Itinerario Zaragoza-Teruel (por Daroca)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Itinerario de Torremocha a Calamocha. Mapa de 1850 aprox. del Ministerio de Defensa
Itinerario de Torremocha a Calamocha. Mapa de 1850 aprox. del Ministerio de Defensa

Ha sido durante el siglo XX la principal vía de comunicación del valle del Jiloca. El itinerario enlazaba, en un primer momento, la venta de San Martín del Puerto, Villarreal de Huerva, Mainar, Retascón y Daroca, para confluir en esta última localidad con la actual N-234. A comienzos del siglo XX sufrió importantes variaciones en la zona del campo de Daroca, con la supresión de los puertos de San Martín y Retascón, y el alejamiento de Villarreal de Huerva.

Historia

Este itinerario era conocido desde la antiguedad, pues conectaba directamente las ciudades de Zaragoza, Daroca y Teruel. Sin embargo, en el caso de querer desplarse directamente entre Zaragoza y Teruel existía un Camino Real mucho más corto y, por lo tanto, más frecuentado por los viajeros.

En 1830 F.J. Cabanes lo incluía en su itinerario de caminos, dividido en dos etapas: Zaragoza-Daroca (14 leguas) y Daroca-Teruel (18 leguas), bastante más largo que las 29,5 leguas si se va directo a través del Campo de Romanos.

Desconocemos los motivos, pero desde mediados del siglo XIX pasa a tener mucha importancia como vía de comunicación entre el valle del Ebro y el Levante Español. Francisco de Paula Mellado, en 1852, cita el itinerario por el campo de Romanos (Calamocha-Lechón-Villarreal-Cariñena), pero pasa a recomendar la carretera Zaragoza-Daroca y desde aquí ascender por el valle del Jiloca. Parece ser que por estas fechas el desvio del Campo de Romanos está siendo relegado a un segundo término, tal vez por mejorar los firmes de las actuales carreteras N-330 y N-234.

En el año 1866, cuando el Estado Mayor del Ejército describe los principales itinerarios que podemos encontrar en España, insiste en viajar de Zaragoza a Teruel por Daroca, destacando que es carretera de primer orden. Para estas fechas, la opción de Daroca aparece ya consolidada y como tal se mantuvo hasta comienzos del siglo XXI, cuando la Autovía mudéjar, recuperando el Camino Real por el Campo de Romanos, aleje definitivamente el tráfico por esta localidad.

Descripción del camino

Venta y puerto de San Martín Antiguamente el itinerario penetraba desde la comarca de Cariñena a través del puerto de San Martín. El ascenso y descenso de estas montaña varió con el paso del tiempo. Hasta finales del siglo XIX se realizaba por el puerto de San Martín, siguiendo a grandes rasgos el itinerario que posteriormente marcó el ferrocarril de Caminreal. Con el acondicionamiento de la N-330 a comienzos del siglo XX se varió el itinerario, desplazándolo un valle más al oeste, por el nuevo puerto de Paniza, que acercaba la carretera a esta última localidad.

Simboloenlace.png
Al bajar el puerto el camino se encajonaba en el valle del Huerva, vigilada por cuatro grandes ventas. Al pasar por la última de ellas, por el Ventorrillo (Villarreal de Huerva), dejando a la derecha el puente de Almada, se bifurcaban los tradicionales caminos reales que iban de Zaragoza a Daroca y a Teruel por el Campo de Romanos. Desde la segunda mitad del siglo XIX la ruta de Teruel quedó abandonada, desplazándose todo el tráfico a la nueva carretera de Daroca recien arreglada.

Al llegar a Mainar, atraviesa integramente la localidad creando el principal eje urbanístico, pero no por la carretera actual sino por otra calle paralela y de configuración más antigua.

El itinerario vario ligeramente a lo largo del siglo XX, desplazándose una treintena de metros. La venta de las Cañadas, un poco antes de llegar a Retascón, es un claro ejemplo de instalación hostelera con dos puertas principales, una dirigida hacia el antiguo camino y la otra, mucho más reciente, orientada hacia la nueva N-330.

El puerto de Retascón El descenso desde la localidad de Retascón hasta Daroca, siguiendo la rambla, siempre fue muy complicado. Las aguas y las nieves obligaban a cerrarlo numerosos días del año. En 1742 el ingeniero militar Sebastián Rodolphe realizó unos planos y proyectos para intentar suavizar sus problemas. El camino atravesaba integramente la localidad de Retascón, creando un eje urbanístico a lo largo de la actual calle Mayor (CV-648).

Simboloenlace.png
Para evitar estos inconvenientes, a comienzos del siglo XX se construyó un desvío. Este nuevo puerto de Retascón evita tener que pasar por la encajonada localidad. Al iniciar el descenso, a mano derecha, encontramos el camino de Calatayud.

