Visto: 1082

Jornadas monográficas en Torralba de los Frailes

 

Los primeros días del noviembre pasado tuvieron lugar en la localidad de Torralba de los Frailes (Campo de Daroca) las “Jornadas del Chopo Cabecero” organizadas por la Asociación Cultural y Recreativa El Chismarrako.

DSC_2941_peque

Consistieron en una conferencia titulada “El chopo cabecero, el paisaje de una vida” a cargo de Chabier de Jaime (Centro de Estudios del Jiloca) en la que se fueron desgranando los rasgos básicos de esta variante cultural del álamo negro. El porqué de su cultivo, los cuidados recibidos por el árbol, su presencia histórica y distribución geográfica, los diversos aprovechamientos, su morfología, los cambios biológicos durante la vida del árbol, la vida silvestre que acoge y, especialmente, su contribución en el paisaje rural y en la vida cotidiana de los pueblos y gentes del Jiloca y del Campo de Daroca.

Al día siguiente, se realizó una escamonda en la ribera del río Piedra. A pesar de tratarse de un cañón fluvial, sustrato con escaso espesor de sedimentos de origen fluvial y por tanto poco propicio para la especie, además una ribera muy deforestada, junto al azud y el antiguo molino hay un par de emblemáticos ejemplares de notable edad y dimensiones que forman parte de un paisaje singular, junto a la cascada, los monolitos calcáreos, el cañón y el molino.

DSC_2934

El equipo de Xiloforest acometió la escamonda de dos ejemplares de chopo cabecero que hacía muchas décadas, cerca de cincuenta años, que habían perdido el turno. El más vigoroso mostraba varias ramas puntisecas y presentaba el tronco con abundantes huecos. El menor ofrecía menos vitalidad. Las podas se hicieron sin apurar sobre la cabeza e intentando respetar ramillas jóvenes, para mejorar las posibilidades de rebrote.

Más de sesenta persona participaron como público y, mayormente, como ayudantes, en los trabajos de troceado de las vigas. En pocos minutos ya estaban cargado el remolque. Una vez secos, estos tarugos se utilizarán en las hogueras festivas de invierno. Una manera de seguir juntando a los vecinos y un motivo para acercarse al pueblo los que viven en la ciudad.

Estas actividades se complementaron con la exposición “El chopo cabecero” que fue presentada en la jornadas celebradas en 2010 en Calamocha organizadas por ADRI Jiloca-Gallocanta y que gestiona desde entonces el Centro de Estudios del Jiloca.

DSC_2950

La jornada de Torralba de los Frailes ha tenido mucha resonancia en el Campo de Daroca, territorio que todavía conserva importantes masas de chopo cabecero en los ríos Jiloca, Huerva, Herrera, Piedra y Perejiles. Estos árboles añosos, de gran valor ecológico y de notable interés cultural forman parte del paisaje rural y de la historia de esta parte de la cordillera Ibérica.

Visto: 825

Stonehenge de Llumes

cementerio01De cuando en cuando podemos encontrarnos con algunos vestigios de lo que debió ser algo mucho más habitual en otros tiempos en la vega del río: chopos cabeceros. El pasado miércoles el trabajo me llevó a las tierras del valle del río Piedra. En todo el valle, desde antes de Cimballa hasta pasado el pueblo 

de Llumes, las choperas de producción han ocupado grandes extensiones que antaño eran campos de cultivo. Pese a la estrechez del valle y el poco caudal del río (en comparación con otros valles donde se da el cultivo del chopo) las choperas se desarrollan muy bien, muy favorecidas seguramente por un suelo rico en arenas, profundo, ligeramente arcilloso.

En una ladera con coordenadas (en Google Earth) 601759, 4553318, a más de 300 metros del río, encontramos un gran cementerio: restos de chopos cabeceros, raíces y toconas de tallares,

restos muy familiares que ya hemos visto en otros lugares del Pancrudo o Alfambra.

Pero sin duda lo que más llama la atención es la llegada a la pequeña pedanía de Casas de la Vega, muy cerca de Llumes. La primera impresión: un Stonehenge, eso sí, de chopos cabeceros. Enormes, formando casi un círculo, con el sol del atardecer y todos ellos muertos. Junto a ellos varias decenas de trasmochos vivos, que constituyen una de las principales masas de chopos cabeceros del río Piedra en la actualidad.

Pollardhenge

Todo apunta a que murieron tras la escamonda… pero ahí han quedado, en forma de grandes monolitos, testigos de lo que un día fue la cultura de los chopos cabeceros en el valle del río Piedra. Nuestro homenaje a los “Pollardhenge” del río Piedra.