Leyenda de la Virgen del Castillo (Aguatón)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

La tradición dice que a raíz de la reconquista, sobre 1170, se apareció la Virgen en agradecimiento por la recuperación de estas tierras para la religión cristiana y que por ello le dedicaron una pequeña ermita de planta rectangular junto al castillo, en el montículo conocido como 'el lugar donde se apareció la Virgen'. Con el paso del tiempo, o por las guerras, el edificio se derrumbó y unos pastores encontraron entre sus ruinas restos de la imagen de la Virgen.

Según Roque Alberto Faci, cuenta la leyenda que la imagen fue hallada por un pastor entre las ruinas de un castillo que se encontraba en el lugar donde hoy se asienta la ermita, y de ahí su nombre. La tradición oral de Aguatón dice que la Virgen se apareció a dos pastores en el cerro situado frente a la ermita contemporánea. Allí le hicieron una pequeña capilla y al cabo de los tiempos bajaron la ermita a la ubicación actual.

Siguiendo con la tradición oral, en Visiedo había una enfermedad por la que morían los chicos. Llevaron la imagen de la Virgen del Castillo al pueblo y desde que entró la Virgen la enfermedad se acabo y no murieron más niños. Desde entonces la Virgen del Castillo también se venera en Visiedo y por ello cuentan con una imagen propia. Antiguamente todos los niños nacidos en Visiedo pasaban a formar parte de una Cofradía propia. Según relata Faci, entre los milagros atribuidos a la Virgen del Castillo destacan la protección contra las enfermedades contagiosas (en concreto la de 1710 en Visiedo).

También se reconoce la labor de la Virgen del Castillo en el auxilio durante épocas de sequía. La imagen se ha llevado por pueblos cercanos como Bueña, Argente o Camañas para pedirle lluvia. Por ello se le cantan la salve o los gozos. También son celebradas las protecciones particulares en momentos de peligro.

Imagen se venera o se ha venerado en Aguatón, Bueña, Argente, Lidón, Visiedo, Camañas, Torrelacárcel, Santa Eulalia, Torremocha, Villarquemado y Singra. También hay testimonios sobre la veneración en pueblos como Perales del Alfambra, Alfambra o Villafranca del Campo.

Bibliografía

  • CARDO MUÑOZ, Ildefonso (2003): Historia de Aguatón. Aguatón, Asociación Cultural el Monolito [Texto completo]
  • FACI, Roque Alberto (1979): Aragón, reyno de Christo y dote de María Santíssima. Zaragoza, Diputación General de Aragón; Tomo II, páginas 222-223.
  • HERRERO SÁNCHEZ, Francisco José (Coord.) (2007): Aguatón: Historias de vida. Aguatón, ababolComunicación.