Linaje de Mateo

De Xilocapedia
Revisión del 21:59 24 mar 2009 de 80.58.205.42 (Discusión) (LyogTG9zIE1hdGVvIGRlIE9qb3MgTmVncm9zICov)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

El linaje de los Mateo, si nos atenemos a los símbolos heráldicos familiares, se extendió por Monreal del Campo, Ojos Negros, Luco de Jiloca, etc. Actualmente se desconoce el nexo de unión de estas familias que se puede retraer hasta el siglo XVI o principios del XVII, pero conocemos bastante bien la genealogía de los Mateo de Ojos Negros y Monreal del Campo.

Los Mateo de Monreal del Campo

Casa de los Mateo en Monreal del Campo
Genealogía de los Mateo de Monreal del Campo

Esta familia vivían en un pequeño palacio situado en la plaza mayor. Para Manuel Fuertes de Gilbert, según un planteamiento recogido posteriormente por Emilio Benedicto, el linaje de los Mateo estaba dividido en dos familias en Monreal del Campo, una con casal en la calle Costero Olma y la otra con el palacio de la plaza Mayor, separadas desde que los hijos de Miguel Mateo Martínez decidieron fragmentar el linaje y asentar dos diferentes. Según esta interpretación, todo el linaje descendería de los Mateo de Gilbert de Odón.

Este planteamiento no tiene en cuenta que los Mateo de la plaza y los Mateo de la calle Costero Olma descienden de diferentes linajes, auque pudieron emparentar en algún momento. Los primeros son "Mateo" a secas y están emparentados con el popular linaje de Ojos Negros (sus armas heráldicas son idénticas). Posiblemente, en una fecha actualmente desconocida, alguna rama de Ojos Negros se marcharía a vivir junto al río Jiloca. Los segundos "Mateo de Gilbert" de Monreal del Campo, según se puede intuir de la piedra armera, sí que están vinculados con la localidad de Odón.

Conocemos la evolución del linaje de los Mateo de la Plaza Mayor, los "Mateos" a secas, durante los siglos XVII - XIX. Siguiendo una política matrimonial tendente a vincularse con familias propietarias del sur de Aragón, al igual que hacían el resto de linajes nobiliarios, los primogénitos y herederos del linaje se casaron con mujeres pertenecientes a las familias Fernández de Felices (Villalba), Salvador de Esplugas (San Martín del Río), Latorre (Burbáguena), Lozano (Ibdes) y Catalán de Ocón (Monreal del Campo). Muchos de estos linajes los encontramos representados en escudos pintados en el interior de la vivienda familiar.

De entro los miembros del linaje que se conocen, se pueden destacar a los siguientes:

Los Mateo de Ojos Negros

Casa Señorial de los Mateo en Ojos Negros
Genealogía de los Mateo de Ojos Negros

El linaje se había separado en dos familias que vivían en sendas casas señoriales. La principal fue destruida en la década de 1940, mientras que la otra casa señorial se conserva junto a la carretera.

Se desconoce actualmente la vinculación entre estas familias y las de Monreal del Campo, aunque utilizan el mismo escudo heráldico, lo que nos hace sospechar en una fragmentación del linaje con anterioridad al siglo XVI.

A comienzos del siglo XVII encontramos a Catalina Mateo prestando dinero al Concejo de Ojos Negros. El 11 de noviembre del año 1673 Miguel Jerónimo Mateo compró a Luis de la Neubeforge las minas de Sierra Menera por ciento sesenta mil sueldos jaqueses, cien mil al contado y otros setenta mil bajo comanda u obligación que fueron pagados dos años después. Con las minas, adquirió todos los derechos y privilegios que poseía la fábrica de Corduente sobre los pozos aragoneses, incluyendo la completa libertad para “para sacar y llevar la mena de dichas meneras a las partes y lugares del reino de Castilla como al de Aragón".

A partir de finales del siglo XVII la documentación sobre la familia Mateo se incrementa gracias a la conservación de un archivo familiar compuesto fundamentalmente por cartas particulares y que ha sido recientemente publicado en un DVD. El primer miembro de la familia que conocemos mediante la documentación es Miguel Jerónimo Mateo Lario que aparece mencionado a finales del siglo XVII. El documento que sigue en antigüedad es una carta de 1691 escrita por José Fernández de Moros y Villalta a su hermana Margarita. Si tenemos en cuenta la documentación, Juan Agustín Mateo y Fernández de Moros, hijo de Margarita, gobernó la casa y los diversos negocios familiares entre 1710 y 1758. También sabemos que en 1752 se casó con su sobrina Micaela Liñán.

A partir de 1760 quien aparece en los documentos como titular de la familia es Fernando Liñán, ocupando esta posición posiblemente por vía matrimonial; sabemos por algunas cartas que estaba casado con una tal María Joaquina, hija de Juan Agustín Mateo, cuyo nombre (como propietaria de los bienes) aparece en un recibí de la misma época. Tras la muerte de Joaquina Mateo, en 1771, fue su hijo Gonzalo Liñán, casado con Paula Dolz de Espejo, quien pasó a gobernar la hacienda.

Este fue el primer Liñán propietario de los bienes de Ojos Negros, pues su padre, Fernando, sólo actuaba como consorte y administrador de los bienes. A partir de 1802 aparece Fernando Liñán y Dolz de Espejo como señor de la hacienda, casado primero con Magdalena Rivera y después con Felipa Lázaro. A partir de Fernando comienza a cambiar claramente el comportamiento familiar, pues abandona Ojos Negros y se traslada a vivir a Valencia, desde donde gestionará sus propiedades a través de dos apoderados, Mosén Manuel Hernández, en una primera época, y Juan deMata Sánchez, en una segunda. Con este personaje comenzó el declive de la casa de los Mateo-Liñán de Ojos Negros, pues sus negocios en Sierra Menera fueron uno más de sus múltiples intereses, la mayoría de ellos desplazados a otras localidades.

Tras su muerte sin descendencia, se hizo cargo de los asuntos familiares su hermano Pascual Sebastián Liñán, militar de carrera residente en Madrid, al que heredará su hijo Gonzalo Fernando Liñán de cuya época, en torno a 1860, son las últimas cartas del archivo. Fueron las tres hijas de Gonzalo, en un momento posterior, quienes decidieron enajenar todo el patrimonio que los Mateo habían acumulado durante siglos en Ojos Negros, desapareciendo el linaje de la localidad.

Como vemos la familia Mateo de Ojos Negros emparentó con los Fernandez de Moros (Ibdes), Liñán (Calatayud) y Dolz de Espejo (Teruel).

En el año 1902 la última descendiente de los Liñán vendió la Casa Grande a Francisco Pintado Delgado. La venta afectó al inmueble y a casi todo lo que contenía: el archivo, muebles, utensilios domésticos e incluso las ropas. Se conserva alguna fotografía de principios de siglo en la que aparece la familia Pintado disfrazada con ropas de siglos anteriores, procedentes seguramente de los baúles de los Mateo, recordando el pasado nobiliario de la casona.

Entre otros miembros del linaje de Ojos Negros, por su repercusion en alguna faceta de la vida, podemos destacar a los siguientes:

Bibliografía

  • Rubio Martín, Mercedes y Benedicto Gimeno, Emilio (2006): El archivo de la Familia Mateo (Ojos Negros). DVD Documental editado por el Centro de Estudios de Jiloca.