Stonehenge de Llumes

Visto: 977

cementerio01De cuando en cuando podemos encontrarnos con algunos vestigios de lo que debió ser algo mucho más habitual en otros tiempos en la vega del río: chopos cabeceros. El pasado miércoles el trabajo me llevó a las tierras del valle del río Piedra. En todo el valle, desde antes de Cimballa hasta pasado el pueblo 

de Llumes, las choperas de producción han ocupado grandes extensiones que antaño eran campos de cultivo. Pese a la estrechez del valle y el poco caudal del río (en comparación con otros valles donde se da el cultivo del chopo) las choperas se desarrollan muy bien, muy favorecidas seguramente por un suelo rico en arenas, profundo, ligeramente arcilloso.

En una ladera con coordenadas (en Google Earth) 601759, 4553318, a más de 300 metros del río, encontramos un gran cementerio: restos de chopos cabeceros, raíces y toconas de tallares,

restos muy familiares que ya hemos visto en otros lugares del Pancrudo o Alfambra.

Pero sin duda lo que más llama la atención es la llegada a la pequeña pedanía de Casas de la Vega, muy cerca de Llumes. La primera impresión: un Stonehenge, eso sí, de chopos cabeceros. Enormes, formando casi un círculo, con el sol del atardecer y todos ellos muertos. Junto a ellos varias decenas de trasmochos vivos, que constituyen una de las principales masas de chopos cabeceros del río Piedra en la actualidad.

Pollardhenge

Todo apunta a que murieron tras la escamonda… pero ahí han quedado, en forma de grandes monolitos, testigos de lo que un día fue la cultura de los chopos cabeceros en el valle del río Piedra. Nuestro homenaje a los “Pollardhenge” del río Piedra.