Itinerario Zaragoza-Teruel (por el valle del Jiloca)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
A new and exact map of Spain & Portugal, by H. Moll. Año 1711

Era la principal vía de comunicación que atravesaba el valle del Jiloca. Ha sido descrito en numerosos libros de viajes. Seguía un itinerario actualmente abandonado que enlazaba la venta de San Martín del Puerto, Villarreal de Huerva, Lechón, la venta del Cuerno (Ferreruela de Huerva), Lechago y Calamocha, para enlazar en esta última localdiad con la actual N-234. La autovía mudéjar con su nuevo trazado ha recuperado en gran parte de su trayecto este antiguo Camino Real.

Historia

En época romana existía una calzada que comunicaba Laminio (Fuenllana, Ciudad Real) y Zaragoza. Los historiadores creen que este itinerario seguiría a grandes rasgos el camino entre Zaragoza y el sur de Aragón utilizado desde la Edad Media por numerosos viajeros. Es citada en el Itinerario de Antonino, destacando, entre otras, algunas mansiones que podían estar situadas en el valle del Jiloca o proximidades:

En el año 1711, un Nuevo y exacto mapa de España y Portugal elaborado por H. Moll en Londres describia la ruta entre Zaragoza y Teruel a través del Campo Romanos, siguiendo la antigua vía romana por Villarreal de Huerva, el mismo itinerario que sigue actualmente la autovía mudéjar. Cita las localidades de Villarreal del Huerva, Lechón, Lechago, Calamocha, Caminreal, Monreal, Villafranca, Alba, Santa Eulalia y Villarquemado.

En el Itinerario español o guía de caminos... escrito por José Matías Escribano en 1767, la califica de camino general de ruedas y aparece descrita la ruta en leguas de la siguiente manera: Teruel, Caudete (2), Villarquemado (2), Torrelacárcel (m), Villafranca (2), Camino Real (2), Calamocha (1 m), Lechago (1), Lechón (3), Villarreal (1), Venta de San Martín (1), Cariñena (2), Longares (1), La Muela (3), María (2) y Zaragoza (2).

En 1830, según la Guía general de correos, postas y caminos del reino de España de F.J. Cabanes, seguía siendo el más utilizado entre Zaragoza y Teruel, pues era más corto que pasar por Daroca. El itinerario que cita en el valle del Jiloca es el siguiente: Villarreal, Lechón, Calamocha, Caminreal, Monreal, Villafranca, Torremocha, Villarquemado y Teruel. En total eran 29,5 leguas, bastante más corto que las 32 leguas de su paso por Daroca.

El abandono de la ruta por el Campo de Romanos empieza a producirse a mediados del siglo XIX. Francisco de Paula Mellado cita el itinerario por el campo de Romanos (Calamocha-Lechón-Villarreal-Cariñena), pero pasa a recomendar la carretera Zaragoza-Daroca y desde aquí ascender por el valle del Jiloca. Parece ser que por estas fechas el desvio del Campo de Romanos está siendo relegado a un segundo término, tal vez por mejorar los firmes de las actuales carreteras N-330 y N-234.

En 1920, cuando se realiza el primer mapa topográfico en escala 1:50.000, el viejo camino real por el campo de Romanos aparece citado como "vieja carretera" de tierra, sin firme estable, mientras que destaca como las pricipales vías de comunicación a las carreteras N-330 y N-234. Posiblemente el antiguo camino real ya llevaba muchos años abandonado.

Fue a comienzos del siglo XXI cuando esta ruta vuelva a revalorizarse con la Autovía mudéjar.

Descripción del trazado

Itinerario de Torremocha a Calamocha. Mapa de 1850 aprox. del Ministerio de Defensa
Venta del cuerno

El antiguo itinerario Zaragoza-Teruel, muy utilizado hasta mediados del siglo XIX, entra en nuestra comarca por el Puerto de San Martín, en Villarreal de Huerva, siguiendo a través del Campo de Romanos un camino completamente abandonado en la actualidad. Al llegar a Calamocha enlaza con el antiguo itinerario Teruel-Calatayud, siguiendo a grandes rasgos la actual carretera N-234.

