Visto: 1069

Chopos cabeceros en Burgos

Chopos_trasmochos_Hacinas

Hace algunos años conocí la zona sur de la provincia de Burgos, coincidió prácticamente con los primeros estudios sobre los chopos cabeceros que emprendíamos desde el Centro de Estudios del Jiloca.

Cuando comenzamos a ponernos las "gafas de ver cabeceros" -como diría Chabier- de repente me encontré con varios ejemplares en todos esos nuevos territorios castellanos: casi todos en pequeños afluentes del río Arlanza entre Hortigüela, Cascajares de la Sierra, Barbadillo del Mercado, Salas de los Infantes, Hacinas... La primera ilustración corresponde a unos chopos trasmochos en las inmediaciones de Barbadillo del Mercado (13-12-11). Están junto a la N-234 sentido Burgos.

No son grandes formaciones, pero en ocasiones aparecen en pequeños grupos de 4 o 5 individuos. Es un territorio donde la técnica del trasmocheo se desarroyó mucho en quejigos, encontrándose dehesas espectaculares de viejos ejemplares como en las inmediaciones de Campolara, Rupelo... bosques antiguos excepcionalmente bien conservados, una joya.

En diciembre de 2011 casualmente el trabajo nos llevo a Burgos. La empresa de trabajos forestales donde trabajo realizó la poda en chopos trasmochos en el río Salgüero, uno de los afluentes del río Arlanzón por el este, en el término municipal de Ibeas de Juarros (Burgos) para Central Forestal, S.A.

En la misma zona, otro afluente, el río Cueva, también alberga algunas masas lineales y chopos dispersos. Ambas zonas se pueden ver fácilmente con la aplicación Street View de Google Earth. Estas son algunas capturas de pantalla de la zona:

Ro_Salgero

Río Salgüero

Ro_Cuevas

Río Cueva

Los paisajes, las carreteras, todo nos es tan familiar... Nos preguntamos desde cuándo habrá chopos trasmochos en estas zonas y si habrán sufrido regresión en los últimos años, tal y como pasa en nuestras tierras. Para ello nos hemos servido de la ortofotografía que la Junta de Castilla y León pone a disposición de todo el público, en este caso comparando los vuelos de 1956 (vuelo Americano) y 2011. Esperamos que el Sistema de Información Territorial de Aragón haga públicas estas ortofotos como lo están haciendo el resto de servicios cartográficos de España (Andalucía, Baleares, Castilla y León, etc.)

Salgero_1956

Salgero_2011

Cueva_de_Juarros_1956

Cueva_de_Juarros_2011

Salgero_1956-2

Salgero_2011-2

Tras el análisis de las imágenes todo parece apuntar que hace más de 50 años ya existían los mismos grupos de chopos trasmochos en estas zonas, en la mayoría de los casos, sin aumento ni disminución de efectivos relevante.

Desconocemos el nombre que les darán en estas tierras y sus usos (pasados y actualmente), así como la importancia que se les da a estas formaciones o si gozan de alguna figura de protección.

Los trabajos realizados se centraron, como hemos dicho anteiormente, en el río Salgüero. Una gran empresa forestal nacional inició los trabajos de escamonda con una procesadora forestal. El problema de estas máquinas es que no están hechas para cortar tan arriba, pues el brazo debe subir a la altura del chopo (en ocasiones más de 3 metros) y cortar ramas de gran envergadura puede provocar lo que finalmente ocurrió, la caída y rotura del cabezal, pues son máquinas preparadas para realizar los trabajos a ras de suelo (el centro de gravedad sube demasiado y desestabiliza la máquina).

Procesadora_forestal

Finalmente los trabajos los ejecutamos nosotros gracias a dos "trepas", con ayuda de camión cesta y técnicas de arboricultura moderna en trabajos en altura o también denominadas "Tree Climbing".

IMGP1191

Chopo escamondado con procesadora. Los cortes deben ser muy altos pues si no el cabezal de corte no entra. Esto desequilibra la máquina y puede llevar a desgarros de ramas y averías graves en la maquinaria.

