Cofradía de la Virgen del Castillo (Aguatón)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Cofradía de la Virgen del Castillo radicaba en Aguatón y todos los hombres del pueblo, al casarse, se hacían cofrades, aunque no era obligatorio. Los cofrades tenían la obligación de ir a la ermita en la romería del mes de mayo. Si por alguna obligación o enfermedad no podía, tenían que pedir permiso y normalmente se les permitía. Durante la romería del mes de mayo se podía pasar lista en cualquier momento y caso de no estar presente en la comitiva el cofrade tenía que abonar un duro como multa.

Otra fuente de financiación de la cofradía eran los espirituales; dos mujeres se pasaban a cobrarlos por las casas de los cofrades y durante muchos años la cuota era una peseta. Ese dinero se utilizaba para comprar la cera de las velas para cuando se moría algún cofrade.

Durante la romería del 14 de septiembre a la ermita dos cofrades hacían una comida consistente en el reparto de un caldo a la llegada y un guisado de carne de cordero con una fritura con la sangre del cordero, cebolla y piñones. Mientras comían los cofrades de Aguatón las gentes de otros pueblos no podían acceder al comedor de la ermita. Fuentes orales aseguran que pudo haber hasta siete cocinas en la ermita; tras la Guerra Civil todavía quedaban cuatro. Cada pueblo con cocina contaba con su propia vajilla.

El día de la Virgen de agosto era costumbre pasar lista del dinero de la cofradía de la Virgen del Castillo.


Bibliografía

  • HERRERO SÁNCHEZ, Francisco José (Coord.) (2007): Aguatón: Historias de vida. Aguatón, ababolComunicación.