Entrambasaguas

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Despoblado de Entrambasaguas

El despoblado de Tramasaguas o Entrambasaguas se encontraría localizada en la sesma del Río Jiloca, entre Luco de Jiloca y el igualmente desaparecido lugar de Gascones; y su territorio quedaría finalmente integrado en el término de Luco, como así lo manifestaban sus vecinos cuando en 1560 frente de los representantes de la casa de Ganaderos de Zaragoza al hablar de sus dehesas.

La ubicación de la dehesa coincidiría con la ubicación que Esteban Abad le daba a la población de Entrambasaguas, a la que situaba en la confluencia del Pancrudo y el río Jiloca, inmediata a donde de hoy se sitúa el templo barroco de la Virgen del Rosario. No se observan restos constructivos, aunque existen varios muros en los alrededores de la ermita de la Virgen del Rosario (Luco de Jiloca), que pudiera proceder del antiguo templo parroquial de este despoblado, y en el pequeño cabezo situado junto a ella.

Respecto a lo que se citaba en el manuscrito del s. XVI referido a que la pardina sería comprada por Luco, no existe constancia documental de dicha compra, pero lo que es seguro es que Entrambasaguas no aparece en ningún momento entre las pardinas que la Comunidad de Aldeas de Daroca, y por tanto parece coherente pensar que no aparecía porque no le pertenecería por haberla vendido, tal y como también haría con la pardina de Villacadima.

En la obra del P. Faci, sin duda recogiendo la tradición popular, se dice que: “pues estamos tan cerda de la Villa de Calamocha, es razón, hazer aquí memoria de N. Sa. De entre dos Aguas o Entrambas Aguas, como abrevia el vulgo, la que se venera en un montecillo, que ciñen el Río Xiloca, y otro allí vecino, que se une con aquel, y las aguas de ambos dan nombre a la S. Imagen, fue esta Hermita Iglesia Parroquial de el Pueblo, que se trasladadlo aquí cerca, oy llaman Luco” . Confirmando de nuevo la situación del poblado en torno a la ermita de la Virgen de Entrambasaguas o Virgen del Rosario; en relación a lo dicho por el clérigo de que Luco sería fundado tras la desaparición de Emtrambasaguas, debemos manifestar que tal vez lo que nos indicaría esta historia popular es que los últimos pobladores de la aldea se trasladarían a vivir al cercano pueblo de Luco, porque no puede referirse a que los pobladores de Emtrambasaguas la abandonaran para fundar Luco, dado que lo más probables es que ambas surgieran en momentos similares; las dos localidades aparecen mencionadas tanto en el reparto de rentas del Obispo Castrocol de 1205 como en 1260 entre las localidades que pertenecían al Obispado de Zaragoza.

José Luis Corral dice que en 1387 el lugar sólo contaba con dos vecinos, pero de la misma manera nos dice que entre 1388 y 1389 subiría su pecha, lo que parece indicar que tras un momento especialmente duro el número de sus habitantes aumentaría durante esos años; aunque sin llegar a superar la crisis puesto que este mismo autor cita la existencia de un decreto real que obligaría a los escasos vecinos que quedaban a desplazarse a Burbáguena.

Lo que es indiscutible es que Entrambasaguas no aparece ya ni en el moravedí de 1373 ni en el de 1414; no es extraño pensar que la aldea quedará a finales del s. XIII tan mermada, víctima de la peste y de la guerra que finalmente desapareciera. En 1348 la vecina aldea de Gascones quedaba reducida a tan sólo 4 fuegos a causa de la peste y los vecinos de Luco 1363, quedaron exentos de pagar tributos por haber sido destruidos por los castellanos.

