García Sancho, José

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Ficha de José García Sancho

Médico nacido en Calatayud el 29 de marzo de 1896. Por sus servicios tiene una avenida dedicada en Maluenda.

Cursó los estudios de Bachiller en Calatayud. Estudió Medicina en la Facultad de Zaragoza, donde ingresó en el año 1913, y terminó sus estudios de Licenciado en Cirugía y Medicina el 10 de Junio de 1920, cuando realizó los ejercicios de Grado, obteniendo la calificación de Sobresaliente.

Ejerció como Medico de Torrijo de la Cañada desde el primero de Octubre de 1920 hasta el treinta de Septiembre de 1922. Del año 1922 al 1924, no dispongo de documentación escrita pero por lo que le escuché contar ejerció de Médico en Báguena y Burbáguena.

Desde el trece de Junio de 1924, ejerció como médico de Maluenda y su agregado Velilla de Jiloca, haciendo la visita de éste con bicicleta, pues nunca dispuso de vehículo motorizado propio. Trabajó como médico en Maluenda durante 42 años. En julio de 1952, cedió sus derechos sobre Velilla de Jiloca, pueblo por el que siempre sintió un gran aprecio, para que unido a Olvés pudiese tener Medico Titular propio. Se Jubiló el 29 de marzo de 1966 al cumplir los 70 años. Trasladando su residencia a Zaragoza en el Paseo Maria Agustín, hasta el fallecimiento de su esposa Teresa. Falleciendo en Calatayud el 21 de Agosto de 1986, a los 90 años de edad.

Su mayor logro sanitario fue conseguir, tras reiteradas solicitudes a sucesivas Corporaciones Municipales que no entendían la necesidad, la traída de agua potable desde un manantial sito en Velilla de Jiloca y que reunía las condiciones de calidad de sus aguas y caudal suficiente, para el abastecimiento de Maluenda, realizando la Corporación, la canalización, depósito en la zona de la revuelta, frente a la torre de la Gertrudis, y la instalación de dos fuentes, una en la Plaza Alta y otra en la Plaza Baja, utilizándose el sobrante para abrevadero de caballerías y ganado.

El no depender para el suministro de agua de boca y limpieza del Río Jiloca ni de las acequias, ambos muy contaminados por los sucesivos vertidos de los pueblos precedentes en el cauce, hizo disminuir en un 70% las enfermedades infectocontagiosas del municipio, entre las que destacaban infecciones Tifo-Paratíficas (contaminación fecal) y Fiebres de Malta (contaminación animal), y Diarreas estivales en los niños, especialmente en una época sin antibióticos.

El Consistorio Municipal de Maluenda decidió por unanimidad, agradecerle los servicios prestados al municipio, dedicándole una Avenida con su nombre, y aunque por su avanzada edad y mala salud, no pudo asistir al acto de de inauguración, estuvo representado por sus hijos, dando las gracias en su nombre al Consistorio y a los vecinos asistentes al acto, su hijo José Maria.

Otras páginas web