Capilla del Patrocinio (Colegiata de Daroca)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Capillapatrocinio daroca.jpg
Identificación:
Título Capilla del Patrocinio (Daroca)
Autor Salazar, Juan de

Brahen de Cuéllar

Dorramen, Mahoma

Laguardia, Pedro

Azpirot, Juan de

Cuéllar, Mahoma

Fecha de ejecución 1511-1514
Descripción:
Estilo Siglo XVI
Tipología Capillas


La Capilla del Patrocinio de la Colegiata de Daroca fue construida por Mahoma de Cuéllar y Brahen de Cuéllar, según contrato de los mismos con D. Arnar Ruiz Senés, para enterramiento probablemente de su hermano Juan que había fallecido anteriormente y cuyos restos habían sido depositados en otro lugar. Dicho contrato se hizo con fecha 1 de abril de 1511, por la cantidad de 664 sueldos, y a juicio y consideración de Gil Morlanes, natural de Daroca, quien emitió su opinión favorable.

La capilla se construyó en la nave de la epístola de la iglesia antigua, entre el altar de Santa Catalina y la puerta del sur de la iglesia, que coincidía con la actual; se abrió la capilla bajo un ventanal románico que puede verse completo al exterior, y sólo en parte al interior, por encima de la portada de la capilla. Es un pequeño recinto de 2 metros de profundidad por 3,36 de ancho; medidas que coinciden con lo estipulado en la capitulación; se cubre con bóveda de crucería estrellada, que apoya en ménsulas colocadas en los cuatro ángulos, con representación de símbolos de los evangelistas; tiene rosetones en las claves y dos ángeles tenantes en los laterales; a la altura de las ménsulas corre una cornisa de cardinas.

Se accede a la capilla por una puerta de 2,85 metros de ancha, con arco carpanel. Esta puerta queda flanqueada por una bella portada construida en yeso, encargada por el mismo Arnar Ruiz de Senés al mazonero zaragozano Juan de Salazar, en mayo de 1512. Mide unos cuatro metros de ancha por unos siete de alta: dos pilastras laterales enmarcan la puerta; estas pilastras tienen profusa decoración vegetal, unidas por un entablamento al estilo clásico que forma dos enjutas en las que se representan dos ángeles en relieve. Por encima corre un friso decorado con grutescos; en el centro, dos ángeles semidesnudos sujetan una cartela con las armas de Juan Ruiz de Azagra.

El carácter funerario de la portada se observa en las imágenes: la Resurrección como tema principal, en el centro, con los cuatro evangelistas, según se indicaba en la capitulación, y San Pedro y San Juan, a los lados. El remate es un frontón con dos ángeles que sostienen la Santa Faz, y a los lados, dos grandes escudos de Ruiz de Azagra. La portada es bella y armoniosa, aunque la decoración plateresca resulta “muy abundante y aun pesada” en opinión de Federico Torralba.

La importancia de la misma se debe a que es uno de los más tempranos ejemplos del renacimiento aragonés.

La puerta carpanel se cierra con una elegante reja de forja con crestería de cardinas doradas. La reja fue encargada por Arnar Ruiz Senés al rejero zaragozano Juan de Azpiroz, el 12 de septiembre de 1514, por el precio de 1.300 sueldos. Es una reja dividida verticalmente en tres partes, siendo la central la puerta de doble hoja de entrada a la capilla; tiene arco conopial y cardinas que combina barrotes rectos y torcidos; horizontalmente está dividida también en tres parte por una bandas decoradas con rosetas y cabezas de león; las “carchofas” del remate constituyen el principal ornato, conservando parte del estaño primitivo.

En el interior de la capilla cabe destacar un zócalo con azulejos aragoneses de cuenca, de principios del siglo XVI.

Sarcófagos

El de la izquierda parece ser el de Juan Ruiz Senés. Rodríguez Martel afirma que Juan Ruiz Senés no llegó a enterrarse en el sarcófago dispuesto para ello; opinión que otros autores confirman al no haber sido esculpidas las armas en las cartelas dispuestas para ello. Esteban Abad asegura que en la reforma de 1947 pudo comprobarse que, efectivamente, el sepulcro estaba vacío.

El sarcófago es de piedra arenisca y está bastante deteriorado; el frente tiene tres partes separadas por pilastras; en la central, dos ángeles sostienen una cartela en la que habría de ir el escudo de armas del difunto. También en las partes laterales hay dos cartelas para recibir asimismo las armas de Ruiz Senés. Es un sarcófago renacentista con ángeles de tradición gótica. La escultura yacente representa a un caballero vestido con larga túnica y sujetando una espada con las manos cruzadas sobre el pecho. Es una escultura en piedra mármol, realizada por algún artista muy influenciado por lo italiano.

