Enebro

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Enebro de la miera

Los enebros son unos arbustos resinosos y de escasa altura. Tienen la hoja perenne, con forma de aguja y tiene un aspecto denso.

Son bastante resistentes a las condiciones desfavorables. Necesitan mucha luz para crecer. Su crecimiento es muy lento. No suelen formar masas puras sino aparecer aislados en bosques abiertos.

Tienen los órganos reproductores masculinos y femeninos en pies diferentes.Los masculinos son unas pequeñas bolitas que, después de producir los granos de polen, se desprenden y no se ven. Las plantas con flor femenina producen unos conos esféricos de aspecto carnoso que tardan dos o tres años en madurar.

Esta especie de fruto contiene las semillas. Suelen ser comidas por aves (zorzales y mirlos) y por mamíferos (zorros y garduñas) durante el invierno; las semillas no son digeridas y salen en los excrementos por lo que favorecen su dispersión y el nacimiento de nuevos enebros.

Esto es muy importante en la recuperación del bosque en montes tan deforestados como los de la comarca del Jiloca.

Hay dos especies de enebros: el común y el de la miera. Ambos viven en nuestra zona.

  • El Enebro común tiene los frutos maduros de color negro-azulados y solo una línea blanca en el haz de cada hoja. Se emplea para aromatizar la ginebra.
  • El Enebro de la miera tiene los frutos maduros de color rojizo y dos líneas blanca por hoja. Proporciona un aceite que se emplea en veterinaria. Es muy resistente al frío y a la sequía.; por eso vive muy bien en las montañas de los países mediterráneos. Suele aparecer como un arbusto aunque a veces toma forma de arbolito.

El enebro de la imagen crece en una ladera del valle del Pancrudo en la zona de Cutanda. Como ves ya tiene altura (y años). Es un ejemplar notable.Y además con suerte, pues escapó del fuego en el incendio que arrasó la vegetación de esta zona hace cuatro años.

Los enebros tienen largas raíces y protegen el suelo de la erosión. Mantienen a varias especies de hongos y de insectos que solo pueden vivir sobre ellos. Y son un buen sitio para hacer el nido los escribanos y los pajareles. ¡Cualquiera lo busca entre ramas tan punzantes!

Otras web

  • Diario de un paisaje, página web elaborada por los alumnos del Instituto de Educación Secundaria Valle del Jiloca.