Colegio de Escuelas Pías (Daroca)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Convento de los escolapios

El Convento de Escolapios de Daroca fue fundado en 1731, bajo la advocación de Santo Tomás de Aquino.

Al exterior tiene una dilatada fachada con zócalo de piedra sillar y cuatro plantas de ladrillo, las dos centrales con ventanas rodeadas por una bordura mixtilínea realizada en ladrillo aplantillado; el piso superior con balcones con una bordura simple. Verticalmente la fachada es surcada por unas pilastras corintias que se interrumpen en las correspondientes impostas molduradas. En la parte este del convento se continúa la fachada de la iglesia en la que cuatro pilastras toscanas de ladrillo enmarcan un gran arco de medio punto, en el que la puerta cobija y es adornada con un remate arquitectónico rococó.

Al interior el convento se distribuye en torno a un claustro cuadrado realizado en ladrillo; tiene en cada lado tres vanos de arcos de medio punto abocinados y en altura tres pisos con ventanas rodeadas de sencilla moldura de ladrillo aplantillado; impostas y pilastras toscanas distribuyen los pisos y enmarcan los vanos.

El claustro se cubre con bóveda de lunetos, con dobles arcos fajones; en las esquinas, bóvedas de arista.

Iglesia

Orientado el ábside hacia el norte, es de planta de cruz latina, bien diferenciados el atrio, las naves, el crucero y la cabecera. Las tres naves son de igual altura, doble ancha la central que las laterales; la nave central y los brazos del crucero se cubren con bóvedas de lunetos, y el crucero y los tramos de las naves laterales con cúpulas vaídas. Los soportes son pilares cuadrados con las esquinas achaflanadas, y sobre el capitel carga un trozo de entablamento. Todo está policromado en gris y blanco. Todo el conjunto arquitectónico fue realizado en un mismo momento, hacia la segunda mitad del siglo XVIII.

Retablos

  • Retablo Mayor. Es de mazonería dorada que enmarca los lienzos de Santo Tomás de Aquino; en el ático, una Crucifixión. Es de la segunda mitad del siglo XVIII.
  • Retablo de San José de Calasanz. Es un lienzo de este Santo de la segunda mitad del siglo XVIII.
  • Retablo de San Bernardo de Claraval. Lienzo de la segunda mitad del siglo XVIII.
  • Retablo de San José de Calasanz. Es un retablo de mazonería de finales del siglo XVI, con dos columnas entorchadas que soportan un frontón partido. Tiene predela con cinco pinturas sobre tabla de buena factura: Santa Catalina de Alejandría, Santa Ana, Ecce Homo, San Francisco de Asís y Santa Bárbara. En el centro del retablo, una imagen moderna de San José de Calasanz.
  • Retablo de la Piedad. Es de la segunda mitad del siglo XVIII, con un grupo escultórico que le da nombre ( 1,20 x 0,75 m.)
  • Retablo de la Sagrada Familia. Tiene esta escena en el lienzo central y en el remate a la Virgen del Carmen, las pulseras se adornan con pequeños paisajes en azul. Es de la segunda mitad del siglo XVIII.
  • Retablo de la Virgen de Guadalupe. Contiene un lienzo de esta Virgen, en cuyo pie se lee: “En México se tocó a su original esta Santissima Imagen de Nta. Señora de Guadalupe día 15 de Abril del año 1.752” Va rodeado de una mazonería dorada con espejos en torno a la Virgen.

Las pinturas de los retablos son todas de bastante buen oficio aunque escasas de originalidad y con convencionalismos arcaizantes de la misma época. Son al igual que las mazonerías, todas doradas con detalles rococós.

Profesores y alumnos destacados

Bibliografía