Fiestas patronales de Alba

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Moros y cristianos en Alba del Campo

En las fiestas patronales de Alba se realizan a comienzos de mayo, concretamente del 2 al 4, en honor a la Invención de la Santa Cruz, San Cristóbal y la Virgen de Mora. Duraban 3 días y cada uno de ellos se dedicaba a uno de los santos citados, por ese mismo orden.


Para estas fiestas de la Santa Cruz tenía lugar antaño el Dance de Moros y Cristianos, un baile que la gente mayor recuerda haber visto celebrar en Alba y cuya última representación fue en 1942, en el contexto de la fiesta de la virgen de Mora.

Todos los días se hacía misa (pagada por los clavarios), en la que los cantores de la localidad se subían al coro para deleitar a los presentes (esto fue sustituido más tarde por un grupo de jota de Monreal del Campo). También se hacía procesión esos días, sacando el primer día la Cruz, el segundo a San Cristóbal y el tercero a la Virgen de Mora. esta procesión daba la vuelta al pueblo recorriendo la parte baja del mismo.


Los clavarios de ese año son los encargados de organizar la fiesta, ellos pagan casi todo, escepto la música, que la ponía el ayuntamiento. También sus familias colaboran, así, las esposas e hijos de los cuatro clavarios, elegidos cada año en orden a la fecha de su matrimonio, o voluntarios en el caso de que no haya matrimonios nuevos, son los encargados de repartir el pan bendito en la misa. Tras la misa del primer día, se hace un pasacalles por la localidad en el que las familias de los clavarios convidan al resto del pueblo que acude a un refresco en la puerta de sus casas, éste consiste básicamente en pastas y vino.

Estos clavarios visten fajín rojo y un sombreo de copa de color negro con una cinta roja.

Son característicos los símbolos que cada uno lleva: el bastón con dos cintas rojas que sostiene el capitán, la bandera grande que representa a San Cristóbal, la bandera pequeña a la Virgen de Mora y el espejo que simboliza a la Cruz de Mayo. El día de la Santa Cruz se arrojan a lo alto a los clavarios del año siguiente, en el orden en que llevan los símbolos, mientras el alcalde pregunta “¿habrá fiestas en Alba?” a lo que el pueblo responde “mientras haiga tejas”.


El segundo día de las fiestas por la tarde se realizaba la corrida pedestre hasta el pairón de San Ramón. El ayuntamiento daba de premio dinero (25, 15 y 5 pesetas respectivamente para el primero, segundo y tercero), y los clavarios, que presidían con el ayuntamiento, daban tortas de pan bendito (3, 2 y 1 respectivamente según la clasificación del corredor)

También era habitual que esa misma tarde tuviera lugar la práctica de otros juegos como los birlos (o mirlos)o las carreras de burros con la albarda sin atar y el jinete montado al revés.


Una de las cosas que más recuerdan los de Alba son las sesiones de baile que tenían lugar las tardes y noches de los tres días de fiesta. Y también recuerdan el denominado "baile del traido o trairo", muy característico de Alba, se bailada en parejas o cuadrillas, agarrados del cuello o la cintura, antes del descanso de las sesiones de baile. Solo se bailaba en las fiestas patronales y recuerdan que si entraba algún forastero, se la daba "un empentón".


Recientemente se ha recuperado el canto de los mayos dentro de las fiestas mayores.