Pozo

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Archivo:Pozo burbáguena.jpg
Pozo semicircular abierto en Burbáguena
Pozo sin brocal en Bello
Pozo cubierto de Blancas

El pozo es una excavación en el subsuelo buscando una vena subterránea de agua, realizado sobre todo en aquellas zonas sin manantiales. Forma parte de los elementos propios de la Arquitectura del agua.

La construcción de un pozo exigía una obra sólida, pues de otro modo tiende a cegarse. Al profundizar, conforme se iba excavando, se realizaba un muro de mampostería para poder sostener la tierra, de modo que esta no cayese sobre el agua limpia. Se dejaban hendiduras en el muro por las que fluía el agua.

Los qanats son pozos atribuidos a los árabes, pero que pueden ser muy posteriores. Mezcla de la tipología de pozo y fuente, consiste en la excavación de una galería, normalmente en forma de escalera, hasta llegar a una pequeña veta de agua.


Tipologías de pozos

Los pozos podían servir para el abastecimiento humano, para los animales o para el riego de pequeñas zonas de huerto. Tenemos ejemplos de pozos construidos en fechas muy tempranas, como el denominado "pozo amargo" en la localidad de Villafranca del Campo, citado en el año 1317, cuando lo compró el Concejo de esta localidad.

  • Abastecimiento humano. En el valle era muy frecuente que se construyeran pozos en el interior de todas las viviendas, de modo que no era preciso ir hasta la fuente de la localidad para realizar el abastecimiento de agua, principalmente para los animales domésticos y caballerías, y de modo secundario agua de consumo humano. Estos pozos en ocasiones servían para el abastecimiento de dos viviendas, siendo realizados en el medianil de las mismas.
  • Los pozos para el ganado se suelen emplazar en las zonas de rambla, de forma que aunque someramente no exista agua hasta épocas de avenidas, en el subsuelo existen pequeñas corrientes que hacen que el pozo se llene con relativa facilidad. Presentan el pozo excavado con un muro de mampostería, pudiendo rematarse con un brocal de ladrillo o de mampostería, incluso llegando a cerrarse por completo mediante bóveda por aproximación de hiladas como en el Poyo del Cid. Junto al mismo presenta los abrevaderos, siendo los más antiguos tallados en sillares monolíticos, y siendo sustituidos por canales de ladrillo enlucidas en cemento desde la generalización de este a partir de los años 20 del pasado siglo. Existen multitud de ejemplos de estos elementos, siendo significativos los conjuntos en las de las eras en El Poyo del Cid.
  • Pozos para regar. En algunas localidades de las sierras adyacentes, alejadas de los cauces de ríos y ramblas, la zona de huertos se localiza junto a la localidad, regándose mediante pozos. Cada huerto tiene su propio pozo, incluso en las parcelas más pequeñas. La construcción de estos pozos era debida a que el nivel freático se encuentra muy somero, de manera que no es preciso profundizar mucho para su construcción. Los ejemplos más interesantes los encontramos en Bañón y Castejón de Tornos.

A partir de la segunda mitad del siglo XX la poca seguridad del regadío tradicional con aguas superficiales debido a la sucesión de periodos secos y la rentabilidad del cultivo de regadío con la remolacha a la cabeza, produjo en la zona del alto Jiloca un incremento espectacular en la perforación de pozos, transformado el paisaje en localidades como Singra o Villafranca del Campo. Estos pozos supondrán un constante drenaje de las aguas subterráneas y una transformación en el paisaje tradicional, con grandes infraestructuras y canalizaciones realizadas a base de canales de hormigón y numerosos sifones para salvar los caminos.

El brocal

La parte más monumental del pozo es el brocal, desde donde se realiza el acceso para sacar el agua. Existen diversas tipologías de brocales.

  • El más frecuente es el brocal semicircular abierto de mampostería, de un metro de altura, donde se instala la carrucha o garrucha para el pozal.
  • También se puede construir de una sola pieza con sillares cilíndricos que presentan un orificio central circular, desde donde se tiene acceso al agua. Esta última tipología es muy frecuente en los pozos rústicos del campo de Bello, destinados sobre todo al abastecimiento de los rebaños de ovejas.
  • Otra tipología de pozo es el cubierto, normalmente con bóveda por aproximación de hiladas. Este presenta una fisonomía característica, variando en función de las comarcas. En Blancas y campo de Bello el brocal circular está realizado en mampostería y cubierto por aproximación de hiladas hasta estrecharse para ser cubiertos por unas lajas de piedra. Todos tenían puerta de madera y un pequeño abrevadero de sillería, aunque muchos lo han perdido.

La utilización frecuente de estos puntos de captación y su interés para el abastecimiento ha originado la proliferación de leyendas relacionadas con el agua, dotándolas a veces de matices misteriosos o ultramundanos.