Proyecto de restauración de la vega de Daroca y sus poblaciones

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

D. Domingo Mariano Traggia, dice:

"Por otra parte, el ganado cabrío, que se ha multiplicado, no dexa crecer los montes, que se tallan, y los plantíos que previenen las Reales Ordenes, suelen ser ilusorios, y ha resultado en el espacio de ochenta años más de la mitad de los montes perdidos. Díganlo las faldas de los montecillos de la derecha de las vertientes del Jiloca, desde los muros de la capital del Partido hasta el término de Villafeliche (Daroca, MANCHONES, Murero y Villafeliche), donde ya no se hallan troncos, ni raíces, en terrenos que afirman haber visto bien vestidos de grandes carrascas y rebollos, algunos de los que viven al presente. Consta,en los antiguos acuerdos del Ayuntamiento de Daroca, que en los años de 1703 y 1704, para aliviar á los vecinos de la contribución de los gastos de la insaculación de empleos y oficios, se mandó vender la leña seca que se hallase en su dehesa por tierra, y se sacaron mil y quinientas cargas; y no bastando, se cortó la seca que había en las carrascas verdes, se limpiaron las rochas y descabezaron los rebollos, con cuyos arbitrios, sin llegar á los pies principales, se pudo subvenir á los crecidos gastos, y socorrer al mismo tiempo de leña á sus vecinos, dándoles la carretada á doce sueldos, á diez y ocho dineros la carga de caballería mayor, y á diez y seis la de menor. Este perjudicial manejo de montes es la causa de haberse duplicado el precio de toda leña, recia y delgada, en el espacio de sesenta años, y aun en menos tiempo por partes, debiendo poner al país cada día en necesidad más estrecha, con cuyo motivo se ha disminuido muy considerablemente la caza."


"La vega del Jiloca es verdaderamente deliciosa; pero debiera mejorarse su estado. Las mayores ramblas que acuden al río Jiloca, por una y otra parte del valle, en la vega que os de su término, cuya longitud por el hilo del río es de nueve mil setecientas y treinta y cinco varas aragonesas, son, bajando por la derecha, la de San Julián, la de la Mina, la del Cuarto, la de la Paridera y la de las Fontanillas; y por la izquierda de sus corrientes, contando desde la parte superior, por su orden, las de Valdehorna, (Jantalobos, Valdorrubielos, Valdelosa, Valconchán, Daroquilla, Valdej)icador, del Pajar, Santa Bárbara, Valmesón, Valdeariento y Valpeñuelas, que entre todas son veinte y una. Entre las acequias grandes y pequeñas, por las que se desangra este río para varios usos, son las principales y antiguas, la de Gabarda, que se toma en el término de Báguena, con el nombre do Modorra, por la izquierda del río, trescientas treinta varas más abajo del puente de la Vega; y vuelve á su cauce en la rambla de Valdelosa: la de Gracia-Alcaide, que se toma en el término de San Martín, por la derecha, antes de llegar al frente de la rambla de Val de Hinojosa, y desagua en la antigua Molinar, sobre el convento de San Francisco de esta ciudad, que se toma bajo el puente de Villanueva,. por la derecha; y desagua en el río, á unas setecientas varas debajo de la puente de Piedra de la misma ciudad; las de Ancho y Valleantiguo se toman, por la izquierda, aquélla en la presa del molino de Villanueva, y desagua sobre la puente de Tablas, ésta nuevecientas varas de la rambla de Valconchán, y entra en la de la Orden, frente á la torre de Valleantiguo, que se toma ciento ochenta varas más arriba de dicha torre, y desagua en el río cerca de la ermita de San Mames de Murero: frente á la misma torre, por la derecha del río, se toma la acequia de Martín de Pinilla, que desemboca en la de los Linares, que es del término de Murero. La del Molino nuevo se toma sobre la puente de Piedra de esta ciudad, y corre menos de trescientas varas, hasta que se une con la más antigua. Últimamente, la acequia de Inchavales, que corre también por la derecha del río, se toma en la balsa del Molino nuevo, y desagua en la rambla de Valdefuero de MANCHONES"

"Está agregada a la Parroquial Iglesia de San Andrés de Daroca, la Iglesia de la Parroquia de Monteagudo, pueblo muy antiguo, vecino á esta ciudad, llamado Enderme, cuya pila bautismal hoy subsiste en el suelo bajo de la vega hacia MANCHONES, en una ermita que le dicen San Andrés de Monteagudo."

"La renta de la Mitra de Zaragoza sobre este Partido compone diez y seis mil libras jaquesas, y setenta y siete las acciones de á cien duros cada una que tienen en el Banco Nacional de San Carlos los interesados que siguen : la ciudad de Daroca, diez y nueve; el pueblo de Báguena, quince; MANCHONES,siete, Villanueva, dos; Vilafeliclie, cinco; el Cuerpo de Comunidad, veinte y nueve, hallándose establecidos en Daroca un Tribunal Eclesiástico y otro de la Cruzada, y por todo el Partido algunos Comisarios y Familiares del Santo Oficio de Inquisición."

"Las labores á que tienen mayor inclinación los naturales son la agricultura, los ganados y texidos bastos de cáñamo y lana. Su genio obscuro, tenaz, pero bien inclinado; y sus diversiones más frecuentes son el juego de naipes, la pelota, el canto, la barra, cargar peso y jugar la estornija [[1]]. Su trato en alimentos, ajuares y vestidos, el común de Aragón, y á proporción de sus cortos haberes."

"Daroca confronta con el lugar de MANCHONES á tres cuartos de hora."


DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE DAROCA Y SU COMUNIDAD. D. Toribio del Campillo. Librería del Instituto de Estudios Medievales. Toronto. Ontario.