Suertes (Daroca)

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

El origen de las Suertes comunales de Daroca parece proceder de unas determinadas tierras sitas en la dehesa comunal que se acotan a fines del siglo XV. Son denominadas también "suertes de la dehesa" o "suertes viejas", para distinguirlas de las nuevas que se roturarán en el siglo XVII.

Estas parcelas se entregaban a los vecinos de Daroca mediante sorteo. A finales del siglo XV la duración del usufructo era de 13 años y, a cambio, había que pagar un canon al municipio. A mediados del siglo XVI, tal vez por el incremento de la población, el tiempo de cesión se reduce a 11 años y se obliga a dejarlas en barbecho cada 6 años, sin pagar en ese año de descanso canon alguno.

Durante el siglo XVII las condiciones de acceso a las Suertes comunales sufren serios trastornos. En un principio se reduce su cesión a 6 años, incluyendo el de barbecho, y se empieza a cobrar el canon en "trigo recien segado". Al final, cuando la crisis económica provoca numerosos impagos, se opta por la cesión a treudo perpetuo de las tierras comunales como criterio más rentable de explotación.

En 1668 aparecen las "Suertes Nuevas" al roturarse un trozo del prado de la ciudad de Daroca, que se ceden cambio de un treudo perpetuo. En 1670 se opta también por ceder a perpetuidad las "Suertes viejas".

Bibliografía

  • Mateo Royo, José Antonio (1995): "Oligarquía concejil y patrimonio comunal: el proceso de perpetuación de la suerte de Daroca (siglos XVI-XVII)", en Espacio, tiempo y forma. Serie IV, Historia moderna, Nº 8, pags. 87-106 [Texto completo]