Compañía La Calavera

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Emblema de la Compañía


En septiembre de 1936, nada más estallar la Guerra Civil, se constituyo en la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza, una compañía expedicionaria que fue destacada al frente de Teruel, en primera línea, como unidad de choque. Debido al distintivo que adopto, fiel exponente del valor temerario de sus integrantes, fue muy pronto conocida como La Calavera.

Procedente de Infantería y veterano de las Campañas de Marruecos, el Capitán Oliete convirtió esta compañía en una unidad de choque de primera línea. La nueva unidad, que llego a contar con una plantilla de 1 Capitán, 5 tenientes, 1 brigada, 8 cabos y 170 Guardias Civiles, quedo encuadrada en la 52 División mandada por el General de Brigada de Artillería Mariano Muñoz Castellanos, jefe del sector de Teruel.

La Compañía fue inmediatamente enviada al frente. A partir del 1 de Octubre de 1936 la encontramos en el Puerto de Escandón, Albarracín, Argente y Visiedo, el Cerro Gordo de Teruel, Sierra de Molina de Aragón, etc. A los pocos meses se había convertido en una auténtica unidad de choque que era empleada como tropoa de infantería en las posiciones de mayor riesgo y fatiga. Adoptó como emblema una calavera sobre las iníciales G y C, entrelazadas sobre fondo negro. Las escarapelas con la calavera, cosidas en los capotes, uniformes, prendas de cabeza, etc., eran el mejor medio para ser identificados. En algunos casos las calaveras iban acompañadas de dos tibias cruzadas y hasta se bordo tan singular figura en el banderín de la Compañía. Estas escarapelas no estaban reguladas por normativa alguna, pero consentidas por el mando en tales circunstancias, harán de que junto al temerario valor de que estaban revestidos los Guardias Civiles que las portaban, fueran conocidos a uno y a otro lado del frente como los de La Calavera.

En agosto de 1937 la encontramos operando en el valle del Jiloca. Este mes fue destinada a Villarquemado, para recuperar la posición de cerro de Santa Bárbara, que había sido conquistada por los republicanos. En la madrugada del 30 de Agosto se consiguió ocuparla, no sin sufrir numerosas bajas. Al día siguiente las fuerzas republicanas lanzaron infructuosamente una violenta contraofensiva para intentar recuperar la posición perdida.

Estabilizada la situación, La Calavera, fue relevada y enviada a Santa Eulalia del Campo, para partir seguidamente hacia Bueña y tomar la posición de La Sarteneja. El 10 de septiembre dejaron dos secciones de la Calavera, guarneciendo La Sarteneja, mientras otra, reforzada por una sección disminuida de infantería, fue enviada a la de El Cabezo. El 12 de septiembre tomaron parte muy activa en repeler el ataque republicano a Bueña. El general de infantería del V Cuerpo del Ejército franquista reconoció su valor y ascendió a todos los componentes que participaron en este episodio.

Cubiertas las bajas producidas por Guardias Civiles voluntarios, la Compañía se reunió nuevamente, participando sucesivamente en las acciones de Bueña, Monreal, Santa Eulalia, Fuenferrada, Bezas, Calamocha, Campo de aviación de Caudé y Cella. También participó en la recuperación de la ciudad de Teruel tras la ofensiva republicana.

El 3 de mayo de 1938 se procedió finalmente a su disolución, reincorporándose sus componentes a sus respectivas Comandancias de origen o nuevos destinos.

Bibliografía

  • Aguado, F. (1985). Historia de la Guardia Civil. Volumen 6. Madrid: EHSA y Planeta.
  • Cenarro, A. (1996). El fin de la esperanza: fascismo y guerra civil en la provincia de Teruel, 1936-1939. Teruel: Instituto de Estudios Turolenses.
  • Núñez, J., “Historia de una Compañía Expedicionaria de la Guardia Civil 1936-1938. La Calavera”, Revista de la Guardia Civil.
  • Peña, J. M. (2004). La Guerra Civil y sus banderas, 1936-1939. Madrid: Agualarga Editores.