Iglesia parroquial de Cella

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Torre y templo de la localidad de Cella

A los pies del castillo se sitúa la iglesia de la Inmaculada de Cella. La primigenia edificación debió de construirse a finales del XIV o comienzos del siglo siguiente, siguiendo el tipo habitual del gótico levantino con nave única con capillas entre los contrafuertes y cubierta con bóveda de crucería sencilla. Ya en el siglo XVI se remodelaron las capillas de los pies, cubriéndolas con bóvedas de crucería estrellada. La sólida torre se debe al cantero Juan de Larrenaga, quien en 1612 pactó con el concejo la modificación del proyecto anterior. En 1616 la obra estaba ya prácticamente finalizada a excepción de la escalera. A comienzos del XIX, en 1802, se hundió la cabecera, que fue reconstruida como si se tratara de un crucero con cúpula, aunque su actual configuración se debe a la intervención de Pablo Monguió, quien diseñó la ampliación modernista en las primeras décadas del siglo XX. Esta iglesia ha sido restaurada en 1999.


Elementos destacables

  • El retablo mayor, pese a que se destruyó al hundirse la cabecera en 1802, es la pieza que más interés ha despertado entre los estudiosos, quienes basándose en los fragmentos hoy conservados en la sacristía lo han atribuido sucesivamente a Juan de Salas, a Gabriel Yolí y a Bernardo Pérez. Actualmente parece demostrado que el retablo se realizó entre 1560 y 1562, teniendo por artífice a Cosme Damián Bas, mientras que Bernardo Pérez se hizo cargo de la mazonería.
  • Destaca además la Virgen del Castillo, talla gótica de alabastro datable en el siglo XIV, que actualmente preside un retablo dedicado a la Virgen del Rosario y cuyos tondos dedicados a los Misterios fueron realizados por el pintor manierista de origen romano Silvestre Estanmolín en 1601. De estas fechas data también el retablo dedicado a San Sebastián, atribuido a Juan Ambel. Algo posterior es el lienzo de San Pantaleón, ubicado en la sacristía, firmado por el pintor Antonio Bisquert.
  • En 1976 se instaló en la capilla mayor un retablo procedente del santuario de la Virgen de la Langosta en Alpeñés, obra del escultor Francisco Ascoz. Los cuadros originales fueron pintados por Vicente Guilló, de Vinaroz, en los años 1685 y 1686, pero los que hoy lo ilustran se deben a Juan Antonio Pumareta, mientras que la imagen del Crucificado es obra de sor M.ª Gemma Pitarch.
  • En 1864 el orfebre Manuel Gallén Ferrera, de Morella, realizó un nuevo relicario de Santa Rosina para sustituir al anterior que había sido robado.
  • El órgano fue contruido por Pedro Gil, de Monterde de Albarracín, hacia 1718-1719

Bibliografía

  • Arce Oliva, Ernesto (1988): "El retablo de la Virgen del Rosario de Cella (Teruel), obra del pintor Silvestre Estanmolín (1601)", Artigrama: Revista del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, Nº 5, pags. 133-144
  • Deler Hernández, Pedro Pascual (1980): "Nueva aportación al estudio del retablo de Cella", Teruel: Revista del Instituto de Estudios Turolenses, Nº 64, pags. 71-74
  • Arce Oliva, Ernesto (1993): "Observaciones sobre el antiguo retablo mayor de la iglesia parroquial de Cella (Teruel), 1560-62", Artigrama: Revista del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, Nº 10, Ejemplar dedicado a: Manuel Expósito Sebastián), pags. 273-290