Rasgos morfológicos

Visto: 1185

chopo_ilustracionSu tronco es derecho y grueso. En su extremo superior se ensancha y ramifica por el desmoche repetido: es la cabeza. Cada corte se hace sobre los anteriores por lo que, con el tiempo, crece en grosor y altura, resultado de la continua creación de labios de cicatrización y de la compartimentalización. Esta parte del árbol soporta el gran peso del ramaje y una importante tensión en episodios de fuertes vientos.

Sobre la cabeza se forman pocetas al acumularse el agua de las precipitaciones, que termina por evaporarse o infiltrarse en el leño. A lo largo del tronco y de la toza aparecen brotes epicórmicos, abultamientos de tejido meristemático procedentes del cambium tras su lignificación y de los que nacen haces de ramillas.

Las ramas, conocidas como vigas, nacen a una misma altura sobre la cabeza y alcanzan unas dimensiones similares unas con otras. Al ser una especie muy heliófila, crecen con gran rectitud aunque con cierta divergencia, rasgo que lo distingue de otras variedades. Un chopo cabecero medio que crezca en un espacio abierto tiene un tronco de dos metros de altura, otro corresponde a la cabeza y unos dieciséis a las ramas. La mayor parte de los ejemplares son pies femeninos.