Torre Invidia

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Explotación agrícola junto a la ermita de la Virgen del Campo

La primera noticia que tenemos del despoblado de Torre Invidia es de 1182, año en el que Alfonso II donaba al monasterio de Montearagón el castillo y la villa Singra, junto con la Torre Envidia, con todos sus términos hasta Monreal y con un tercio de las rentas y derechos . En 1211 Vilarium Invidia pasaría del dominio de Montearagón al de la Orden de San Juan de Jerusalén, tras una donación de Pedro II . En 1260 Invidia aparece entre las localidades que pertenecían al obispado de Zaragoza.

Andrés Valero nos dice que en 1211, el lugar limitaba con Monreal, Singra, Alba, Villar del Salz, Peracense y Merle; lo que confirma la ubicación de la desaparecida aldea en lo que hoy es el término de Villafranca del Campo, que limita con dichas localidades, a excepción de Merle o Mierla que ya hemos dicho que desapareció y se incorporó a Ojos Negros, vecino actual de Villafranca del Campo. Si los términos de las poblaciones medievales coincidieran con los actuales, la población de Torre Invidia debería ocupar buena parte del término que le corresponde a Villafranca para limitar con todas los lugares enumerados. Según Esteban Abad y Andrés y Valero , el poblado de Torre Invidia se encontraría situado en la zona de la ermita de la Virgen del Campo llamada con anterioridad Virgen de la Torre, en referencia a la desaparecida aldea.

En 1880 Julio Bernal en su libro sobre las tradiciones histórico-religiosas del Arzobispado de Zaragoza recogería la leyenda existente sobre dicho santuario; leyenda que cuenta que en los alrededores de la misma acamparía Jaime I cuando iba de camino a Valencia, cambiando en ese momento el nombre de Virgen de la Torre por el de Virgen del Campo. En esta obra igualmente se narra el milagroso hallazgo de la Virgen por una devota labradora cuyos bueyes se arrodillaban una y otra vez en el mismo punto, hasta que finalmente levantaron con el arado una piedra quedando al descubierto la imagen de la Virgen; enterados los vecinos del hallazgo acudieron en peregrinaje levantando una pequeña capilla, sobre la que en 1700 Miguel García, médico de cámara de los Reyes, y su esposa, levantaron el actual templo. Este autor también nos cuenta que la festividad de la Virgen se celebraba el 8 de mayo y al santuario acudían vecinos de Villafranca, Aguatón, Bueña y otros pueblos; una vez más alrededor de un sitio donde pudo ubicarse un antiguo despoblado medieval existe un templo y una serie de leyendas y e historias místicas de gran tradición no sólo entre la gente del pueblo al que actualmente pertenece el santuario, sino también entre los habitantes de los pueblos cercanos.

Fuera de la tradición y las leyendas nada sabemos del lugar después de 1212, la explicación tradicional es que la aldea desaparecería al surgir Villafranca del Campo, que surgiría de la unión de Torre Invidia y Saletas; esto tendría que ocurrir por lo menos con anterioridad a 1282 cuando ya tenemos noticias de la existencia de Villafranca . Quizás este hecho explique que ninguna de las dos desaparecidas aldeas, figure entre las pardinas de la Comunidad de Aldeas de Daroca, puesto que desaparecerían antes de que esta contara con el privilegio que le daba derecho sobre las pardinas existentes en su territorio e incluso antes de que surgiera la propia Comunidad.

Bibliografía

  • Esteban Abad, Rafael (1959): Estudio histórico-político sobre la ciudad y Comunidad de Daroca. Teruel, Instituto de Estudios Turolenses, pág. 128
  • Rubio Martín, M. (2012): Despoblados y pardinas medievales en la comarca del Jiloca. Inédito.