Daroca: En esta ciudad se produce el cruce entre la ruta que viene de Zaragoza y la carretera de Teruel. Hasta comienzos del siglo XX la confluencia de ambas rutas se producía en las inmediaciones de la Puerta Baja, pero después, con la construcción de la travesía por la montaña, se evitaba entrar en la ciudad.

Báguena, Burbáguena y Luco: A partir de Daroca el viejo camino y la nueva carretera N-234 siguen el mismo trayecto, pues la estrechez del valle apenas permite alternativas. El itinerario corta integramente los cascos urbanos de Báguena, Burbáguena y Luco de Jiloca, influyendo en su urbanismo muy similar de eje central, atraviesa el río Pancrudo mediante el puente de Entrambasaguas y discurre cerca de la ermita de la Virgen del Rosario (Luco de Jiloca). El tramo entre San Martín del Río y Calamocha fue construido como carretera de 2º orden en el año 1866.

Simboloenlace.png
Al llegar a Calamocha vuelve a confluir con el Camino Real del que se había separado en Villarreal de Huerva. La localidad de Calamocha era atravesada integramente por este itinerario, dando lugar a la conocida popularmente como "Calle Real" (oficialmente tiene otros nombres). Esta localidad siempre ha tenido una infraestructura de alojamiento y hospedaje muy atractiva para los viajeros. Además de las numerosas posadas que podemos encontrar en el casco urbano existían también varias ventas junto al camino tradicional. El tramo entre Calamocha y Monreal del Campo fue construido como carretera de 2º orden en 1856.

Fuentes Claras: A llegar a Fuentes Claras el camino vuelve a separarse de la carretera, pasando por delante del caserío de la Virgen de los Navarros, donde encontramos otras dos ventas para descansar. En Caminreal atravesaba integramente el casco urbano, influyendo claramamente en el desarrollo urbanístico de la localidad.

Simboloenlace.png
Desde el siglo XVIII, entre Fuentes Claras y Caminreal, partía la Madrid-Tarragona, aunque actualmente ha quedado desplazada hacia esta última localidad.

Monreal del Campo: Hasta mediados del siglo XIX encontramos dos caminos entre Monreal y Teruel, uno por cada márgen del río Jiloca. El itinerario por el margen derecho fue convertido en carretera de segundo orden en 1855. El viejo camino y la N-234 atraviesan el paraje de "Las Ventas" junto a Monreal del Campo, con antiguas ventas remozadas y transladadas posteriormente a la nueva carretera. El tramo por el margen izquierdo, que aparece documentado desde la Edad Media y quizás antes,fue perdiendo importancia a lo largo del siglo XIX, hasta que fue recuperado a comienzos del siglo XX como camino remolachero para conducir la remolacha a la azucarera de Santa Eulalia.

Villafranca del Campo: En Villafranca del Campo el antiguo camino, que sigue unos metros separado por el oeste de la actual carretera, pasaba por el caserío de la virgen del Campo, donde encontramos una venta para alojar a los viajeros.

Simboloenlace.png
Existía aquí un antiguo enlace con el itinerario que se dirigía a Madrid. Este cruce de caminos explica el actual diseño urbanístico de Villafranca, con un eje principal que se estira a lo largo del viejo camino a la capital de España. Este itinerario ha perdido actualmente todo su valor e identidad.

Singra y Torrelacárcel: El viejo camino y la N-234 vuelven a separarse ligeramente en la travesía de Torrelacárcel, que queda a unos 50 metros a la izquierda. El viejo camino atravesaba la localidad siguiendo la "Calle Real".

Torremocha: Camino y carretera vuelven a juntarse. El camino enlaza con la N-234 a la entrada de Torremocha de Jiloca, atravesando juntos el casco urbano por la calle denominada "Carretera Vieja".

Santa Eulalia del Campo: Tras abandonar Torremocha, el antiguo camino marchaba recto hacia el caserío de la Virgen del Molino de Santa Eulalia del Campo, donde debía existir una venta actualmente desaparecida. Actualmente la N-234 se ha desviado unos 200 metros del viejo camino.

Villarquemado: Camino y carretera se separan. El camino discurría un poco más cerca del río Jiloca, atravesando el casco urbano de Villarquemado por su sector occidental, donde se encuentra actualmente la Iglesia, alguna vieja posada y las principales casas de esta localidad. La construcción de la posterior travesía de la N-234 por la margen oriental provocó la aparición de un nuevo eje urbanístico.

Puerto de Cella: El itinerario sale del valle del Jiloca atravesando el puerto de Cella, alejándose varios kilómetros de esta localidad. La lejanía al núcleo urbano facilitó la aparición de varias ventas, actualmente en ruinas. Coincide con la N-234. Desde aquí se encamina hacia Caudé y Teruel.

Bibliografía

  • Cabanes, F.J. (1830): Guía general de correos, postas y caminos del reino de España. Madrid, Imp. de Miguel de Burgos. [Texto completo]