Fiesta de San Valero (Bañón)

De Xilocapedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Antaño San Valero (29 de enero) era la fiesta más grande en Bañón, duraba 4-5 días ya que el tiempo y las fechas eran propicias por no haber mucha faena en el campo. La víspera se hacía una gran hoguera en la plaza, con 3-4 cargas de leña que traían los quintos del monte, después de la hoguera los mozos pasaban la noche de rolda. Esa misma tarde venía el gaitero, generalmente el Tio Caramba de Cutanda, y los chicos iban a esperarlo a Carravillarejo.

El día del santo se hacían dos misas, una a las 9 de la mañana y la misa mayor a las 12, con varios curas y procesión de banderas portando al santo. En la misa mayor tocaba el gaitero, también Bernabé Juste tocaba el viejo órgano y un grupo de hombres cantaba la misa "de los ángeles" en latín, desde el coro, entre ellos Feliciano Zorraquino, Faustino Fuertes (el tio carpintero), Manuel Gimeno, Andrés Hernández (el sacristán), Manuel Gómez, Manuel Zorraquino o Ladislao Latorre. Después de la misa los hombres jugaban a la pelota en el trinquete y los curas, monaguillos, cantores y los del ayuntamiento iban al café y el ayuntamiento les invitaba a un refresco. El día de San Valero había baile por la tarde y el resto de días de fiesta había baile a las 10 de la mañana y a las 4 de la tarde.

El baile se hacía, el primer día con el gaitero en la plaza y lo pagaba el ayuntamiento. El resto de días se hacía baile con los músicos (de Torrijo del Campo generalmente), con violines y guitarras, en el teleclub (Ayuntamiento), lo pagaban los mozos, que con un duro cada uno sufragaban las fiestas enteras (había muchos mozos y muchos duros). El último de los días, por la tarde iban los quintos por las calles con una cesta pidiendo pastas, "vino blanco" (mistela.) y anís. Esta costumbre la tomaban las chicas, que muchas tardes iban a pedir también por las casas .

Por la noche los mozos, cuando les parecía, iban de rolda por las calles con guitarras, algún violín y cantando recorrían las calles, parándose en las puertas de las mozas a cantar diversos romances y cantas que se inventaban y personalizaban tomando como base hechos de la vida cotidiana y con el "picadillo" de por medio, con intención de pretender a las mozas. Por ejemplo una vez una moza fue a por agua y se le escapó el macho y se metió al chariz, de este modo le cantaron: "Una moza fue a la fuente / y metió el pie al chariz / lo sacó lleno de barro / y nos echamos a reir"; otra era: "Para que tanto pañuelo blanco / si eres hija de pastor y no tienes ningún campo". Hoy en día se celebra el día de San Valero, el día 29 de enero, con misa y vermú, los hombres se juntan en el bar tras la comida para tomar café y jugar al guiñote, y por la tarde se sirve chocolate para todo el pueblo al que invita el Ayuntamiento.