Una marca para un territorio

Vivimos en una economía competitiva. No basta con producir bienes o servicios. Hay que saberlos vender. Una forma de conseguirlo es marcar la diferencia con otros productos similares.

Los chopos cabeceros de Teruel conforman un paisaje absolutamente original en el conjunto de Europa. Tierras altas, paisajes abiertos, viejos y robustos álamos trasmochos solitarios. Esto es una marca, una marca para un territorio y para sus productos.  El Hostal Rural Casa La Era de Galve lo ha tenido claro incluyendo este logotipo en su establecimiento.

1147887_637132226317053_1354455696_n 

Hace unos años, la Cooperativa de Aguilar del Alfambra ya incluyó en la etiqueta de los quesos "El Hontanar", producidos a partir de leche de oveja, la fotografía de unos chopos cabeceros: el árbol emblemático de este valle.

 quesos_el_hontanar

Hay que seguir creando marca....

Tapa "amigo del chopo cabecero"

tapa

Hace unos años, la Comarca del Jiloca puso en marcha un concurso de tapas para fomentar la creatividad entre los hosteleros, incentivar su consumo entre los vecinos y dar un poco de ambiente en los pueblos, en esos tranquilos fines de semana que hay entre Carnavales y Semana Santa. Los bares y restaurantes participantes se esfuerzan en elaborar pequeñas delicias que, a un precio razonable, son ofrecidas durante un par de fines de semanas. Hay dos premios, uno popular seleccionado por votación entre los consumidores y otro más técnico, que decide un jurado tras degustar todas las tapas.

Este año, que anda por su sexta edición, es organizado por la Cámara de Comercio de Teruel y cuenta también con el patrocinio de ADRI Jiloca-Gallocanta y de la Comarca del Jiloca. Pone su acento en fomentar la elaboración de tapas con alimentos aragoneses, dentro de la campaña “Pon Aragón en tu mesa”.

Este año ha sido propuesta una original tapa que queremos destacar desde esta web. Se llama “Amigo del chopo cabecero”. Consiste en un pequeño cilindro con dos brazos laterales, todo ello hecho de patata, que simulan el tronco y las vigas del álamo trasmocho. En su parte superior del cilindro hay un hueco relleno de carrillada al vino tinto y de setas de chopo guisadas. Sobre ello, hay hilos de queso rallado y trozos de tallo de puerro pochado que representan el ramaje y sus hojas. ¡Está exquisito! Puedes degustarlo en el restaurante Selección de Calamocha.

Este tipo de iniciativas, además de demostrar la creatividad culinaria de los autores fomenta la difusión de los valores naturales y culturales del entorno. Especialmente, de ese patrimonio tan singular que son los chopos cabeceros del sur de Aragón.

Desde aquí nuestra felicitación por tan divertida y sabrosa propuesta.

Un singular chopo cabecero en Anento

Anento_pequeAnento es un pequeño pueblo de la comarca de Daroca que está situado en la cabecera de un barranco que arranca del altiplano del Campo Romanos y que desemboca en el río Jiloca en la localidad de Báguena.

Reúne una iglesia gótica que alberga un retablo gótico espectacular, un coqueto conjunto de callejas a su alrededor, un castillo medieval erigido sobre el borde del peñasco y un entorno natural de gran belleza en el que destacan los manantiales del Aguallueve y su edificio de tobas calcáreas, los diminutos huertos rodeados de setos arbolados, un acantilado que cierra el recoleto valle, viejos chopos cabeceros, pinares de repoblación, viñedos y campos de cereal. Conserva el paisaje agrícola
tradicional con pequeñas parcelas dedicados a diferentes cultivos con una estructura en mosaico.

Anento, en los últimos años, ha promocionado este patrimonio cultural y se ha dotado de infraestructuras turísticas complementarias. Una de ellas tiene una gran singularidad.

A la entrada del pueblo, se erige una fuente construida con piezas de piedra caliza que conforma un árbol de tronco grueso sobre cuyo extremo superior se ensancha y se prolonga en tres ramas que se elevan y alejan, y que soporta algunas piezas de toba calcárea recubiertas de musgo. Sobre ellas cae el agua y recrea el manantial del aguallueve.

Si se observa con detalle, esta tipología de árbol recuerda enormemente a un trasmocho. ¿Y qué trasmochos pueden verse en el valle? ……. pues los chopos cabeceros!

Anento_2_red