Visto: 1280

El Teruel en donde nunca pasa nada... ¿o sí?

chopos 016
El sábado pudimos asistir, en pleno altiplano turolense, a una entrañable jornada dedicada al chopo cabecero. En Aguilar del Alfambra hay vida. Mucha vida. En estos pueblos donde la agricultura y la ganadería ha quedado como único medio (o remedio) comienza a cocerse algo. O mejor, muchas cosas.

Resulta curioso y muy reconfortante encontrarse estos oasis culturales con gentes deseosas de enseñar un valioso entorno del que son perfectamente conscientes. Ya me ocurrió un año en Galve, con 12 bajo cero en una noche estrellada un pequeño bar de pueblo es una fuente de información, sabiduría y amor por la tierra. Con el calor de la sopa se puede hablar de dinosaurios, poesía o de un libro de un autor absolutamente desconocido pero que ya atrae con sólo nombrarse en ese ambiente. A veces recuerdo esos momentos y parecía estar en el Brick, la taberna de Holling Vincoeur en una de las mejores series de la televisión: Doctor en Alaska.

Pero esto es Teruel. Aquí no hay osos, ni grandes ríos. Ni siquiera espectaculares paisajes con bosques frondosos. Es el Teruel más profundo y genuino, el de las montañas desnudas, las enormes extensiones de secano, las heladas blancas y negras, el de los tormentones de verano y las ventiscas heladoras de invierno. El Teruel de los pequeños pueblos aquí y allá, de los atardeceres intensos y de las noches más oscuras y silenciosas que jamás se puedan ver y oir. Y como no: el Teruel con las mejores riberas de chopo cabecero que existen.

Unas gentes unidas por una idea común: el desarrollo sostenible de su pueblo. Y el chopo cabecero juega un papel fundamental en ese esquema. Lo saben, al igual que todos los que pudimos disfrutar de esa gran fiesta. Una fiesta que giró en torno al chopo cabecero, pero cuyo trasfondo es un enorme sentir popular lejos del típico polígono industrial, de la mina a cielo abierto, de la agresión, el politiqueo, el chantaje y el engaño.

El chopo cabecero es un enorme tesoro que tenemos en los ríos de buena parte de la ibérica de Teruel y Zaragoza. Es el icono de una forma de vida común en cientos de kilómetros de ríos, ramblas y arroyos. El resultado de siglos de manejo y un legado en forma de vieja maravilla que resiste como puede al paso del tiempo. Es nuestro deber el conservarlo y mantenerlo. Como paisaje, como cultura, arte y patrimonio. Como reclamo turístico, como el jamón y el queso más exquisito.

No se podrá comer, pero su fiesta deja un sabor muy dulce. Mención especial a ese entusiasta y especialista trabajador de estos árboles, Herminio Santafé.

Os dejamos con el audiovisual que se proyectó con motivo de este día y con el texto del manifiesto conjunto que leyó Chabier de Jaime.

Hasta el año que viene y enhorabuena a todos por la estupenda jornada.
Fernando Herrero

Visto: 1173

Programa de la I Fiesta del chopo cabecero

cartelFiesta reivindicativa que se celebrará en Aguilar del Alfambra (Teruel), el 24 de octubre de 2009, en torno al chopo cabecero y los bosques ribereños.

Programa de Actos

10.00 a 10:20, Recepción, bienvenida y presentación (Fuente de Aguilar del Alfambra)

10:20 a 13:00, Excursión desde el pueblo de Aguilar del Alfambra hasta el Molino de Ababuj donde nos encontraremos con los compañeros de Voluntarios (11.00). Por el camino de La Cerrada Barea volveremos hasta el Molino de Aguilar, por un paseo precioso que ofrece un paisaje otoñal único. Hacia el final de la excursión (12.30) se realizará una Demostración de Escamonda de un Chopo Cabecero, por el Sr. Herminio Santafé, uno de los más expertos podadores de chopos trasmochos. A partir de las 13:00- En el Salón de Exposiciones “Los Granericos” de Aguilar del Alfambra:

  • Visita a la Exposición Colectiva de Pintura “Paisajes del Chopo Cabecero"
  • Proyección del Audiovisual “La identidad de un paisaje”, por Fernando Herrero.
  • Proyección del Programa “Actividades en los Ríos” del Proyecto VoluntaRíos 2009.

14:15 a 15:45, En la Nave situada junto a la ermita del Santo Cristo de Aguilar

  • Degustación de queso de oveja artesano de Aguilar del Alfambra.
  • Comida Popular (hay que apuntarse a los organizadores antes del 19 de Octubre)

16:00 a 17:30, Encuentro de personalidades, asociaciones e instituciones que impulsan la conservación de los ríos y, en particular, de los viejos chopos trasmochos.

  • Homenaje al Sr. Herminio Santafé Nevot “Amigo del Chopo Cabecero 2009”
  • Declaración de un Chopo Cabecero Monumental de Aguilar del Alfambra.
  • Lectura de un Manifiesto Público.
  • Participación de:
  • Asociaciones Culturales Locales
  • Asociaciones de defensa del patrimonio natural y cultural
  • Personalidades académicas y culturales
  • VoluntaRíos
  • Aguilar Natural
  • Alcalde de Aguilar del Alfambra
  • Autoridades

17:45 – 19:15, Actuación del Grupo de Música Tradicional “Astí queda Ixo! (Sierra de Gúdar)

 

Inscripción

Inscripción: 12 € (incluye Comida Popular y Concierto) a formalizar antes del lunes 19 de octubre mediante el ingreso en la cuenta 2085-3878-35-0330217483 (indicar nombre y apellidos).

Objetivo principal

El objetivo principal es que la sociedad, y de modo particular, los colectivos o asociaciones en defensa de los ríos y de la Naturaleza, así como las administraciones (Gobierno de Aragón, Comarcas, Ayuntamientos y Confederaciones Hidrográficas) conozcan la problemática y tomen conciencia de la delicada situación en que se encuentran los chopos cabeceros con el objeto de coordinarse y tomar medidas para la defensa de este gran patrimonio natural, cultural e histórico. Desde hace unos años se están llevando a cabo actividades encaminadas a difundir los valores de estos árboles añosos y monumentales obtenidos por la gestión tradicional en los valles de la cordillera Ibérica aragonesa. La Fiesta del Chopo Cabecero pretende ser un hito más en esta toma de conciencia y un punto de referencia para promover su recuperación. Se plantea como una jornada que cada año permita conocer las arboledas mejor conservadas, como una ocasión para celebrar la entrada del otoño en uno de los ambientes más hermosos, como un foro para celebrar y difundir los logros alcanzados a lo largo del tiempo, así como un ámbito de reconocimiento de la cultura popular, el paisaje y la biodiversidad asociada a este elemento patrimonial. Los “cabeceros” son grandes chopos negros (Populus nigra) que han sido cuidados durante siglos por los agricultores para producir vigas, leña y forraje a partir de su ramaje. El particular porte de estos árboles es el resultado de la escamonda, práctica que consiste en podar a una cierta altura todas las ramas del árbol dejando tan sólo la base del fuste. Son, pues, árboles trasmochos. La repetición de esta corta cada doce años permitía obtener largas ramas aprovechables y la formación de un tronco cada vez más grueso y con un ensanchamiento leñoso en su parte superior, donde se soportaban las grandes ramas.

La madera era utilizada fundamentalmente como vigas para la construcción y, en menor medida, como leña y las hojas como alimento para el ganado sobre todo en comarcas que carecen de bosques importantes para su aprovechamiento. Esta práctica mantenía al árbol en un crecimiento prácticamente continuo, de forma que su tronco se hacía cada vez más ancho retrasándose de forma notable su decrepitud. De esta forma la mayoría de éstos árboles adquieren unas dimensiones considerables, dignas de árboles monumentales, superando por mucho la media de edad y tamaño estimado para la especie.

Sin embargo son árboles muy dependientes del manejo humano, necesitando la poda periódica para renovar el ramaje y favorecer su posterior desarrollo. Cuando se abandona la escamonda se producen fallos estructurales en el edificio vegetal. Entonces, se secan las yemas terminales y se desestabilizan las grandes ramas, por su peso o por el viento, lo que provoca su caída y el desgarre del mismo tronco. El declive y envejecimiento demográfico, la falta de rentabilidad económica y la crisis social en el medio rural han causado su abandono y decadencia al faltarles el cuidado que requieren lo que está provocando su muerte. La falta de intervención y otros problemas asociados ocasionarán su desaparición en un par de décadas.

Los chopos cabeceros representan en muchas zonas los únicos árboles presentes en kilómetros a la redonda. Su desaparición supondrá, además de la pérdida de una de las mayores concentraciones de árboles añosos y robustos de la península Ibérica, un paisaje de gran singularidad dotado de personalidad propia y un acervo cultural tradicional legado por los antepasados.

 

cej-logoaguilarnaturalvoluntarios

Visto: 993

Crónica de la I Fiesta del chopo cabecero (2009, Aguilar)

[cartelChopo.png]

El pasado día 24 de octubre tuvo lugar la celebración de la I Fiesta del Chopo Cabecero en la localidad de Aguilar del Alfambra. El evento pretendía llamar la atención sobre la delicada situación que viven los chopos cabeceros, a la vez que poner en valor este patrimonio natural y cultural tan típico del sur de Aragón. Este árbol, variedad del populus nigra, constituye un rico patrimonio etnobotánico muy ligado a la economía tradicional de la zona.

