Pastor Beltrán, Angel

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

Predicador, historiador y poeta escolapio, primer y gran biógrafo del P. Boggiero (Mezquita de Loscos, 1892 - 1968).

"En cuanto a como está narrado todo ello basta conocer al autor, como yo lo conozco hace tiempo, para no extrañarse, primero, del tesón -auténtico tesón aragonés- mostrado en la búsqueda de datos y noticias, y desde luego, de la belleza literaria de la prosa en que los va ensartando. Orador elocuente y escritor correcto, el P. Ángel Pastor estaba ciertamente bien pertrechado para la labor emprendida arrastrado de su amor a la Corporación a que pertenece y a la que, si en distintas épocas y desde cargos diversos, ha venido sirviendo, le ha prestado ahora, con la obra que prologamos, un servicio excepcional. Servicio prestado también a la Historia de la Zaragoza heroica".

Ya tenemos un pequeño adelanto de su personalidad en estas notas del Prólogo, que Miguel Sancho Izquierdo dedicó al libro que nuestro personaje escribió sobre los escolapios y los Sitios de Zaragoza en la guerra de la Independencia. A pesar de que falleció hace poco mas de veinte años, no hemos encontrado otra fuente biográfica que el "Denes", sobre la que basaremos esta semblanza, con el complemento del estudio de sus principales publicaciones.


Cruz de Alfonso X el Sabio

Ángel Pastor Beltrán nació el 30 de septiembre de 1892 en el pequeño pueblecito de Mezquita de Loscos, que se encuentra ya bajo la influencia de los polos de atracción de Calamocha y de Montalbán. Evocando los orígenes del P. Boggiero, nos cuenta el P. Angel que: "Asistí de niño a las aulas calasancias de Zaragoza al igual que el P. Boggiero; vestí como él la sotana de S. José de Calasanz; he vivido muchos años en este Colegio donde el P. Boggiero pasó todos los de su vida escolapia, pero no esperes, lector amable, que siga con las comparaciones; tengo que detenerme aquí porque ya no encuentro mas semejanzas entre ambos. ¡Ojalá las hubiera!, porque sin género de duda, yo sería el ganancioso". Efectivamente, en el colegio zaragozano de la Escuela Pía hizo el bachillerato y vistió este hábito en el de Peralta de la Sal el 18 de febrero de 1906, profesando el 4 de octubre de 1908. En esta casa tuvo como maestro al calamochino P. Dionisio Pamplona, que años después moriría martirizado.

Ordenado como sacerdote el 29 de mayo de 1915, se licenció en Filosofía y Letras en la U. de Zaragoza. En varios colegios de la provincia escolapia de Aragón ejerció su magisterio, y de élla fue Asistente Provincial entre 1933 y 1936, así como Rector de Logroño desde 1946 a 1952, tiempo en el que el colegio celebró las bodas de plata de su fundación. Por sus méritos pedagógicos mereció la Cruz de Alfonso X el Sabio, si bien su mayor fama la adquirió como orador sagrado, "de estilo clásico y profunda formación religiosa, literaria y patriótica".

Escritor de temas religiosos, históricos y literarios lo mismo en prosa que en verso, colaboraba frecuentemente en revistas y periódicos regionales de toda índole. De éstos últimos conocemos un bello artículo que dedicó al P. José Beltrán (9-III-1965), quien precisamente le había ofrendado la pieza teatral "El nacimiento del Mesías", publicada en el volumen de "Los Inmortales", con estas emotivas palabras: "Al buen paisano y distinguido orador P. Angel Pastor Beltrán, dedicó este ramo de Navidad". En la revista "Aragoneses" de la Casa de Aragón en Madrid vieron también la luz algunos de sus trabajos, lo mismo que en "Tierra Baja" y otros medios de comunicación. Como literato se inició en el campo de la poesía en el que recibió algunos premios. En sus poemas demuestra tener un no vulgar conocimiento de los clásicos grecolatinos y españoles.


Los escolapios y los Sitios de Zaragoza

Pero vayamos ya a conocer el grueso de su producción escrita que inició con un "DISCURSO NECROLÓGICO PRONUNCIADO EN EL TEATRO DE ALCAÑIZ A LA MEMORIA DEL REVERENDO PADRE ANTONIO VIDAL, SCH. P., TENIENTE SEÑOR MOORE Y SIETE SOLDADOS ALCAÑIZANOS MUERTOS GLORIOSAMENTE EN ÁFRICA", Zaragoza, Arti Grafiche, 1924. Como no conocemos el contenido del Discurso, vamos a pasar a la "ORACIÓN FÚNEBRE PRONUNCIADA EN LA IGLESIA PARROQUIAL DE MONZÓN, EL DIA 27 DE JULIO DE 1943 ... EN HONOR DEL R.P. DIONISIO PAMPLONA SCH.P. Y DEMÁS VÍCTIMAS HECHAS POR LA REVOLUCIÓN ROJA EN DICHA VILLA". Zaragoza, por Octavio Felez, 1943, 14 pp. en 8º. Bien, transcurridos casi cincuenta años de cuando fue predicado este sermón, bueno será que intentemos situarnos en el contexto postbélico en que fue pronunciado para que hoy podamos entender mejor la tragedia y la amargura que destila su lenguaje.

La Oración tuvo lugar para evocar el recuerdo del 25 de julio de 1936, cuando la villa de Monzón fue testigo del fusilamiento, junto a varios compañeros mas, del Rector de Peralta de la Sal P. Dionisio Pamplona Polo de Santa Bárbara S.P. A glosar los méritos de este escolapio calamochino dedicó buena parte de su plática, en la que puso a la disposición de su auditorio su propio conocimiento como antiguo alumno del homenajeado. Antes, había hecho una exhaustiva exposición de la situación social que desembocó en la guerra civil, y terminó su homilía solicitando encarecidamente "A todas las familias de las víctimas la resignación y el perdón; la Patria ha vengado con dignidad a sus hijos, y al particular no le es lícita la venganza".

