López Fortea, Joaquín

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Archivo:RetratoJoaquinlopezFortea.jpg
Retrato de Fr. Joaquín López

Provincial de los dominicos en Filipinas y buen conocedor de las lenguas orientales (Calamocha, 18 de agosto de 1872 - Filipinas, 1942?).

Por la que sabemos que era el tercero de seis hermanos, Pedro, Gregorio, Mariano, Miguela y Trinidad. Al folio 174r del Libro X de Bautizados en la parroquia de Calamocha leemos del tenor siguiente: "En la Yglesia Parroquial de Calamocha a diez y ocho de Agosto de mil ochocientos setenta y dos. Yo el abajo firmado Cura párroco de la misma bauticé solemnemente, según lo dispuesto por N.S.M. Yglesia un niño nacido en ella el mismo día, hijo legítimo de Francisco López y de María Fortea, conyuges mis parroquianos, impúsosele por nombre Joaquín. Fue su Madrina Ysavel Meléndez soltera de esta Villa, a quien advertí el parentesco espiritual y obligación contrahida de enseñar la doctrina cristiana al bautizado, en efecto de sus Padres. Son sus Abuelos paternos Diego de Nogueras y Josefa Herrero de Villafranca, el Padre de Frías; y los Matrs. Silvestre, con la madre de Villafranca, y María Ruuio de Bueña. Y para que conste lo certifico y firmo en Calamocha este día, mes y año.- Fr. Miguel Roche. Cura". (rubricado) "Joaquín López". (al margen)

De familia humilde, por la 'Reseña' biográfica de su orden sabemos que tomó el hábito dominico en el colegio de Ocaña el 22 de septiembre de 1887, haciendo la profesión simple el 23 de septiembre de 1888 en la misma casa, y la solemne el 25 de septiembre de 1891 en la de Santo Tomás de Avila. En 1895 tenía cursados y aprobados en la orden tres años de Filosofía y cuatro de Teología. Su paso a las islas Filipinas tuvo lugar dentro de la misión CXIV, partiendo del puerto de Barcelona el 4 de enero de 1896 a bordo del vapor 'Mindanao' que, tras hacer una escala en Colombo, arribó a Bahía a la una de la madrugada del 2 de marzo del mismo año.

Según noticias que refirió su hermano mayor Pedro a su hijo Inocencio, Fr. Joaquín llegó a ser Superior de los dominicos en la Provincia del Santísimo Rosario de Filipinas, catedrático en la Universidad de Manila, y conocedor de siete idiomas. En dos ocasiones regresó a la península, circunstancia que aprovechó para pasar a su Calamocha natal a saludar a sus familiares y amigos. En uno de estos viajes obsequió a su hermano Pedro con un bello misal, un bastón de junco de mar con empuñadura de plata y un reloj de oro, regalos cuya fotografía reproducimos aparte. En la última de sus visitas intentó convencer a su sobrino Inocencio para que partiese con él a Manila, si bien desistió de hacerlo ante la oposición de la familia.

Al parecer era persona de extraordinaria inteligencia, que no pasó desapercibida a su maestro calamochino, quien recomendó a sus padres que hiciera estudios superiores. Es de señalar también que en el colegio de Ocaña estuvo acompañado de su hermano menor Mariano, quien decidió abandonar la carrera religiosa.

Su fallecimiento lo sitúan sus familiares entre 1942 y 1943, tuvo lugar en Filipinas de muerte natural. Un dominico de Navarrete del Río que misionaba también en aquellas islas, a su regreso a casa trajo a la familia López Fortea una pintura con el retrato coloreado de Fr. Joaquín que, por la calidad de sus vestiduras y el sello de anillo que lucía, nos permiten aventurar su importancia dentro de la orden. Con todo cariño conserva asimismo la familia la última carta que les hizo llegar desde tan lejanas tierras que, a modo de postrera despedida, tiene sentidas palabras de recuerdo para su Santo Cristo del Arrabal, y para sus paisanos, a quienes dejó igualmente con los otros dominicos de Calamocha la imagen de marfil de la Virgen del Rosario.

Bibliografía

  • Jaime Lorén, José María y Jaime Gómez, José (2008): Catálogo de personalidades destacadas del valle del Jiloca. Publicación electrónica [Descarga del texto]
  • Compendio de la reseña biográfica de los religiosos de la provincia del Santísimo Rosario de Filipinas desde su fundación hasta nuestros días (1895). Manila, pp. 1239.