Sarcófago del doctor Ciraque

Sepulcro de la capilla

En el arcosolio de la parte derecha de la capilla hay un sarcófago con escultura yacente en la tapa, de no muy cuidada ejecución, con un escudo en el frente. Escudo partido: 1, mono atado a una columna; 2, flor de lis. En la bordura del sarcófago la siguiente inscripción: “ HIC IACET DNPS MICHAEL CIRAQUE THEOLOGIE DOCTOR / RECTOR BLANCHENSIS / PORTIONARIUS HUIUS SANCTAE ECCLESIE OBIIT ANNO / 1583 ETATIS SUE 35 “

Según los Cinco Libros de la iglesia de San Juan, el doctor Miguel Ciraque fue enterrado en 1584 en la iglesia de San Juan de la Cuesta, pero parece que en 1947 se trasladó a esta capilla de Santa María y en ella está, sin más explicación.

En el muro del arcosolio, por encima del sarcófago, hay una pequeña lápida en la que se lee: “SCO CASTELLANO RECTOR DE CORTES MURIO A 3 DE MAYO DE 1646 “

El retablo de los alabastros

Sin duda lo más importante de la capilla es el retablo de los alabastros. Son seis altorrelieves de alabastro, policromados, de la primera mitad del siglo XV, colocados en una mazonería de madera del siglo XVI.

La mazonería se estructura en tres calles, con una hornacina central y otras en las calles laterales y en el ático, con pilastras decoradas con jarrones y elementos vegetales y candelieri en las polseras. El autor de esta mazonería bien pudo ser Pedro Laguardia, con quien Arnar Ruiz de Senés firmó una concordia en 1515,de la que sólo se conserva el encabezamiento, por lo que no se conoce el contenido.

Los alabastros están colocados de la forma siguiente: en la parte baja hay tres relieves más pequeños que representan, de izquierda a derecha :

  • El Nacimento de Cristo (40 x 25 cm.)
  • Adoración de los Magos. (55 x27 cm.)
  • Resurrección.( 35 x 25 cm.)

A ambos lados de la hornacina central:

  • Santa Catalina de Alejandría.(53 x 17 cm.)
  • San Juan Bautista ( 53 x 17 cm.)

En el ático:

  • Coronación de la Virgen. (63 x 31 cm.) Es la pieza más llamativa y la que podría considerarse como el motivo central del conjunto.

Bajo el pedestal, en el centro del zócalo, dos ángeles sostienen un escudo gótico: terciado en banda de gules y sables. podemos suponer que éste es el escudo de Juan Ruiz Senés, fundador de la capilla y comprador de los alabastros para la misma, aunque su colocación a modo de retablo fuese posterior; queda la duda de si el escudo de armas se pintó en el momento de la realización de los alabastros o bien es del momento de la trída a la capilla.

Es posible que se haya perdido el de la Anunciación, en opinión del doctor Hernández Pereda. Se ha dicho que son de la primera mitad del siglo XV y que pertenecen al más fino estilo gótico inglés de la escuela de Notinghan.

Otros materiales

Bibliografía

  • Esteban Lorente, Juan Francisco y otros: Inventario artístico del partido judicial de Daroca. Realizado en los años 1975-1980 y revisado por Fabián Mañas Ballestín en 1999. Inédito.
  • MAÑAS BALLESTÍN, Fabián. “ La capilla del Patrocinio de la iglesia colegial de Daroca” Seminario de Arte Aragonés. pp.161-172. I.F. el C. Zaragoza , 1981.
  • MIÑANA RODRIGO, Mª Luisa y otros: “ La capilla del Patrocinio de la iglesia colegial de Daroca: Datos documentales.” Actas de V Coloquio de Arte Aragonés, pp. 183-206, Zaragoza, 1989.
  • TORRALBA SORIANO, Federico, Iglesia Colegial de Daroca, I. F .el C., Zaragoza 1974,pp. 17-19.
  • MAÑAS BALLESTÍN, Fabián. “Retablo del Patrocinio. Coronación de la Virgen” El Espejo de Nuestra Historia. Pág.506 Zaragoza- 1991-1992
  • HERNÁNDEZ PERERA, José. “Alabastros ingleses en España” Revista Goya, núm. 22. Madrid.


Adri ced cej.jpg