El Puerto de San Martín: El itinerario, procedente de Cariñena, entra al valle del Huerva descendiendo por el puerto de San Martín. Actualmente este camino está completamente abandonado, pues a comienzos del siglo XX se construyó el puerto de Paniza desviando la carretera. Antiguamente, en el puerto de San Martin había una antigua venta que posiblemente coincidiría con el Despoblado de San Martín del Puerto. El viejo camino coincide con el trazado del ferrocarril El Caminreal y con una estación de ferrocarril (ya destruida) que se construyó en sus inmediaciones.

Villarreal del Huerva: Una vez el itinerario ha descendido al valle del Huerva se suceden las ventas, una tras otra, a ambos lados del antiguo camino, coincidiendo en algunos tramos a lo largo de 2-3 kilómetros con la actual carretera N-330.

Simboloenlace.png
Poco va a durar esta coincidencia, pues al llegar al puente de Almada se separan los caminos. Uno se dirige hacia la ciudad de Daroca, siguiendo la actual N-330. El otro, el antiguo Camino Real, atraviesa el río por el puente citado y se dirige, siguiendo caminos de herradura, hacia el Campo de Romanos. Una antigua venta y un peirón nos indicarán el paso por Villarreal de Huerva.

Villadoz, Romanos y Lechón: La autovía mudéjar ha destrozado parte del tradicional itinerario entre Villarreal de Huerva, Villadoz, Romanos y Lechón. En Villadoz y Romanos el Camino Real discurría de manera tangencial a estas localidades, sin que influya notablemente en su desarrollo urbanístico. Junto a la localidad de Romanos existía una venta, actualmente arruinada. En el caso de Lechón, el Camino Real atravesaba integramente la localidad, marcando un claro eje urbanístico denominado "calle Mayor".

La Venta del Cuerno: Entre Lechón y Cuencabuena, el Camino Real discurre en gran parte sobre el antiguo camino romano y medieval, mostrando en algunos tramos el antiguo empedrado. La autovía mudéjar ha seccionado en algunas partes el camino. En medio del Campo Romanos nos encontramos las ruinas de la Venta del Cuerno y su imprescindible aljibe para dar de beber a los animales. En el Camino Real esta venta era un hito de referencia, al igual que aparece actualmente con la autovía mudéjar.

Cuencabuena y Lechago: El descenso del Campo de Romanos a la Rambla de Cuencabuena se realizaba por un barranco encajonado, muy difícil de transitar en los inviernos. Por ello, junto al barranco se localizaba dos nuevas ventas en las localidades de Cuencabuena y Lechago. La primera ha desaparecido completamente, mientras que de la segunda aún se conservan los muros y la portada del edificio.

Desde Lechago se bifurcaban los caminos. Se podía continuar hacia Navarrete del Río, atravesando después un pequeño puerto que nos encaminaba directamente hacia Calamocha o Fuentes Claras, o bien se podía atajar por las montañas por un viejo puente para salir directamente a Calamocha. Parece ser que ambos desvios fueron utilizados indistintamente, dependiendo de si se pensaba realizar una parada o no en la localidad de Calamocha.

Calamocha: La localidad de Calamocha, al igual que sucedía con Caminreal, era atravesada integramente por este itinerario, dando lugar a la conocida popularmente como "Calle Real" (oficialmente tiene otros nombres).

Simboloenlace.png
En esta localidad encontramos otra importante bifurcación, pudiendo desviarnos hacia el camino de Daroca descendiendo por el valle del Jiloca.


Fuentes Claras: A llegar a Fuentes Claras el viejo camino pasaba por delante de la ermita de la Virgen de los Navarros, donde encontramos dos ventas para descansar. La leyenda de la Virgen de los Navarros está muy relacionada con el tránsito de viajeros por esta ermita.

