Romería a la Ermita de la Virgen del Castillo (Aguatón)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Virgen del Castillo y su ermita

Durante los últimos años se acude desde Aguatón a la ermita de la Virgen del Castillo el primer sábado del mes de mayo, pero hace años se iba del 1 al 10, algún día que no hubiese horno. La romería en sí ya no tiene lugar: se acude a la ermita en coches, se celebra misa, se come y tras rezar el rosario se vuelve al pueblo. Desde 2007 se ha retomado la costumbre de parar en la Cuesta Colás para tomar torta y vino.

Antiguamente, la romería comenzaba en la iglesia del Salvador, en el núcleo urbano, y de allí ya salía la procesión. Detrás iban los machos y los serones con la comida. La procesión se disolvía a la altura de la ermita de la Virgen del Puche. Al llegar al paraje conocido como la Cruz de San Juan, se reunía de nuevo la procesión y se llegaba hasta la ermita. Uno o dos personas iban delante y salían a esperar a la romería con la bandera.

Una vez en la ermita lo primero era celebrar misa. Después se comía y más tarde se rezaba el rosario. Los hombres jugaban a la baraja y otros a la calva. A la tarde se volvía al pueblo otra vez, y en la Cuesta Colás se paraba para comer torta y a beber vino. Era costumbre en la Cuesta Colás pasar lista de los cofrades. Si alguno de ellos no estaba presente tenía que pagar una multa de un duro por salirse de la procesión.

La Cofradía de la Virgen del Castillo radicaba en Aguatón y todos los hombres, al casarse, se hacían cofrades, aunque no era obligatorio. Los cofrades tenían la obligación deir a la ermita en la romería del mes de mayo. Si por alguna obligación o enfermedad no podía, tenían que pedir permiso y normalmente no se le tenía en cuenta. Quienes se quedaban en el pueblo solían recibir a la comitiva tocando las campanas una vez se avistaban por el alto del Puche. En el pueblo había baile en la Plaza. En la posguerra tocaban la guitarra el tío Silverio y el tío Modesto y el acordeón del tío Francisco.

Había gente que caminaba descalza, o incluso de rodillas, hasta la ermita. La imagen de la Virgen salía de la ermita para visitar los pueblos que acuden en septiembre. Para que lloviese se le solía cantar la salve y los Gozos a la Virgen del Castillo.


Bibliografía

  • HERRERO SÁNCHEZ, Francisco José (Coord.) (2007): Aguatón: Historias de vida. Aguatón, ababolComunicación.