Escudo municipal de Monreal del Campo

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Escudo de Monreal del Campo conservado en la torre
Escudo tallado en el frontón
Escudo tallado en la fachada del Ayuntamiento

Las armas labradas en la torre de la Iglesia son la representación más antigua que se conserva del escudo de Monreal. Debieron ser incorporadas a la torre en el momento de la construcción del edificio, a mediados del siglo XIX, aunque posiblemente sean más antiguas y provengan de algún otro edificio público destruido durante la guerra carlista. Fueron descritas en el año 1885 en el Diccionario Geográfico, Estadístico, Postal y Municipal de España de la siguiente manera: “dos árboles sosteniendo una corona real en su parte superior y en la inferior, entre sus troncos, una flor de lis”. En el borde aparece la leyenda “Fidelísima y muy noble villa de Monreal del Campo por la Ley y su Rey Felipe V”. A modo de soporte aparecen dos aguilas sujetando una base que acoge todo el escudo. Este modelo heráldico recogía los privilegios honoríficos otorgados por Felipe V a la villa de Monreal en el año 1709, la posibilidad de poner una flor de Lis en su escudo y la leyenda de “fidelísima y muy noble villa.

En el año 1948 se talla otro escudo para colocarlo en la parte superior del frontón de la localidad, junto al Ayuntamiento. Es una copia de las armas de la torre, con los dos árboles sujetando la corona real y, en medio, una flor de Lis, pero se ha suprimido todo el bordado, la base de las águilas y la leyenda del borde. Esta modificación quizás fuera producto de la tosquedad del artista que elaboró las armas, mucho más simples técnicamente que las de la torre, y de su incapacidad para tallar correctamente las águilas, el bordado y las letras de la leyenda, por lo que optó por simplificar el escudo, eliminando (y esto es grave) uno de los antiguos privilegios.

En julio de 1957 el Ayuntamiento de Monreal decidió hacer oficial el escudo representado en la torre, solicitando la correspondiente autorización al Ministerio de Gobernación. Tras más de cinco años de trámites y profundas modificaciones, fue aprobado en noviembre de 1962 por el Consejo de Ministros, tras dictamen de la Real Academia de la Historia. Del modelo original de la torre se suprime inexplicablemente la corona real del campo del escudo para colocarla en el timbre, siguiendo los modelos heráldico actuales, se cambia la flor de lis a la parte alta del escudo y, sin aclarar el motivo, se suprime todo el bordado, el soporte con las águilas y la leyenda con el privilegio otorgado por Felipe V, aceptando como válido el modelo heráldico colocado en la pared del frontón. El escudo oficial, muy simplificado, quedó diseñado de la siguiente forma: “Escudo de plata, dos árboles de sinople puestos en faja; el jefe de azur y una flor de lis, de oro. Al timbre corona real”.

Una vez publicado el decreto de aprobación (3329/1962 de 29 de noviembre) este escudo diseñado en Madrid tenía la categoría de ser el único oficial, pero la tradición y el peso de la costumbre suelen influir en las gentes más que los decretos oficiales y nunca se respetó, ni siquiera por el propio Ayuntamiento. El primer escudo que se realizó con la pretensión de convertirse en el modelo oficial, colocado en el dintel de la puerta de acceso a la casa consistorial, situaba la flor de lis debajo de los árboles, tal como estaba en la torre de la iglesia, pero al revés de lo aprobado en Madrid. Al mismo tiempo recupera la leyenda, las águilas y el bordado.

El escudo situado en la puerta del Ayuntamiento fue reproducido en algunos llaveros, mecheros o pegatinas publicitarias, que aprovecharon su simplicidad para convertirlo en una especie de logotipo identificativo de la localidad. Algunas armas suelen aparecer con la flor de lis en la parte baja pero sin leyenda ni bordado, como por ejemplo las labradas en la puerta de madera de acceso al Ayuntamiento, quizás por decisión del artesano que las realizó para simplificar la complejidad del tallado. En otros casos, como los programas de fiestas o los llaveros, los errores son más manifiestos, cambiando los colores, apareciendo los árboles en oro sobre campo azul y la flor de lis sobre campo de gules.

En el año 1992 Manuel Monreal Casamayor, diplomado en Genealogía y Heráldica, destacó estos desatinos, realizando un estudio sobre la evolución del escudo de Monreal y las modificaciones introducidas posteriormente . Para evitar la proliferación de variaciones propone recuperar el escudo descrito por el Ministerio de Gobernación en 1962, pues mientras no se publique otro decreto que lo cambie, el diseño aprobado por el Ministerio tiene un carácter oficial.

Ahora bien, también insiste en que no se puede perder ni la bordura ni los honores otorgados por Felipe V por la fidelidad y servicios prestados durante la Guerra de Sucesión. Para ello propone, manteniendo la legalidad, que estos honores aparezcan fuera del escudo oficial, en un listel sujeto por las dos águilas tradicionales, sirviendo al mismo tiempo la cinta de soporte al escudo. Al mismo tiempo, recomienda sustituir la Corona Real del timbre por una corona real antigua aragonesa, rememorando de este modo la antigua fundación del Mont Regalis por Alfonso el Batallador.

Estas recomendaciones tuvieron buena acogida en el Ayuntamiento de Monreal, que decidió a comienzos de la decada de 1990 hacer oficial las armas descritas por Manuel Monreal.

El escudo oficial vigente actualmente se podría definir de la siguiente manera: Escudo de plata, el jefe de azur y una flor de lis, de oro; dos árboles de sinople puestos en faja; al timbre corona real antigua aragonesa; a modo de soporte dos aguilas reales sujetando una cinta en la que pone “Fidelísima y muy noble villa de Monreal del Campo”.