Caminreal: Al llegar a Caminreal el viejo camino y la carretera se juntan para atravesar integramente el casco urbano, influyendo claramamente en el desarrollo urbanístico de la localidad.

Simboloenlace.png
Desde el siglo XVIII, antes incluso de la construcción de la carretera de Monreal del Campo a Alcolea, desde Caminreal partía hacia oriente el camino Madrid-Tarragona.


Monreal del Campo: En su itinerario por el margen derecho del río Jiloca, el viejo camino y la N-234 atraviesan el paraje de "Las Ventas" junto a Monreal del Campo, con antiguas ventas remozadas y transladadas posteriormente a la nueva carretera.

Simboloenlace.png
Desde la segunda mitad del siglo XIX Monreal del Campo se configura como uno de los nudos de comunicación más importantes del valle del Jiloca con la apertura, construida ex novo, de la carretera de Alcolea.


Villafranca del Campo: En Villafranca del Campo el antiguo camino, que sigue unos metros separado por el oeste de la actual carretera, pasaba por el caserío de la virgen del Campo, donde encontramos una venta para alojar a los viajeros.

Simboloenlace.png
Existía aquí un antiguo enlace con el itinerario que se dirigía a Madrid. Este cruce de caminos explica el actual diseño urbanístico de Villafranca, con un eje principal que se estira a lo largo del viejo camino a la capital de España. Este itinerario ha perdido actualmente todo su valor e identidad.

Singra y Torrelacárcel: Tras atravesar el puerto de Singra el viejo camino y la N-234 vuelven a separarse ligeramente en la travesía de Torrelacárcel, que queda a unos 50 metros a la derecha. El viejo camino atravesaba la localidad siguiendo la "Calle Real".

Torremocha y Santa Eulalia: Camino y carretera vuelven a juntarse. El camino enlaza con la N-234 a la entrada de Torremocha de Jiloca, atravesando juntos el casco urbano por la calle denominada "Carretera Vieja".

Tras abandonar la localidad, el antiguo camino marchaba recto hacia la caserío de la Virgen del Molino de Santa Eulalia del Campo, donde debía existir una venta actualmente desaparecida. Actualmente la N-234 se ha desviado unos 200 metros del viejo camino.

Villarquemado: Camino y carretera se separan. El camino discurría un poco más cerca del río Jiloca, atravesando el casco urbano de Villarquemado por su sector occidental, donde se encuentra actualmente la Iglesia, alguna vieja posada y las principales casas de esta localidad. La construcción de la posterior travesía de la N-234 por la margen oriental provocó la aparición de un nuevo eje urbanístico.

Puerto de Cella: El itinerario abandonaba el valle del Jiloca atravesando el puerto de Cella. La lejanía al núcleo urbano facilitó la aparición de varias ventas, actualmente en ruinas. Coincide con la N-234.

Ventas y áreas de descanso

Las principales ventas se localizan en Villarreal de Huerva, un poco antes de iniciar el ascenso al Puerto de San Martín, muy frecuentadas en los inviernos, cuando las nevadas y tempestades cortaban el ascenso del puerto. Encontramos otras muchas ventas a lo largo del itinerario, pudiendo destacar las siguientes:

Páginas relacionadas

Bibliografía

  • Caballero Casado, Carlos (1996): "Albonica, Leónica y la "A31": una reflexión", en El Miliario Extravagante, nº. 59, pp. 7-15. [Descargar archivo]
  • Cabanes, F.J. (1830): Guía general de correos, postas y caminos del reino de España. Madrid, Imp. de Miguel de Burgos. [Texto completo]
  • Roldán Hervás, José Manuel y Carlos Caballero Casado (2014): "Itinera Hispana. Estudio de las vías romanas en Hispania a partir del Itinerario de Antonino, el Anónimo de Ravena y los VAsos de Vicarello" en El Nuevo Miliario, nº. 17. [Descargar texto]
  • Serrano Martín, Eliseo (1999): "Caminos aragoneses y viajeros extranjeros en la Edad Moderna", en Caminos y Comunicaciones en Aragón, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, p. 197-224.