Retablo mayor (Villanueva de Jiloca)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Villanueva retablomayor.jpg
Identificación:
Título Retablo mayor de San Gil Abad (Villanueva del Jiloca)
Autor Berges, Arnau

Tapia, Martín de

Fecha de ejecución 1578
Descripción:
Estilo Siglo XVI
Tipología Retablos


Este retablo de la iglesia de Villanueva de Jiloca está dedicado a San Gil Abad.

Se sabe que el mazonero Arnau de Berges se compromete a su realización con arreglo a la traza dada por Martín de Tapia quien realizaría la pintura el año 1578, año en que se colocó en la antigua iglesia sustituyendo a otro anterior. Un documento conservado en el Archivo Parroquial permite saber que en el citado año Don Pedro Cerbuna, Canónigo y Vicario General de la Archidiócesis, autorizaba al vicario y los jurados de Villanueva a hacer las obras pertinentes para colocar en el presbiterio el retablo recién construido , siempre que el viejo se colocase en un lugar digno de la misma iglesia. El retablo ocuparía el ábside de la iglesia antigua hasta que se construyó un nuevo edificio durante la primera mitad del siglo XVIII; en el momento de la consagración de la nueva iglesia ya se habría vuelto a colocar este retablo en el presbiterio; sin duda ninguna, en ese momento el retablo estaba un metro más cerca del suelo que en la actualidad y pegado al muro del ábside; todavía puede verse el hueco que se excavó en el muro para encajar la hornacina cóncava en la que se cobija la escultura de San Gil.

Ignoramos la razón por la que, seguramente hacia 1880, se elevó el retablo sobre un metro, a la vez que se despegó del muro tal como queda en este momento; alguna razón habría para este cambio, pero no parece que fuera muy acertada, ya que de esta manera oculta la parte alta de los lunetos del muro occidental. Creemos que la elevación del retablo se produjo hacia 1880 porque el basamento sobre el que está elevado es del mismo material y tiene la misma decoración que los cinco retablos que fabricó el escultor Santiago González Pascual entre 1880 y 1885, como más adelante se expresa.

El retablo mayor de San Gil Abad es un retablo que mide unos seis metros de alto y cerca de cuatro de ancho; ya se ha dicho que se construyó para la iglesia antigua; por lo que no debe sorprender que acaso quede algo desproporcionado para el ábside que en la actualidad ocupa.

Mazonería

Es un retablo cuya mazonería es de madera dorada y policromada y tiene banco, cuerpo y remate:

  • El banco tiene cuatro plintos con otras tantas hornacinas y dos tableros en las calles laterales. Sobre el banco se levanta el cuerpo que tiene tres calles enmarcadas por cuatro columnas corintias cuyo tercio inferior se adorna con grutescos y el resto estrías; sobre los capiteles corintios cierra el entablamento solamente en las calles laterales, ya que la central, con hornacina avenerada, se prolonga en el remate que acaba en tímpano curvo y roseta y está flanqueado por acantos enrollados; tiene guardapolvos a los lados del cuerpo. Predomina la decoración de grutescos, candelieri, angelotes, ramos y frutos. En las hornacinas de los plintos se encuentran cuatro esculturas de los evangelistas, los cuatro pilares de la iglesia, junto con las tablas pintadas con los bustos de Santa Catalina y Santa Lucía que llevan sus nombres correspondientes y que tienen bastante calidad. Sin duda hubo un tabernáculo acorde con el retablo en la calle central que se prolongaba medio metro hacia el cuerpo del retablo: tal vez al elevar el retablo, dicho tabernáculo fue sustituido por un Expositorio moderno que tiene dos columnas a los lados sobre las que se apoya una especie de entablamento y sobre él, una cúpula coronada por una nube con rayos dorados; en la puerta del Expositorio un bajorrelieve con la Santa Cena y el Espíritu Santo; bajo la escena, la siguiente inscripción : A DEVOCION DEL PRESBITERO DR. D. JOSE NUÑEZ CURA PARROCO QUE FUE DE ESTA IGLESIA. Una mala reforma que dejó además un hueco bajo la hornacina de San Gil mal solucionado con una tabla de distinta decoración.
  • Cuerpo. En la calle central del cuerpo aparece la figura de San Gil Abad, que mide 1,30 metros de alta: es una bella talla de madera policromada en la que el titular del retablo y de la Iglesia está vestido de abad, con la mitra y el báculo y a sus pies, la cervatilla. Las calles laterales tienen dos casas cada una de ellas, con otras tantas tablas de 1 metro de altas por 0,74 de anchas en las que se representan San Nicasio, San Francisco Javier, San Nicolás y San Antonio de Padua con sus correspondientes inscripciones. Son pinturas al óleo de buena factura.
  • Remate. La calle central se continúa sin ningún adorno ni impedimento hacia el remate en el que se encuentra un grupo escultórico muy interesante del Calvario. El retablo termina en un frontón curvo con la figura pintada de Dios Padre coronándose con una mandorla con la imagen de la Virgen. Sobre las calles laterales, por encima del entablamento, los acantos enrollados enmarcan las cabezas de San Pedro y San Pablo, en relieve.

En los laterales del retablo, a la izquierda, una Virgen del Rosario tallada en madera estofada y policromada ( 0,93 m. de alto ) que primitivamente era una Virgen con el Niño y unos rayos por la espalda; obra del siglo XVII de bastante calidad. A la derecha, una santa en madera policromada ( 1,10 m.) de alto de mediados del siglo XVIII de poca calidad.

Otros materiales

Bibliografía

  • Esteban Lorente, Juan Francisco y otros: Inventario artístico del partido judicial de Daroca. Realizado en los años 1975-1980 y revisado por Fabián Mañas Ballestín en 1999. Inédito.
  • Arce Oliva, Ernesto (2003): ``Retablos de los siglos XVI y XVII´´. Comarca del Campo de Daroca, Zaragoza, Diputación General de Aragón, 195-205


Adri ced cej.jpg