Manantial

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Manantial acondicionado en la dehesa de Mierla, en Ojos Negros

Los manantiales son surgencias de aguas subterráneas que, en determinados lugares, afloran a la superfície. La mayor parte de los manantiales han sufrido las intervenciones de los hombres, por lo que podrían incluirse en la arquitectura del agua.

El origen de todos los manantiales del valle del Jiloca es geológico. Las montañas y depresiones que configuran el valle actuan como un gran sistema de captación hídrica y circulación de aguas subterráneas. Las lluvias de las sierras se infiltran, descienden al valle y circulan por el subsuelo aprovechando la existencia de litologías permeables. Cuando encuentran algún obstáculo en forma de capa arcillosa, vuelven al exterior, apareciendo en estos casos una fuente o manantial natural.

  • Si se trata de varios manantiales cercanos o la surgencia de agua es muy cuantiosa encontramos la fuente artesiana (Cella) y los fámosos "Ojos del Jiloca", destacando sobre todo los de Monreal del Campo, Caminreal y Fuentes Claras.
  • Mucho más numerosos son los pequeños manantiales que encontramos en las sierras que circundan el valle. Si la afloración tiene un carácter permanente, se puede construir sobre el manantial una sencilla fuente de monte o abrevadero, o desviar las aguas mediante arcaduces hasta una localidad cercana y construir allí una fuente urbana.