Gestión tradicional

Visto: 1571


Chopos_192_OK_Pgina_067_Imagen_0001El chopo cabecero es una modalidad de aprovechamiento de esta especie. Dentro de una economía agrícola de autosuficiencia constituía un uso agroforestal de los márgenes de los campos con acequias, barrancos, y más comúnmente, junto a los ríos. Eran plantados por los propios campesinos, quienes los cuidaban y se beneficiaban de sus productos. Se plantaban no muy distanciados, introduciéndose en cada hoyo un vigoroso tallo obtenido de otro chopo cabecero escamondado ese mismo invierno.

Seguramente, el hombre ha realizado una selección de aquellas variedades de chopo negro productoras de ramas más rectas y con mayor capacidad de soportar un régimen periódico e intenso de escamonda. A los cinco años se despuntaba el arbolillo a unos dos metros de altura, adquiriendo desde entonces los rasgos propios del chopo cabecero. Cuando las vigas alcanzaban un diámetro de 20 cm. se obtenía la primera cosecha de madera Esta práctica, en adelante, se repetiría entre cada doce o quince años. La escamonda se realizaba siempre a savia parada, con luna menguante y, preferentemente, a la salida del invierno. El corte se realizaba sobre la inserción de la viga en la cabeza. Tras su rebrote, se aclaraban las ramillas seleccionando las más rectas y mejor dispuestas y comenzaba de nuevo el ciclo.