EL CENTRO DE ESTUDIOS DEL JILOCA PREMIO JAULÍN EN DEFENSA DE LA NATURALEZA 2012 POR SU LABOR CON LOS CHOPOS CABECEROS

Jaulín es un pequeño municipio aragonés perteneciente a la comarca de Zaragoza y que está habitado por cerca de trescientas personas. Se ubica en la margen derecha del Ebro y su actividad económica se centra en la agricultura de secano (cereal, vid y olivo), en la ganadería (ovino y porcino) y en pequeñas industrias. El entorno natural corresponde a la vegetación de las estepas del valle del Ebro, con romero, tomillo, pino carrasco y coscoja.

Hasta 1975, el pueblo empleaba para usos domésticos una balsa situada junto al núcleo urbano. Tras la llegada del suministro de agua este pequeño humedal, que se estaba a punto de convertirse en un vertedero, fue recuperado por sus vecinos y su entorno convertido en un parque público. Fue un proyecto que les imprimió una notable conciencia ambiental y que fue secundado desde entonces por sucesivas jornadas de plantación de árboles. Esto les hizo merecedores en 1984 del Premio Nacional de Medio Ambiente concedido por el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo y en 2007 del Premio Medio Ambiente de Aragón, concedido por el Gobierno de Aragón. 

En 1981 se pusieron en marcha los premios “Jaulín en Defensa de la Naturaleza” con sus tres modalidades Aragón, España e Internacional. Posiblemente sea el más veterano de los premios de temática ambiental que se otorgan en Aragón. Desde entonces personalidades, asociaciones, empresas o diversas entidades han recibido dicho premio como reconocimiento a su implicación en la conservación de la Naturaleza.

Este año el Ayuntamiento de Jaulín y la Asociación Cultural Xaulín han acordado otorgar al Centro de Estudios del Jiloca (CEJ) el Premio Medio Ambiente en la categoría Aragón en su XXXI edición por su labor en la defensa de los chopos cabeceros. Así mismo, también han sido premiados el programa “Linde y ribera” de Onda Cero (categoría España) y la empresa SAICA (categoría internacional).

Para los organizadores del premio “los chopos cabeceros son un elemento fundamental del paisaje de los valles y pidemontes de la cordillera Ibérica aragonesa y están gravemente amenazados”. Apuntan que “El Centro de Estudios del Jiloca ha hecho y realiza una gran defensa en el mantenimiento del chopo cabecero, lo que está permitiendo conservar especies autóctonas. Porque cuidando lo que nos rodea, nuestro paisaje, mantenemos viva la naturaleza”.

La distinción se hará entrega al CEJ el próximo 21 de enero en la localidad de Jaulín. 

Iniciativas para la conservación de chopos cabeceros en Aguilar del Alfambra en 2011

Remolque_con_lea_procedente_de_la_escamonda_de_choposJunto a las campañas de sensibilización pública desarrolladas por la Plataforma Aguilar Natural en torno al chopo cabecero —y que se concretan en la promoción de un Parque Cultural del Chopo Cabecero en el Alto Alfambra y en la serie de artículos publicados en Diario de Teruel (www.aguilarnatural.com)—, en 2011 han dado inicio dos actividades que se prorrogarán a lo largo del tiempo.

La primera fue puesta en marcha por la Plataforma Aguilar Natural y la empresa Biotel de un buzón de recogida de viejos teléfonos móviles. Los beneficios que se obtengan de la recogida se dedicarán para colaborar en la conservación y recuperación del chopo cabecero en la localidad. Aprovechamos para invitaros a participar enviando teléfonos móviles sin uso a: Plataforma Aguilar Natural, Plaza del Ayuntamiento s/n, 44156 Aguilar del Alfambra (Teruel).

leas_redLa segunda iniciativa fue puesta en marcha por el Ayuntamiento de Aguilar y cuenta con la colaboración de la Plataforma Aguilar Natural. Consiste en facilitar la poda de chopos de particulares para garantizar la conservación de los ejemplares coordinando permisos y autorizaciones, y confeccionando una lista con personas interesadas y de los chopos a podar.

La época de poda es entre febrero y abril, y en otoño. Para llevar a cabo la escamonda se contrata a Herminio Santafe, motoserrista de Gúdar, preveyéndose tres tipologías de poda en función de la demanda:

  1. Conservación de chopos y obtención de leña: el trabajo a ejecutar puede ser solo la poda del árbol o incluir la recogida y el transporte de la madera en trozos hasta su destino. En ese caso debe acordarse un precio con el motoserrista.
  2. Conservación de chopos pero prescindiendo de la leña: Herminio escamonda el chopo y deja el entorno limpio y recogido después de la poda. Incluye la posibilidad de que el dueño del chopo pueda hacer leña de las ramas gordas después de haber retirado la maderable.
  3. Adquisición de leña por no propietarios de chopos: se busca propietarios de chopos interesados en podar algún ejemplar y se compra la leña acordando con el motoserrista un precio en función del trabajo a realizar y de la humedad de la madera.

Hasta el momento la demanda se ha centrado exclusivamente en la tercera opción y se ha actuado sobre chopos de la partida de la Marigorda, una zona de pinares de la Muela de Aguilar en la que nacen barranqueras que desembocan en el Alfambra y que desde su nacimiento ya están custodiadas por hermosos ejemplares de chopos cabeceros. Confiamos en que con el paso de los años pueda desarrollarse más ampliamente esta iniciativa.