Rodeno de Peracense

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Piedras de rodeno coronando los montes de Peracense

Estos montes de Peracense están formados por areniscas y conglomerados silíceos del Triásico (Era Secundaria). Se trata de un espacio natural muy característico por el color rojizo que tienen óxidos de hierro. Estas rocas han sido alteradas por los fenómenos meteorológicos durante cientos de años y han formado un relieve con bloques redondeados que se levantan como columnas. También hay salientes, pasadizos y otras formas de relieve característico de esta roca.

Entre las rocas crecen plantas propias del roquedo silíceo, algunas propias de estas montañas como una manzanilla amarilla. También hay aves propias de los peñascos, como el halcón y el alimoche. En las laderas de mejor suelo pueden aparecer la carrasca, el rebollo o el marojo.

El hermoso color de estas rocas contrasta con el verde de los prados y de los matorrales de las laderas. La proximidad del castillo hace de estas montañas un paisaje espectacular digno de parada y fonda.

Formación del rodeno y cambios en el nivel del mar

Ya en la Era Mesozoica, el Triásico se encuentra bien representado estratigráficamente en Sierra Menera, aunque en superficie de afloramiento es más bien escaso. Se caracteriza por la existencia de grandes fluctuaciones (de varios millones de años) en el nivel de las aguas marinas, determinando tres grandes paquetes sedimentarios bien diferenciados.

El más conocido y antiguo de los tres, es el Buntsandstein, vocablo alemán que designa a las areniscas rojas, o el rodeno, como lo conocemos aquí. Asociado a un proceso de retirada del mar y un arrasamiento erosivo continental, que transportó gran cantidad de arenas y pequeños fragmentos de grava, acumulándose lentamente en abanicos aluviales primero, y en cursos meandriformes, después. De ahí que presenten un aspecto tosco, con grandes clastos de grava en su inicio, y vaya decreciendo el tamaño de grano en su parte más alta. Hoy forma un interesante afloramiento, denominado Paisaje Protegido en su conjunto, que ocupa los municipios aragoneses de Villar del Salz, Peracense, Almohaja y Alba, y que conecta con el conjunto de Albarracín y sus pinares.

Sobre el conjunto anterior, encontramos el Muschelkalk, representado por calizas dolomíticas poco fosilíferas, correspondientes con un nuevo episodio de avance del mar sobre tierra firme. Aparece de forma casi simétrica, en los extremos Norte y Sur de Sierra Menera, en los términos de Ojos Negros, por un lado, y Alba, por otro.

Sobre éste, la nueva retirada del mar generó depósitos continentales que denotan una gran aridez y ausencia de cursos fluviales, apareciendo materiales ricos en sales y yesos. Actualmente el Keuper se corresponde con los antiguos aljezares de Ojos Negros, y con las Salinas reales, tanto de Ojos Negros como de Alba.


Bibliografía

  • Espacios naturales de la comarca del Jiloca. Recurso electrónico elaborado por los alumnos del IES Valle del Jiloca.