En 1421 parece que el lugar sería comprado por la Comunidad de Aldeas de Daroca; según uno de los libros de Cabreos de ésta en el archivo de ésta se conservaba “ un instrumento público de vendiçión otorgado por don Jimen de Urrea, señor de Sestrica y doña Costanza de Palafox su mujer de la heredad de Emtrambasaguas a favor de la Comunidad hecho en Calatayud a XXIIIII de febrero año MCCCCXXI”  ; este documento por desdicha no se ha encontrado con lo que no disponemos de más información, no se especifica ni la ubicación de la dicha heredad, ni tampoco si era poblado o pardina. Don Jimeno de Urrea y su esposa doña Constanza pertenecía a la alta nobleza aragonesa, y su linaje estaría emparentado con las grandes casas nobiliarias del reino, como los condes de Aranda; don Jimeno de Urrea participaría unos años después de la venta de Emtrambasaguas, en las Cortes del Alcañiz de 1336 dentro del brazo nobiliario . El hecho de que la Comunidad comprara la aldea para incorporarla a sus territorios no es extraño, puesto que lo había hecho con otros lugares tales como Cámaras o Mierla, entre otros muchos.

Posteriormente a esta fecha tenemos algunas noticias sobre la aldea pero ninguna de ellas nos aclara si estaría todavía poblada o no, porque están referidas todas exclusivamente al puente de Emtrambasaguas. Por ejemplo sabemos que en 1434 y 1473 se realizarían obras en dicho puente que serían pagadas por las de Aldeas de Daroca ; y que en 1437 el "pontage" de Emtrambasaguas sería arrendado a Bravo Pérez de Morata, vecino de Cuencabuena, al que la Comunidad tendría que compensar con 55 sueldos por las pérdidas que ese año había tenido en el arriendo. Además sabemos que a lo largo de 1440 la Comunidad tendría abierta una causa sobre el "pontage" de Emtrambasaguas, aunque desconocemos los detalles de la misma . Lo lógico sería pensar pues que los derechos de "pontage" sobre el puente de Emtrambasaguas pertenecían a la Comunidad de Daroca y no a Emtrambasaguas ni tampoco a Luco, como comprador de la pardina; en el Libro de Cabreos se ha hace mención a varios documentos sobre la “recepción de derechos por el pontaje de Tramasaguas” y sobre los “adempios de Entrambasaguas” ,que desdichadamente no se han encontrado y que podrían aclarar como sería la gestión de los derechos sobre el puente y la importancia del tráfico que circularía por él.

El puente de Emtrambasaguas o de Luco del Jiloca es un puente de origen romano que se situaba en la vía Zaragoza- Córdoba, una ruta de comunicación fundamental tanto en época romana como medieval, y que contaría con importante volumen de viajeros y mercancías que reportaría importantes beneficios a la Comunidad de Aldeas de Daroca. El puente se situaba antiguamente en la confluencia de los ríos Jiloca y el Pancrudo, actualmente el curso de los ríos ha cambiado y la unión de ambos ríos ya no se encuentra en ese mismo punto; seguramente sería esta confluencia de ríos la que daría nombre a la desaparecida localidad y al puente, al encontrarse situados en “entre ambas aguas”, entre las aguas de los dos ríos.

Según Emilio Benedicto que ha estudiado en profundidad la evolución de los prados de Emtrambasaguas y Gascones tras la desaparición de los dos lugares los conflictos entre Luco y Calamocha, arrendadores de las pardinas, se encadenarían, problemas que se intentarían solucionar con sendas concordias firmadas en 1503 y 1540, sobre la propiedad de los pastos y las dehesas de las pardinas. Durante el s. XVI y hasta el XIX los prados de las dos pardinas sufrieron un largo proceso de roturación y desamortización.

Bibliografía

  • CORRAL LAFUENTE, José Luis (1987): La Comunidad de Aldeas de Daroca en los siglos XII y XVI: Origen y proceso de consolidación. Zaragoza, Institución Fernando el Católico.
  • BENEDICTO GIMENO, Emilio (): ``Los prados de "Gascones" (Calamocha) y "Entrebasaguas" (Luco). Una aproximación histórica al estudio de las acequias, de los procesos roturadores y de la desamortización de los bienes comunales en la Cuenca del río Jiloca´´. Calamocha, Xiloca, 17, pág. 065-098
  • Rubio Martín, M. (2012): Despoblados y pardinas medievales en la comarca del Jiloca. Inédito.