Un singular chopo cabecero en Anento

Visto: 906

Anento_pequeAnento es un pequeño pueblo de la comarca de Daroca que está situado en la cabecera de un barranco que arranca del altiplano del Campo Romanos y que desemboca en el río Jiloca en la localidad de Báguena.

Reúne una iglesia gótica que alberga un retablo gótico espectacular, un coqueto conjunto de callejas a su alrededor, un castillo medieval erigido sobre el borde del peñasco y un entorno natural de gran belleza en el que destacan los manantiales del Aguallueve y su edificio de tobas calcáreas, los diminutos huertos rodeados de setos arbolados, un acantilado que cierra el recoleto valle, viejos chopos cabeceros, pinares de repoblación, viñedos y campos de cereal. Conserva el paisaje agrícola
tradicional con pequeñas parcelas dedicados a diferentes cultivos con una estructura en mosaico.

Anento, en los últimos años, ha promocionado este patrimonio cultural y se ha dotado de infraestructuras turísticas complementarias. Una de ellas tiene una gran singularidad.

A la entrada del pueblo, se erige una fuente construida con piezas de piedra caliza que conforma un árbol de tronco grueso sobre cuyo extremo superior se ensancha y se prolonga en tres ramas que se elevan y alejan, y que soporta algunas piezas de toba calcárea recubiertas de musgo. Sobre ellas cae el agua y recrea el manantial del aguallueve.

Si se observa con detalle, esta tipología de árbol recuerda enormemente a un trasmocho. ¿Y qué trasmochos pueden verse en el valle? ……. pues los chopos cabeceros!

Anento_2_red