Navidad (Bañón)

De Xilocapedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Lo más característico de la Navidad en Bañón recuerdan que era la misa del Gallo, en que se adoraba al niño (una escultura de bulto redondo de un niño Jesús) y se acudía en familia.

Durante la Nochebuena, en algunas casas, cuentan que se interpretaban las calendas: esto consistía en poner debajo del mantel de la mesa donde se cenaba esa noche, una cebolla partida en doce trozos, uno por cada mes del año, y dejarlos ahí hasta pasada la misa. Una vez pasada la misa del gallo se miraban los gajos de cebolla, si estaban húmedos quería decir que ese mes sería húmedo, llovería. Si estaban secos, faltarían las lluvias. También se interpretaban mirando debajo de una piedra el primer día del mes o con un sistema mediante el cual lo que hacía los 12 primeros días del año es lo que haría en cada uno de los respectivos meses: el día uno de enero era reflejo de lo que haría el mes de enero, el día 2, en febrero y así sucesivamente.

Otra costumbre de la nochebuena era guardar un trozo de pan de la cena, éste permanecía en el hogar durante el resto del año.

Típico de estas fechas era consumir un turrón que se fabricaba en casa hecho a base de cañamones (que venían de Barrachina) y miel (de las colmenas familiares), colocado en una gran llanda sobre la que se ponía un papel en el que se vertía la miel y los cañamones.

Para Reyes se iba a misa y lo de los regalos no era tan habitual como ahora, generalmente les ponían a los chicos una tableta de guirlache, algo de ropa o alguna libreta. Hasta los años 90 se hacía cabalgata de reyes, en la que participaba todo el pueblo. Se montaba un portal en la plaza y se recreaba con la Virgen, San Jose y el niño, así como un ángel al que se colgaba del balcón del ayuntamiento. Los reyes y pajes recorrían las calles del pueblo en un remolque y se repartían los regalos en la plaza.