Los viejos chopos negros del Támesis (Inglaterra)

Visto: 3522

259px

En el pasado mes de septiembre, representantes del Centro de Estudios del Jiloca (Aragón-España), acompañados por investigadores ingleses pudimos conocer la población de chopo negro en las orillas del Támesis en Londres (distrito de Barnes). Pudimos comprender el valor ecológico, genético, paisajístico e histórico de esta arboleda.

En el pasado mes de septiembre, representantes del Centro de Estudios del Jiloca (Aragón-España), acompañados por investigadores ingleses pudimos conocer la población de chopo negro en las orillas del Támesis en Londres (distrito de Barnes). Pudimos comprender el valor ecológico, genético, paisajístico e histórico de esta arboleda.

El chopo o álamo negro (Populus nigra) es un árbol autóctono en Gran Bretaña. Crece en las riberas de los ríos, en campiñas en las que el nivel freático está próximo a la superficie y en ambientes humanizados, como núcleos urbanos y parques. Los chopos negros nativos pertenecen a la subespecie P. nigra ssp. betulifolia, que tiene unas singularidades morfológicas que la diferencian de las poblaciones autóctonas continentales.

Dsc_9400red

Populus nigra subsp. betulifolia ha sido durante mucho tiempo un componente de la flora británica, pero en el último siglo se ha convertido en una especie amenazada. En las últimas décadas, investigadores y organizaciones han documentado las características del árbol, la distribución, la gestión y, más recientemente, la genética. Como resultado, se incluye ahora en 43 Planes de Acción de Biodiversidad y cuenta con un grupo específico dedicado de conservación para todo el Reino Unido.

Hay alrededor de 7000 árboles registrados en el Reino Unido (Cooper et al., 2002), de los cuales tan sólo de unos 400 ejemplares son femeninos (Adams,. 2008). Casi todos han sido plantados y pueden considerarse maduros o veteranos en cuanto a su clase de edad, lo que vaticina problemas de continuidad. Además, existe poca variación genética debido a la propagación vegetativa mediante esquejes en el pasado. Durante el siglo XX diversas especies y subespecies exóticas de chopo han sido introducidas para su cultivo en el Reino Unido lo que supone una amenaza para la conservación de los rasgos genéticos de las poblaciones nativas por los frecuentes problemas de hibridación. La destrucción del hábitat de las llanuras de inundación a través de la canalización de los ríos y la desnaturalización de los bosques de ribera deja pocas oportunidades para sus requerimientos de germinación y regeneración natural.

Dsc_9391red

A su paso por la ciudad de Londres el río Támesis alberga una población de chopo negro nativo en el distrito de Barnes, muy cerca del Wetland Centre. Ha sido bien estudiada y herborizada por los investigadores Kew Garden desde 1909 y más recientemente por el Grupo de Estudio del Chopo Negro Nativo (NBP). En el entorno hay además ejemplares de otras especies o subespecies exóticas de chopos (Populus trichocarpa, P. x canadensis y P. nigra italica) que han sido plantados. Algunos de los chopos nativos, especialmente a lo largo de la orilla del agua, muestra las técnicas tradicionales de gestión de escamonda y de poda en tallar, siendo árboles trasmochos o tallares, pero ha transcurrido mucho tiempo desde su último aprovechamiento. Los únicos trabajos realizados durante las últimas décadas corresponden a podas han tenido por motivo la seguridad vial, el acceso al sendero contiguo( un antiguo camino de de sirga) y la reducción de daños en el revestimiento.

Dsc_9394red

En 2008 la Port of London Authority y el London Borough Richmond upon Thames (LBRuT), entidades responsables de la gestión de las riberas, encargaron un informe sobre los daños causados por las raíces de la vegetación de árboles en el revestimiento y los riesgos de seguridad. Desgraciadamente, algunos chopos negros nativos mal identificados fueron talados. Esto llevó a un iniciativa que contó con el apoyo de Kew Gardens (KG) que comenzó a dar a conocer el valor ambiental de este paraje.

La población en Barnes es importante a nivel local y nacional por varias razones. Hay más de 40 árboles con forma de tallar o trasmochos, un gran número para un solo sitio. Tiene una proporción inusualmente alta de ejemplares femeninos en comparación con otras poblaciones de chopo negro autóctono. Y, por último, esta población supone el 5% del efectivo en el conjunto de las Islas Británicas. Muchos de los árboles son viejos y ofrecen hábitat para los hongos asociados, invertebrados y especies protegidas como los murciélagos.

En 2010/11 todos los ejemplares de chopo negro autóctono fueron muestreados para el análisis de su ADN por Ken Adams, en una iniciativa financiada por LBRuT. Los resultados arrojados fueron rotundos indicando que la población de Barnes no tiene comparación con los otras estudiadas hasta entonces en el resto del Reino Unido. Casi todos los ejemplares resultaron ser genéticamente únicos. Esto, junto con el tipo de hábitat y su veteranía, contribuyen a pensar que se trata de una población natural relíctica, probablemente los restos de las selvas fluviales del Támesis.

Dsc_9392red

En la actualidad la población Barnes no tiene ninguna protección formal. Los árboles se encuentran en una Lugar de Interés Científico Especial, sin embargo Natural England no ha demostrado su voluntad de protegerlos en un plan específico de conservación. La autoridad local de Londres tampoco ha solicitado una orden de conservación de los árboles o la consideración de 'Bien de Interés Conservación de la Naturaleza".

Dsc_9402red

Por ello, desde el Centro de Estudios del Jiloca (Aragón-España) consideramos que un plan a largo plazo para salvar los árboles y asegurar un hábitat ribereño en buenas condiciones debería incluir lo siguiente:

1. Favorecer a todos los árboles existentes de la vegetación competidora.

2. Seguimiento de la vitalidad y la estabilidad de los árboles individuales e intervenir si es necesario.

3. Multiplicación y plantación de al menos 3 de cada clon a lo largo del río, así como la distribución de clones de estos ejemplares a otros sitios próximos adecuados, como por ejemplo el Richmond Park o Kew Garden.

4. La creación de nuevos trasmochos y tallares de monte bajo, incluyendo otras especies.

5. Favorecer a los brotes de raíz, la regeneración y el crecimiento basal de los árboles fénix.

6. Eliminación de los chopos de especies o variedades exóticas por chopos negros nativos.