El chopo gordo de Galve

Visto: 1513

galve_peque

El valle del río Alfambra tiene una singularidad geográfica a su paso por Galve. Tras atravesar un largo tramo de estrechos en donde se encaja formando meandros (los Ríos Altos) se abre una amplia vega y vuelve a encerrarse entre cantiles calizos para encaminarse hacia Los Alcamines formando otro nuevo cañón fluvial (Ríos Bajos).

IMG_1402

El valle del río Alfambra tiene una singularidad geográfica a su paso por Galve. Tras atravesar un largo tramo de estrechos en donde se encaja formando meandros (los Ríos Altos) se abre una amplia vega y vuelve a encerrarse entre cantiles calizos para encaminarse hacia Los Alcamines formando otro nuevo cañón fluvial (Ríos Bajos).

En esta ancha vega de Galve las aguas se desparraman durante las crecidas lo que dificulta su cultivo agrícola. Históricamente, los vecinos han dedicado la zona más próxima al cauce al aprovechamiento ganadero en forma de una dehesa de camochos o chopos cabeceros en la que también son comunes los álamos blancos.

Esta es una chopera muy singular por el número de ejemplares de dimensiones notables, por el cuidado que los vecinos dedican a los árboles y por la amplitud de las dehesas fluviales.

José Antonio Sánchez nos envía datos de un árbol monumental. El Chopo Gordo de Galve. Tiene un perímetro normal de tronco de 7,23 m. La altura de su cabeza es completamente inusual, de 11,5 m. y la del árbol en su conjunto de 19 m. El diámetro de copa es de 14 m. siendo ésta sanísima.

Este ejemplar de precioso porte, junto con los ejemplares de Los Pozos de Perales del Alfambra, tal vez sean los chopos cabeceros en los que la escamonda se realiza a mayor altura … pero, en el caso del de Galve, ésta aún sigue en vigor y el árbol en un muy buen estado de conservación.