Lavadero

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Primitivo lavadero sobre acequia en El Poyo del Cid
Lavadero cubierto en Singra

Hasta el siglo XX no se utilizaron edificios específicos para facilitar el lavado de la ropa. Antes de esta centuria solía realizarse sobre tabla y piedras a las orillas de la acequia o río, de la que quedan huellas en muchos lugares. Forman parte de la arquitectura del agua.


Tipología de los lavaderos

Los lavaderos han evolucionado a lo largo de los dos últimos siglos, buscando la proximidad a las localidades y la comodidad de las mujeres que acudían a lavar.

  • Los lavaderos más antiguos aparecen vinculados por lo general con las acequias, en las que se disponen sillares trapezoidales e inclinadas hacia la corriente para hacer de pilas de lavar. Por lo general los lavaderos construidos en época moderna carecían de cubierta, pero poco a poco fueron protegiéndose con la aparición de sencillos cobertizos a una y dos aguas. Un ejemplo bastante complejo lo encontramos en el lavadero (Monreal del Campo).
  • Los lavaderos de pila se generalizarán en la segunda mitad del siglo XX, aprovechando las posibilides hidrófugas del cemento endurecido. Siguen una tipología común que se repetirá pueblo tras pueblo: el empleo de cubierta a un agua con varias bóvedas de cañón contiguas y el uso de una gran pila para lavar. La pila siempre tiene forma rectangular, en cuyo perímetro se colocan una losas de piedra o cemento inclinadas hacia el interior, que sirven para frotar la ropa repetidas veces. En los primeros lavaderos las tareas había que realizarlas de rodillas, pues la altura de la pila central era muy escasa, sin embargo esta situación cambió desde mediados del siglo XX, cuando las nuevas construcciones se diseñan para facilitar el lavado de pie.

Fuentes y lavaderos urbanos

En algunas localidades se aprovechó la traida de aguas desde algún manatial cercano para instalar el modelo integral de fuente urbana con su sección de abastecimiento humano, el abrevadero, el lavadero y la balsa para regar.

En un principio, los lavaderos fueron muy sencillos, unas pocas losas ubicadas en el desague final de la fuente, después del abrevadero. Muchos fueron reformados en el siglo XX, incorporando techumbres y pilas. Ejemplos de este tipo de fuentes con lavadero se conservan en las localidades de: