Visto: 1559

Entrevistando a Ivo Aragón

chopo_cabecero_peque

A La Plataforma Aguilar Natural se le ha dado este año en la fiesta de Ejulve la distinción "Amigo del Chopo Cabecero", una propuesta muy bien acogida, ¡Se lo merecían! Entrevistamos a Ivo Aragón, uno de los miembros de la Plataforma. Explícanos cómo fue el inicio de vuestra Asociación, qué trayectoria habéis llevado y qué lugar ocupa en ella el chopo cabecero.

Read moreEntrevistando a Ivo Aragón
Visto: 1020

Más de 200 personas participan en la fiesta del chopo cabecero de Ejulve

Artículo publicado por María Quilez en La Comarca.net, resumen de uno más amplio incluido en el periódico de este grupo.

ejulve_chopo_22-10-2012

La lluvia no cesó en toda la jornada pero tampoco lo hizo el interés de las más de200 personas que acudieron a Ejulve este sábado para conocer algo más sobre el chopo cabecero, una especie que abunda en el sur de la provincia y que se ha convertido en un elemento más de nuestro patrimonio natural y cultural. Por cuarto año consecutivo, Teruel celebró la fiesta del chopo cabecero, una jornada repleta de actividades en torno a la conservación de este árbol centenario, que se trasladó esta vez a la localidad bajoaragonesa.

El chopo cabecero es una especie fruto de la intervención del ser humano en la naturaleza. Surge de los chopos con tronco muy oscuro (álamos negros trasmochos) y, hace décadas, empezó a aparecer en zonas del sur de Teruel para aprovechar mejor la madera. Su tronco se utilizaba como leña o vigas. En pueblos como Ejulve también se utilizó como forraje para el ganado.

En el territorio quedan unos 100.000 ejemplares y se trata de una especie en declive. «Como tantos elementos de la cultura rural, el chopo cabecero se está perdiendo», advirtió uno de los organizadores y miembro del Centro de Estudios del Jiloca, Chabier de Jaime. «Asociados a estos árboles hay que destacar dos valores ambientales: el paisajístico y la biodiversidad», apuntó el experto.

Y es que el chopo cabecero, además de ser uno de los elementos clave en el paisaje de la provincia, su tronco tiene mucha madera muerta y huecos, que se han convertido en un hábitat perfecto para diferentes tipos de insectos, aves o mamíferos, como los murciélagos.

Jornada multitudinaria 
Los asistentes se reunieron en la plaza del ayuntamiento en torno a las 10 de la mañana y, pese al agua, decidieron emprender una excursión que les llevaría por la ribera del Guadalopillo hasta el lugar en donde se hizo una demostracón de escamonda, o poda, en uno de los chopos. Los encargados de reaizarla fueron los jóvenes Miguel Ángel Lázaro y Felipe Ruiz, de la empresa Xilofor de Calamocha. «Es una labor de rejuvenecimiento que hay que hacer. Se ha hecho durante muchos años y si no se podría perder esta especie», apuntó Lázaro. 
El trepador se encargó de cortar todos los troncos del árbol para sanearlo y que vuelva a crecer. «La primavera que viene ya empezará a repuntar de nuevo», explicó.