Escamonda de trasmochos en la cuenca de Gallocanta

Visto: 1534

peque

Los chopos cabeceros, y en general todos los trasmochos, son árboles campesinos. Son el resultado de aprovechamientos agroforestales integrales realizados desde hace siglos. Forman parte de una agricultura poco especializada, compleja y multifuncional en la que un mismo territorio ofrecía bienes diversos.

Los chopos cabeceros, y en general todos los trasmochos, son árboles campesinos. Son el resultado de aprovechamientos agroforestales integrales realizados desde hace siglos. Forman parte de una agricultura poco especializada, compleja y multifuncional en la que un mismo territorio ofrecía bienes diversos. Pero es también el resultado de un saber hacer de unas gentes bien adaptadas a las particularidades de cada zona y que además conseguían armonizar estas diferentes producciones. Como indica el profesor Agnoletti, son un testimonio del agro promiscuo que se extendió por la cuenca mediterránea desde la época romana. En este caso, de producción de madera de obra, de leñas y de forraje, sobre entornos profundamente deforestados y situados en climas fríos y secos.

Caizar2_red

No es común la presencia de chopos cabeceros en los escasos espacios naturales protegidos de Aragón, en su mayor parte situados en las regiones montañosas del Pirineo y de la cordillera Ibérica. Los espacios que disponen de una mínima ordenación de los recursos naturales y de una cierta dotación económica. La mayor parte de las largas formaciones de álamos trasmochos se encuentran en los fondos de los valles de la margen derecha de la Ibérica, en paisajes agrícolas de intensa humanización en territorios de gran valor ambiental pero no dotados de una figura de protección concreta. Pero hay alguna excepción como es el caso de la Reserva Natural Dirigida de la Laguna de Gallocanta.

Chopo_disperso2_red

Salpicando las orillas de algunos de los arroyos que convergen en la gran laguna endorreica y en las inmediaciones de fuentes, manantiales y prados pueden encontrarse varias docenas de chopos cabeceros. Los gestores de este espacio natural, a través de la Oficina de Desarrollo Socieconómico (SARGA), con sede en Bello, entendiendo que estos árboles son un elemento paisajístico singular y que ejercen diversos servicios ambientales a los agrosistemas del entorno, están desarrollando desde hace un par de años un programa de recuperación mediante trabajos de poda.

En invierno de 2011 fueron escamondados 8 chopos en la Fuente de El Cañizar, muy cerca de la Acequia Madre, en Tornos, así como 30 trasmochos (entre sauces y chopos) en la Fuente de los Saces, muy cerca del yacimiento celtíbero, de Berrueco.

Gallocanta_recreativo_red

En el invierno de 2012 fueron podados 27 chopos cabeceros en la parte de Las Cuerlas. En su mayoría se trata de árboles veteranos que crecen entre los huertos, muy próximos al pueblo. Otros, están en las orillas de la carretera Calamocha-Morata. En las imágenes puede observarse el buen rebrote que han experimentado estos árboles tras su poda, así como la conservación (tras la corta de las vigas, para reducir riesgos) de algunos árboles muertos para ofrecer hábitat a los insectos saproxílicos.

Las_Cuerlas_ctra_red

A pesar de los limitados recursos que maneja esta entidad, estos viejos árboles se van incluyendo en el manejo de estos espacios naturales. Sería conveniente, además, continuar con los mismos en otras localidades así como reemplazar los que se han ido perdiendo por abandono mediante la plantación de chopos de variedades locales y su orientación hacia trasmochos.

Más común es la presencia de estos árboles en espacios naturales considerados como Lugares de Interés Comunitario, aquellos que albergan hábitats característicos europeos.

Las_Cuerlas_huertos_red