Diferencia entre revisiones de «Halófilo»

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
 
(Sin diferencias)

Revisión actual del 16:35 27 ago 2008

En algunas zonas el substrato presenta una cantidad tal de sales que resulta inadecuada para el desarrollo de la vegetación climática, siendo colonizadas por plantas muy especializadas que toleran estas condiciones tan limitantes.

Esto ocurre en buena parte del valle del Pancrudo, donde el río ha realizado una profunda incisión sobre las poco consistentes margas yesíferas del Mioceno. En estas vertientes encontramos herbazales abiertos en los que predomina el arnacho (Ononis tridentata) y otras plantas gipsícolas como Herniaria fruticosa, Launaea pumila, Reseda stricta, etc. Debe destacarse la importancia de la biodiversidad de los aljezares de Navarrete-Barrachina en el contexto de la Unión Europea (Aragón alberga la mitad de sus zonas yesíferas) por lo que estos hábitats se han considerado de conservación prioritaria en las directivas comunitarias.

La aridez del clima propicia la concentración de sales en ciertas depresiones endorreicas. A gran escala, puede observarse en la laguna de Gallocanta y, a pequeña, en toda una pléyade de balsetes que se reparten entre los campos y pastizales. En estos humedales, la evaporación de las aguas que han estado en contacto con materiales ricos en cloruros o sulfatos produce su acumulación superficial, formándose eflorescencias cuando se secan y lagunas salobres cuando se inundan.

El entorno de la laguna de Gallocanta, con su gran extensión, su dinámica fluctuante y su variedad topográfica, alberga un complejo e imbricado sistema de playas, prados, charcas y arroyos con una flora de enorme singularidad que se organiza en teselas según las variaciones en los factores edáficos. En las playas crecen las plantas resistentes a las altas concentraciones de sal como la mamellada (Salicornia ramosissima), las sosas (Suaeda maritima, S. splendens) o Microcnemum coralloides, planta que presenta disyunción biogeográfica con los desiertos salinos de Turquía y Siria. Tras esta banda, aparece otra de prados salinos inundables donde destacan los céspedes de Puccinellia pungens (emblemático endemismo ibérico que tiene en Gallocanta su mejor población mundial), las junqueras de Juncus maritimus y Schoenus nigricans, y aún más lejos del agua, praderas de Agropyron pungens; este ambiente alberga otras especies de gran interés, bien por ser endémicas (Lythrum flexuosum, Limonium aragonense), bien por su escasez (Orchis palustris, Senecio auricula), por su relación con la flora de Asia Menor (Scorzonera parviflora) o con la de las costas atlánticas (Glaux maritima). Además, se encuentran prados de suelos encharcados pero no salinos, así como carrizales, masegares y aneales.

En las antiguas salinas de Ojos Negros hay una pequeña pero valiosa muestra de vegetación halófila entre las balsas y en los prados contiguos. Enorme interés florístico presenta una serie de pequeñas balsas estacionales de aguas algo salobres en cuyas orillas se dan especies valiosas como Marsilea strigosa, Exacullum pusillum o Elatine macropoda, incluidas algunas en el catálogo aragonés de flora amenazada.