Abrevadero

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Abrevadero junto a un pozo, en Bello
Fuente de la Cirujeda en Calamocha, ubicada directamente sobre un manantial

Los abrevaderos o "abrevadores" de ganado eran muy frecuentes en el valle del Jiloca, pues numerosas familias poseían pequeños rebaños para garantizarse el abastecimiento de carne y lana. Forman parte de la arquitectura del agua.

Por su funcionalidad y tipología los abrevaderos podían ser de tres tipos:

  • Junto a los aljibes y pozos, sobre todo en las masías del monte, encontramos pequeños abrevaderos compuestos por un "pilón" alargado, construido de una sola pieza y completamente cerrado, sin rebajes ni desagües. Estos abrevaderos suelen tener carácter privado, siendo utilizados por uno o varios pastores para sus rebaños de forma exclusiva. Algunos iban protegidos con cerrojos y, más recientemente, candados. El agua se volcaba en los abrevaderos utilizando un cubo que se guardaba dentro del pozo o en el aljibe. Cuando el pozo permitía extraer abundante agua, los abrevaderos podían ampliarse con la unión de varias pilas sucesivas. Estaban destinados a todo tipo de animales.
  • Los abrevaderos ubicados sobre un manantial suelen componerse de varias pilas enlazadas entre sí mediante unos pequeños rebajes en los lados mas cortos que permitían la circulación del agua entre las pilas. El primer pilón se sitúa en la boca del manantial, recogiendo directamente el agua que mana de la tierra. Suelen tener un carácter público, siendo utilizados por todos los vecinos del pueblo y para todo tipo de animales (ovinos, caprinos, bovinos y mulares, etc.)
  • Los abrevaderos situados junto a una fuente urbana, en el centro o en las afueras de la localidad, suelen recoger las aguas sobrantes de la fuente de uso humano. Forman parte de interesantes conjuntos hidráulicos populares, difundiéndose su uso por el valle del Jiloca a partir del siglo XVI. Tienen carácter público, aunque se solían reservar exclusivamente para los animales de labor (machos y mulas en general), ya que los rebaños de ovejas y cabras disponían de los anteriores abrevaderos fuera de la localidad y las balsas de monte. En algunas localidades, cuando el agua era escasa, no había fuente pública o el número de animales era muy elevado, se podían contruir abrevaderos alimentados con alguna acequia cercana.