IMGP1226

La escamonda tradicional (con las nuevas técnicas de arboricultura) permite elegir la altura de corte y no suele dañar las ramas ni el propio árbol. Además permite dejar brotes jóvenes para asegurar su pervivencia.

IMGP1203

Otra panorámica de los viejos chopos trasmochos del río Salgüero.

Visto: 562

Cabeceros del Aranda: de nuevo el fuego

cabecero_Aranda

El pasado día 27 de Marzo recorrí buena parte del valle del valle del río Aranda. Mientras circulaba por la carretera A-1503 entre Jarque y Aranda de Moncayo, a pocos kilómetros de este último, me encontré una vez más con un ribazo quemado junto a la carretera, algo que parecía ser más que una quema agrícola, más bien un fuego algo fuera de control resultante de lo anterior.

En la comarca del Aranda pueden encontrarse escasos ejemplares de chopo cabecero. Pues bien, junto a un bancal y un murete de piedras el fuego había devorado un ejemplar de tamaño considerable, uno de los escasos ejemplares que podemos encontrar de chopo trasmocho en esta comarca.

Esta imagen la tenemos ya muy vista en nuestras tierras. Si echamos cuentas de lo que vamos viendo al azar pueden llegar a ser decenas o centenares los que arden anualmente en nuestra vegas (Jiloca, Pancrudo, Alfambra, Huerva, Aguasvivas…)

La quema de ribazos es otro de los grandes problemas que acechan a nuestros viejos árboles. Por lo que vemos, es un problema que traspasa las fronteras de la distribución principal y los grandes núcleos poblacionales de chopo trasmocho. Pero es precisamente aquí donde se hace más patente, año tras año. Hay tantos incendios, tantas bajas... a menudo podemos retratarlos.

Rambla_Nueros

Rambla de Nueros, 14 de abril de 2005

Ro_Pancrudo

Río Pancrudo en el término de Cutanda, 6 de abril de 2008

Irremediablemente me viene a la cabeza la imagen de hace unos años volviendo de un día de trabajo por el Maestrazgo. Era el 12 de noviembre de 2007 y cruzando la localidad de Villarroya de los Pinares me percaté de un incendio junto al río. Aparqué el coche y me acerqué a la vega a ver de dónde salía tanto humo. Allí encontré una escena que quedó grabada en mi memoria y en mi cámara fotográfica: la pequeña vega del río Guadalope junto al mismo caso urbano ardía alegremente mientras un anciano atizaba el fuego con un pequeño palo. El suelo cubierto de hojas recién caídas ardía dejando una alfombra negra sin vida, el otoño se consumía y apagaba en un instante.

Quema_Villarroya

Villarroya de los Pinares, atardecer del 12 de noviembre de 2007

Era un señor muy mayor, cerca de los 80 años, quizá más. Recuerdo el brillo de sus ojos, la expresión de asombro y cierto temor cuando le recriminé lo que estaba haciendo, tan educadamente como pude y con buenas palabras. Aquel pobre anciano solo supo encogerse de hombros y decirme que eran viejos, quitándole hierro al asunto... (viejos como usted, pensé, y no por ello le pegamos fuego).

Tenemos tan arraigado el fuego... y son tantos los prejuicios, la sensación de pobreza, de vejez, de atraso... ignoramos el valor de las pequeñas cosas, de nuestra historia, de nuestro patrimonio y de todo aquello que nos ha acompañado durante años. Preferimos todo aquello que huela, sepa o suene a nuevo. Renegamos, muchas veces inconscientemente, de nuestro propio acervo cultural, filtrando selectivamente todo aquello que nos gusta o queremos que nos guste, a nosotros y a las generaciones venideras.

Entendemos que la solución a este gravísimo problema debe ser global, como también globales son los problemas que pueden llegar a ocasionar esta mala práctica agrícola, tan arraigada en nuestros campos y con tan poco sentido.