Esta I Fiesta del Chopo Cabecero, con vocación de continuidad en otras poblaciones, surgió como iniciativa del proyecto VoluntaRíos de Zaragoza y el Centro de Estudios del Jiloca, idea que fue recogida con entusiasmo por la Plataforma Aguilar Natural y el Ayuntamiento de Aguilar del Alfambra. Esta localidad cuenta con una de las choperas más extensas y mejor conservadas de la zona, dado que buena parte de la misma se ha seguido cuidando y podando periódicamente hasta la actualidad. Numerosas asociaciones en defensa de la naturaleza, así como asociaciones culturales locales, se unieron con su apoyo y participación en el evento.
La jornada se inició con una excursión por la ribera del Alfambra, donde se agrupa la mayor parte de la masa de chopos cabeceros del municipio. A mitad de camino Chabier de Jaime y Alejandro Pérez Cueva, del Centro de Estudios del Jiloca y de la Universidad de Valencia, ilustraron al público sobre el paisaje vegetal de la riera y sobre el sistema de regadíos del Alfambra. Como plato fuerte, tuvo lugar una demostración de escamonda de dos chopos centenarios a cargo de Herminio Santafé Nebot, uno de los mejores podadores de la zona, que con su maestría y buen hacer levantó el aplauso y el entusiasmo de los asistentes.

De vuelta al pueblo, tuvo lugar en la sala de exposiciones Los Granericos la inauguración de la exposición de pintura “Paisajes del Chopo Cabecero”. Además se realizó la proyección del audiovisual “La identidad de un paisaje”, del Centro de Estudios del Jiloca, y la exposición de actividades en los ríos del Proyecto VoluntaRíos 2009.

El siguiente acto del día fue la celebración, en la nave multiusos de Aguilar, de una comida popular precedida de un aperitivo, incluyendo una degustación de quesos artesanos El Hontanar, que se elaboran en la localidad.

Tras los postres, tuvo lugar la parte más reivindicativa del acto, con una serie de intervenciones en apoyo a la conservación y puesta en valor del paisaje del chopo cabecero. En primer lugar intervino el presidente de la Plataforma Aguilar Natural, José Luis Paricio Hernando, que dio una cálida bienvenida y agradecimiento a los asistentes a la vez que explicó los motivos de la celebración de la I Fiesta del Chopo Cabecero. Su intervención incluyó la presentación del proyecto de Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra elaborado desde la Plataforma, al que invitó a unirse a todos los ayuntamientos y asociaciones de la zona para su estudio y puesta en marcha.


A continuación tuvo lugar la parte más emotiva del acto, con un homenaje al escamondador Herminio Santafé y la entrega del título de “Amigo del Chopo Cabecero”, que se materializó con la entrega de un bonito plato de cerámica turolense. El homenaje fue conducido por Chabier de Jaime Lorén, profesor e investigador, quien a continuación, presentó y leyó un Manifiesto en Defensa del Chopo Cabecero.

Desde la Plataforma Aguilar Natural se explicó la iniciativa de declaración de “Árbol monumental” a uno de los chopos cabeceros más impresionantes de Aguilar, situado en el Remolinar, cerca del molino viejo y el Estrecho, uno de los parajes más impresionantes del término municipal.
El apoyo a la defensa del paisaje protagonista de la jornada se manifestó en la participación de una numerosa serie de asociaciones, colectivos y personas comprometidas con la causa. Entre las asociaciones culturales y comarcales intervinieron Raúl Pérez, por la Asociación Cultural La Chaminera que humea, de Cerveruela (Zaragoza), y Adolfo Gil, de la Asociación Cultural El Horno, de Torre Los Negros (Teruel). Desde las distintas asociaciones de defensa del patrimonio natural y cultural habló Olga Estrada, del Centro de Estudios Ambientales ITHACA (Andorra, Teruel), y a continuación, Gonzalo Tena, del Colectivo Sollavientos. Entre las personalidades académicas participaron, en apoyo a la iniciativa, dos profesores del Departamento de Geografía de la Universidad de Zaragoza y que trataron el tema desde sus respectivas especialidades: Alfredo Ollero, experto en Dinámica Fluvial, y Paloma Ibarra, experta en Paisaje.
Por parte de VoluntaRíos, uno de los organizadores del evento, intervino Mariano Mérida, que nos explicó la importancia ecológica de la conservación de los paisajes de ribera, eje del proyecto de su asociación.

El turno de alocuciones terminó con la intervención de diversas autoridades, que aceptaron gustosamente la invitación del Ayuntamiento de Aguilar al evento y manifestaron su apoyo a la conservación de las choperas ibéricas. Intervino en primer lugar José Antonio Gómez, Director Provincial de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, y a continuación José Luis López, Presidente de la Comarca Comunidad de Teruel. El alcalde de Aguilar del Alfambra, Vicente San Francisco Paricio, cerró los discursos con un nuevo agradecimiento a los asistentes y manifestando el deseo de que la Fiesta tuviera continuidad y otros ayuntamientos y asociaciones recogieran el testigo, ofreciendo de nuevo el municipio para su celebración si ello fuera necesario.
La Fiesta culminó de manera festiva con la actuación de Astí queda ixo!, magnífico grupo de música tradicional aragonesa de la sierra de Gúdar-Javalambre, que hizo bailar y disfrutar a todos los asistentes.

Desde la Plataforma Aguilar Natural valoramos muy positivamente el resultado de la fiesta, el apoyo de tantos y tan diversos participantes, y esperamos que sea un gran impulso para próximas ediciones y para la puesta en marcha de figuras de protección adecuadas para los cauces fluviales y las masas de chopos cabeceros que pueblan la geografía de la cordillera ibérica aragonesa.