Anento

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Logoxiloca.jpg Tienes una guía turística de esta localidad.


DATOS GENERALES
Comarca: Campo de Daroca
Ayuntamiento: Anento
CP: 50369
Altitud: 924 msnm
Extensión: 21,59 km²
Población: 153 hab. (INE 2007)
Gentilicio: Anentino, na
Anento.jpg
Municipio de la Provincia de Zaragoza, en la actual comarca del Campo de Daroca.






Medio natural

Pero no podemos dejar Anento sin visitar su famoso Aguallueve, un paraje natural en el que el agua que se filtra por la roca caliza deja crecer una peculiar vegetación rica en musgos y helechos.

Demografía

La evolución demográfica de esta localidad es muy peculiar. Alcanzó su máximo poblacional en 1939, para despoblarse poco a poco. A partir de 1991, cosa extraña en esta comarca, empezó a recuperar parte de su población.

Variación demográfica del municipio entre 1990 y 2004
Año 1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1981 1991 2001 2004
Habitantes 387 362 341 388 367 351 270 101 11 104 116 198


Además de la propia localidad, la población residía en masadas y caseríos cercanos. En los censos de los años 1857 y 1860 aparecen los siguientes asentamientos humanos dispersos:

Algunos datos de su historia

La localidad de Anento en 1913

Patrimonio arquitectónico

Castillo
Retablo mayor del templo

El pueblo presenta un interesante urbanismo en cuesta, con estrechas callejas y abundancia de pequeñas plazas; algunas casas muestran portadas de arco apuntado y otras conservan al exterior el material utilizado en su construcción: el tapial.

De gran interés es la Iglesia de San Blas con el retablo gótico, uno de los más importantes de Aragón.

En la parte alta del pueblo está la ermita de Santa Bárbara, más arriba, en la montaña, el castillo del siglo XIV y, al otro lado del valle, el torreón celtíbero de San Cristóbal.

Esta localidad, conserva dos peirones: del Pilar y Virgen de Rosario; y una columna prismática de piedra, con el nombre de la localidad, que bien pudiera ser otro de los peirones.

Linajes y personajes

Como personajes que han destacado en alguna faceta de la vida humana podemos destacar a

Fiestas, costumbres y gastronomía

  • Se celebraban las fiestas de invierno de Anento en honor a San Blas y Santa Águeda (3, y 5 de febrero), siendo 5 los días de fiesta que se guardaban antaño, puesto que las fechas eran propicias ya que no había mucho trabajo en el campo. En la actualidad se han trasladado al mes de agosto, por mayor afluencia de público.
  • Para San Antón, el 17 de enero, los cofrades de la cofradía de San Antón repartían el pan bendito en la misa del santo.
  • Los carnavales en Anento duraban del domingo al martes, se disfrazaba la gente colocándose caretas de cartón para no ser reconocidos y pintándose las caras con hollín. Siempre acababan con un chocolate.
  • La Semana Santa contó con mucho arraigo en Anento antes de que la despoblación acabara con muchas celebraciones. Se colocaba monumento en la iglesia, además de realizarse numerosas procesiones como la del viernes santo a la capilla de la rambla, o la del encuentro del domingo. El día de Pascua les hacían a los chicos el conocido como "panecico", a base de masa de pan y longaniza. Este panecico junto con un "huevo frito a lo pastor" era la base de la merienda que, esa tarde, tomarían todos juntos en el campo.
  • Los mozos organizaban una ronda para el día de Pascua en la que colocaban en las ventanas de las mozas flores y caramelos para las que querían bien, y algún "zancarrón" o una sota de la baraja a las que querían peor. Posiblemente este día era el que plantaban el mayo o chopo en la plaza del pueblo.



En lo que respecta a la música popular, según aparece recogido en el Archivo de música popular de ADRI, para las fiestas de febrero se llamaba a los músicos de Villafeliche, conducidos por José Martínez el Puchericos. Se hacía el baile en un salón (el calabozo). Durante el resto del año también iban los de Lanzuela (Santiago, Félix, Emiliano), El Tresico de Báguena, los Valentines de Bello y José López el Albardero de Burbáguena. Había carreras de pollos, burros y conejos, acompañadas de música, tradicionalmente por el Villano.

Hubo gran afición a los romances; se recuerda que se compraban impresos a los ciegos. Santiago, el Ciego de Lanzuela, era natural de Anento, y volvió con cierta frecuencia al pueblo a cantar después de cambiar de residencia.

Hubo rondalla y otros músicos, como el acordeonista Florencio Cebollada (activo en los años 50).

Leyendas y anécdotas

Enlaces externos