Autor asimismo de "UNAS BODAS DE PLATA, RESEÑA HISTÓRICA DE LOS VEINTICINCO PRIMEROS AÑOS DE VIDA DEL COLEGIO DE LAS ESCUELAS PÍAS DE LOGROÑO" (Logroño, 1952), en donde recogió los principales recuerdos de esta larga etapa colegial. Dejó inéditas también otras obras, como un "CATECISMO MARIANO" (Zaragoza, 1930), y una "COLECCIÓN DE TEMAS ARAGONESES", con una parte poética a base de "ODAS", "ROMANCES" y un pequeño poema titulado "LOS ALMOGAVARES"; y otra en prosa con artículos periodísticos, cuentos, leyendas, además de una novela corta.

Hemos dejado para el final la recensión de su libro mas importante: "LOS ESCOLAPIOS Y LOS SITIOS DE ZARAGOZA. BIOGRAFÍA DEL P. BOGGIERO". Zaragoza, 1959, de 258 pp. en 4º. Algo hemos dicho ya del Prólogo de Sancho Izquierdo, acaso añadir sólo que la obra "no necesitaba mayormente de presentación ... aquí basta decir que se trata de la biografía, tan echada en falta, del P. Boggiero, el héroe escolapio de nuestros gloriosos Sitios, para que esté hecha la presentación y aún el reclamo".

Interesantes son las cuatro páginas "Al lector" que utiliza el P. Pastor Beltrán para justificar su trabajo. Bien temprano le tentó la posibilidad de estudiar la polifacética personalidad del P. Boggiero, pero pronto vio que la empresa rebasaba con creces el marco de los resumidos artículos periodísticos, y quizás también de su capacidad. Mas, al aproximarse la conmemoración del CL Aniversario de los Sitios, discretamente sus superiores le sugirieron la posibilidad de acometer el proyecto. Y a él se puso con ilusión, primero recopilando las dispersas noticias que aquí y allá andaban desperdigadas, y luego rastreando con rigor en archivos y bibliotecas de la Orden, de Zaragoza, o incluso de la localidad italiana de Celle de donde procedía la familia Boggiero. Con todos estos heterogéneos materiales, en principio encontraba que aquello: "me ofrecía un aspecto parecido al de aquel campo lleno de huesos de la visión de Ezequiel; había que profetizar o soplar sobre aquellos huesos para que se unieran, y después profetizar o soplar de nuevo sobre el espíritu para que viniera, informara y diera vida a aquello que estaba muerto, y ésta ha sido mi tarea en la composición de esta Biografía; formé mi plan y lo desarrollé lo mejor que pude, tal como el Señor me dio a entender".

Y es que la intervención en la sitiada del P. Basilio Boggiero era difícil de plasmar en hechos concretos y puntuales, tal como sucede por lo común en las batallas. A pesar de la actividad y la eficacia de sus actuaciones, nuestro escolapio de Mezquita de Loscos no veía fácil el hacer ver la poderosa influencia que ejerció en Zaragoza aquellas terribles jornadas: "El P. Boggiero fue como el alma que vivifica y alienta al cuerpo, que este fue su oficio y su papel en los dos Sitios de Zaragoza, alma que alentaba al pueblo zaragozano, espíritu que soplaba para mantener de continuo incandescente la hoguera del patriotismo, y ya sabemos que el alma, el espíritu es, sí, inmortal pero invisible, aunque a él se deba la vida y el ejercicio de todas las funciones del hombre". Hay una primera parte, "Los escolapios y los Sitios", donde en ocho capítulos evoca el origen y la historia del colegio zaragozano, con una especial mención de su intervención durante el conflicto napoleónico. La segunda parte lleva ya la "Biografía del Padre Boggiero" en la que en diecinueve apartados traza la mas completa semblanza de este escolapio aragonés que, además de sus labores como religioso y como pedagogo, brilló por su facundia literaria, y en los dramáticos sucesos de 1808 y comienzos de 1809. Momento éste, en que supo sobreponerse a la situación y demostrar en todo instante un ejemplar comportamiento cívico, hasta su vil asesinato el 24 de febrero de ese mismo año junto al mítico cura Santiago Sas, en el mismo puente de piedra sobre el Ebro por las bayonetas francesas.

Además de un interesante apéndice documental, entre las láminas se incluye un apunte que hizo a lápiz el mismo general Palafox del P. Boggiero, único que se le conoce y sobre el que se han hecho todos los posteriores, y por cuyo solo hallazgo dice el P. Pastor: "diéramos por bien empleados todos los ratos, vigilias y esfuerzos que la presente obra nos ha costado". Basado en este documento gráfico y en otros testimonios, nuestro escolapio de Mezquita rectifica lo que de pasada novela Pérez Galdós en el tomo "Zaragoza" de sus "Episodios Nacionales", en el sentido de que era pequeño y delgado, cuando verdaderamente parecía de complexión fuerte y robusta, lo mismo que fuerte y robusto fue también su ánimo.

Obras publicadas

  • Los escolapios y los Sitios de Zaragoza. Biografía del P. Boggiero. Zaragoza, 1959, 258 pp.
  • Oración fúnebre ... en honor del R.P. Dionisio Pamplona Sch. P. ... Zaragoza, 1943, 14 pp.

Bibliografía

  • CUEVAS, D. (1983): Pastor, Angel. Diccionario Enciclopédico Escolapio. Salamanca, t. II.
  • SANZ, C. (1948): Cien de las mejores poesías de autores escolapios. Córdoba, pp. 121-125