Rallo Lahoz, Francisco

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Francisco Rallo Lahoz (1924-2007)
Autor Rallo Lahoz, Francisco
Localidad de referencia Zaragoza
Nacimiento Alcañiz, 16-10-1924
Defunción Zaragoza, 31-01-2007
Área de trabajo Escultura
Obras representativas P. Talla Virgen del Rosario


Logotipos varios.jpg
Algunas obras de Rallo en Zaragoza

Escultor aragonés del siglo XX. La historiadora del arte Concha Lomba ha escrito que Francisco Rallo permanecerá en la memoria como uno de los escultores aragoneses de más honda tradición figurativa de la segunda mitad del siglo XX, pese a que comenzó su trayectoria profesional a comienzo de los años 50, de espaldas a las innovaciones artísticas que se estaban produciendo por aquel entonces.


Francisco Rallo era hijo de un comerciante de tejidos que se trasladó a Zaragoza cuando el pequeño contaba dos años. Su madre montó una tienda de vinos y comidas. El niño estudió en los escolapios y más tarde en el Joaquín Costa. Sus primeras esculturas infantiles, a navaja, fueron de tanques y cañones. Rallo comenzó a trabajar en talleres de mármoles sobre adornos funerarios y desde los 14 años a los 21 trabajó en el taller de Félix Burriel. Incluso figuró como modelo para este escultor y está en uno de los relieves de la CHE con pantalón de peto.


Aprendió el oficio de la mano de Félix Burriel, a cuyo taller se incorporó en 1945. Junto al escultor Manuel Arcón representaba uno de los últimos conocedores de la tradición del oficio aprendido desde chico, con el maestro Félix Burriel.


Hizo la mili en Barbastro como bibliotecario. Una inyección le transmitió involuntariamente una hepatitis C, de la que Rallo se cuidó a lo largo de su vida. Abrió su propio taller en 1950, en la calle Madre Sacramento, 37 de Zaragoza. Su primera obra destacable, un retablo para una iglesia, lo realizó en 1954, y continúo su gran producción religiosa con una destacada composición en la que resaltaba los aspectos espirituales.


Fue presidente de la Asociacion de Artistas Plásticos Goya, Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis, había ganado numerosos premios en la ciudad, y fundador de diversas asociaciones de artistas.


Era un gran dominador de la técnica. Clásico en la escultura religiosa, con tonos de realismo psicológico en la mayor parte de su obra, a partir de la década de 1960 afinó las formas de las esculturas femeninas lo que, para algunos críticos, es la parte más significativa de su producción. Considerado uno de los escultores figurativos más importantes de la segunda mitad del siglo XX en España.


Su obra abarca varios temas. En la temática religiosa destaca el acabado anatómico eludiendo excesos muy realistas y marcando la espiritualidad con notable finura. La Virgen resalta por la serena expresión facial acompañada de una tenue sensualidad, con lo cual incorpora un matiz humano. En algunas esculturas la gubia deja notar su presencia en curvadas hendiduras para alterar la superficie, aunque es casi norma el idóneo acabado.


Recordando sus magníficos retratos, buscando interiorizar en el personaje, sus prototipos regionales, tan exactos en lo que representan, y sus maternidades, con toda la carga simbólica, cabe detenerse en los torsos y en los desnudos femeninos. Punto clave es el año 1968, momento en el que para muchas obras elimina poco a poco el realismo. Sus desnudos femeninos evolucionan externamente hacia una demarcación de la superficie que trata por medio de planos estrechos y lisos que abarcan amplias zonas en sentido ascendente. Como variante, y esto se da en la mayoría de los desnudos hasta el presente, pule la superficie y estiliza la figura, de manera que habita una marcada elegancia paralela a un sensualismo repleto de insinuaciones. La expresión facial es dulce y serena.


Sus torsos masculinos marcan un territorio radicalmente distinto al femenino. Bien sean con la superficie pulida o con deliberadas imperfecciones para potenciar lo textual, la constante es el poderoso vigor emanante en el conjunto de lo realizado.


Autor de numerosas obras en Zaragoza, entre otras citar: los cuatro leones del Puente de Piedra, las Musas que coronan la trasera del Teatro Principal, la fuente de los peces en la Plaza del Pilar o el caballito de bronce detrás de la Lonja; hay retablos suyos de alabastro, en las parroquias de Gargallo, en Fortanete, en las Dominicas de Alcañiz...; de Rallo son pasos procesionales de Semana Santa como el Jesús Atado a la Columna para la cofradía de El Nazareno de Alcañiz; su obra está representada en monumentos públicos, instituciones oficiales y privadas de toda España, y en Francia, Alemania, Estados Unidos, Japón, Puerto Rico o Perú, entre otros.


En el año 2001, la Diputación Provincial de Zaragoza le dedicó una exposición retrospectiva en el Palacio de Sástago. Su última obra fue un busto de D. Antonio Beltrán Mártinez.



OBRAS EN EL JILOCA:


Otros materiales

Bibliografía

  • Azpeitia, Ángel y otros (1988): Francisco Rallo . Teruel, Museo de Teruel
  • Bernués Sanz, Ignacio; Pérez Lizano, Manuel (2008): El desnudo en la escultura de Francisco Rallo Lahoz, 1972-2006. Teruel, Museo de Teruel
  • Lomba Serrano, Concha (2002): La plástica contemporánea en Aragón (1876-2001). Zaragoza, Ibercaja.
  • Rallo Lahoz, Francisco (2009): ``Francisco Rallo Lahoz. Mi vida dedicada a la escultura´´. Rolde, Zaragoza, , 130-131, 44-59
  • http://www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=10604


Adri ced cej.jpg