Sagrario Hernández García

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

Jotera con profundas raíces en Peracense, privilegiado mirador desde el cerro de San Ginés hacia el amplio Valle del Jiloca, nació en Madrid, aunque siempre oyó evocaciones e ilusionados relatos de su padre, Valero, compañero de los demás jóvenes del pueblo en cada ronda, acariciando las cuerdas del laúd, hasta que pasó por Zaragoza y decidió establecerse en la capital de España.

Zaragozanos son sus pasos en el canto, de la mano de las Madres Escolapias, antes de volver de nuevo a Madrid, donde una vecina que la oía cantar a diario, la presentó a Ángel Burgos, profesor de Jota en la Casa de Aragón. En 1956, junto a Cirilo Bueno, Sagrario debutó en el Teatro Pavón con motivo de las Fiestas del Pilar, poniendo de manifiesto la singular belleza de su voz de soprano, al interpretar esta jota: “Para saber el valor / de la tierra en que se nace / hay qu`estar muy lejos de ella / cuando se muere una madre”.

El 11 de noviembre de 1960, cantó en el Palacio de Dª Fabiola de Mora y Aragón. En 1962 el cuadro con el que concurría al Certamen Nacional de Jota, de la Feria Internacional del Campo, obtuvo el Primer Premio, produciéndose un amplio paréntesis al contraer matrimonio, hasta que en 1979 reingresara como meritoria de la Sección de Canto, participando en el logro de estos cuatro galardones nacionales:

  • 1985: Primer Premio Nacional del Folclore Español.
  • 1986: Segundo Premio en el Certamen Nacional de Valladolid.
  • 1987: Primer Premio en el Certamen Nacional de Bilbao.
  • 1989: Primer Premio en el Certamen Nacional de Burgos.

Ha cantado ante importantes autoridades extranjeras, como Jimmy Carter, Presidente de los EE. UU., o la Reina Fabiola de Bélgica, y españolas, como el Presidente del Gobierno Adolfo Suárez y los alcaldes de Madrid, Tierno Galván y José María Álvarez del Manzano. Destacada fue su actuación en el marco del Auditorio Nacional de Música, con la Orquesta de la Guardia Civil, en la celebración del ciento cincuenta aniversario del nacimiento del Cuerpo, en gala multinacional donde la jota, más que aplaudida, fue emotivamente aclamada.

La fuente principal de Peracense, se exhibe y conoce con el nombre de Sagrario Hernández García. Como buena parte de sus colegas, Sagrario cuenta con singular contento cuando canta jotas de su pueblo, siendo, a este respecto, su preferida: “Mi pueblo es aragonés, / pequeño, pero valiente; / que cuando se ve en apuros / sale San Ginés, y vence”.

Importante ayuda familiar y jotera de Sagrario la constituye su esposo José Llamas García, quien apenas cumplidos los 14 años era ya socio y colaborador del Centro Aragonés, en el levantino e industrioso complejo urbano del Puerto de Sagunto. Se conocieron en lo mejor de su adolescencia y, tras su feliz matrimonio, han ido contemplando las penas y alegrías del cariñoso entramado de sus tres hijos, con sus nueras y sus nietos. José Manuel y Ángel formaron parte de la rondalla en la madrileña Casa de Aragón y, Juan Carlos ha sido brillante bailador componiendo el trío de triunfadora familia jotera.

Bibliografía

  • Hernández Benedicto, José (2010): La jota en el Jiloca: Cincuenta joteros por el valle. Calamocha, Monreal del Campo, Centro de Estudios del Jiloca.