Naturaleza

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Laguna de Gallocanta

La naturaleza del valle del Jiloca está condicionada básicamente por la climatología y el relieve. El valle del Jiloca es una de las zonas más frías y secas de la península Ibérica. Respecto al relieve, aunque está integrada en la cordillera Ibérica y la altitud media es notable, las pendientes son suaves.

Otra influencia muy destacable en ela naturaleza ha sido la intervención del hombre. Poblada desde antiguo, sus paisajes son el resultado de la actividad humana realizada desde la agricultura y ganadería durante siglos.

El resultado final es muy interesante. Llanuras, páramos, cerros y montañas, vegas y campos forman un conjunto de gran belleza. Fragmentos de los primitivos bosques, diversos humedales, parameras, matorrales, roquedos, secanos y huertos cultivados forman todo un mosaico capaz de reunir una gran variedad de plantas y animales. La laguna de Gallocanta, en uno de sus márgenes, es uno de los últimos grandes escenarios de la Europa occidental. Todo esto al alcance del naturalista y del viajero.

Espacios naturales

Ojos de Monreal
Lomas de Corbatón
Vista de la sierra desde el santuario de Herrera

Encontramos numerosos espacios naturales destacables por su flora y fauna. Los alumnos del instituto de Bachillerato de Calamocha, en un interesante trabajo multimedia premiado por Educared, han destacado varios espacios naturales ubicados en la comarca del Jiloca y el Alto Jiloca:

Como antiguos reductos boscosos en el valle del Jiloca, con una importante riqueza botánica, han destacado los siguientes:

En la extensa Sierra de Fonfría, en el ámbito de conservación que marca el LIC, se pueden destacar varios espacios naturales:

En la comarca de Daroca y Bajo Jiloca, un poco más al norte, podemos destacar los siguientes espacios naturales:

Zonas de interés geológico

Minas de Ojos Negros

El Gobierno de Aragón, finalizó en el año 1995 el primer inventario de Puntos de Interés Geológico (PIG) del territorio aragones, cuyo objetivo fue profundizar en el conocimiento del patrimonio geológico, proporcionar la protección necesaria y resaltar su valor educativo y cientifico.

El patrimonio geológico y minero del valle del Jiloca es limitado, pero también se pueden destacar varios espacios naturales, como por ejemplo:

Figuras de protección

El Cañizar de Villarquemado

La protección del medio ambiente condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o la sociedad en su vida. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y un momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones venideras. Es decir, no se trata sólo del espacio en el que se desarrolla la vida sino que también abarca seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura.

Las administraciones públicas han intentado en los últimos años delimitar entornos naturales con un alto valor natural, social y cultural. De momento, el único Espacio natural protegido en el valle del Jiloca es el Refugio de fauna silvestre de la laguna de Gallocanta, aunque en la Red Natura 2000 se han incluido otras zonas como Lugares de interés comunitario (LIC) y Zonas de especial protección para las aves (ZEPAS).

Actualmente, desde el Gobierno de Aragón se está trabajando para un inventario de Humedales, aunque se desconoce de momento qué figura de protección asumirán. Otro elemento protegido en Aragón son los Árboles singulares.

Naturalistas

En el valle del Jiloca hay que destacar a los siguientes naturalistas por sus aportaciones a la difusión y protección de la naturaleza, además de su promoción entre los más jóvenes.

Otras páginas relacionadas

Otras páginas web

Bibliografía

  • Espacios naturales de la comarca del Jiloca. Recurso electrónico elaborado por los alumnos del IES Valle del Jiloca.
  • Patrimonio geológico y minero de Aragón. Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2002
  • Puntos de interés geológico de Aragón. Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2001
  • Jaime Lorén, Chabier (1993): Por la laguna de Gallocanta y sierras del Jiloca. Zaragoza, Prames.