Parques infantiles

Visto: 1420

Caseto_Barrachina_peque

Subirse a los árboles es algo que nos encanta a los humanos. Los niños, todavía bastante libres de la presión social, lo hacen en cuanto pueden y en cualquier cultura. Tal vez sea un atavismo del pasado arborícola de nuestros ancestros africanos.

Subirse a los árboles es algo que nos encanta a los humanos. Los niños, todavía bastante libres de la presión social, lo hacen en cuanto pueden y en cualquier cultura. Tal vez sea un atavismo del pasado arborícola de nuestros ancestros africanos.

 

Hoy dotamos de parques infantiles hasta los pueblicos. Pero los niños, prefieren la libertad de escoger, de subirse a ese viejo chopo de la rambla y construirse su caseto donde disfrutar en compañía, lejos de las miradas de los adultos. Eso sí, con los materiales que ofrecen los tiempos...

En la imagen, cabañica hecha con palets sobre un cabecero en la rambla de Nueros de Barrachina (Valle del Pancrudo).

Caseto_Barrachina