Fiesta de San Jorge o del santo (Villahermosa)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

Para San Jorge, 23 de abril, en Villahermosa del Campo había un día de fiesta en el que los hermanos de la Cofradía de San Miguel y Santa Bárbara, así como todos los hombres desde los 14-15 años cumplidos, subían a la ermita de San Miguel. Todos los hombres tenían la obligación de subir ese día a la ermita del santo sita en el monte, ya que se pasaba lista y el que no estaba, por causa no justificada, tenía que pagar una multa. En esa ermita se guerdan las imágenes de San Miguel, San Gabriel, San Rafael y San Jorge (los cuatro arcángeles).

Los hombres salían del pueblo en comitiva, con la merienda y unos botos de vino (pagados por el ayuntamiento) cargados en un carro, para comer en la ermita.

A mitad del camino, en la subida y a la altura de un campo que le llaman el "campo de la Cruz", se paraban a hacer una cruz con piedras en medio del camino.

En la ermita tras la misa, comían y bebían abundantemente, recordándose muchas historias de las borracheras que ese día aprovechaban para coger muchos hombres y mozos de Villahermosa. Por la tarde regresaban al pueblo y las mujeres salían con la virgen y las banderas a esperarlos y acudir juntos a la iglesia.

Antaño recuerdan que en el lugar donde está la ermita había un pueblo, conocido como la Sace, en el que hubo una epidemia de peste y sólo quedó una mujer vieja a la que se querían llevar los de Lanzuela y los de Villahermosa. Ambos pueblos se pelearon. Así determinaron tirar una cántara de cinc desde lo alto y a donde fuera a parar la cantara, al término que fuera, allí se iría ella. Finalmente fue al término de Villahermosa y en ese lugar donde cayó la cantara, se plantó una carrasca que, cuentan, llegó a hacerse muy grande, aunque ya hace años que desapareció.