Villanueva de Jiloca

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Logoxiloca.jpg Tienes un folleto turístico de esta localidad.


Villanueva.jpg
Municipio de la Provincia de Zaragoza, situado a 790 metros de altitud en la comarca del Campo de Daroca, en el margen del río Jiloca. Sus vecinos reciben el gentilicio de "villanovanos".

Aparece camuflado entre pequeñas y agrestes colinas de monte bajo salpicadas de pinares, choperas y viñedos.


Medio natural

Hasta el año 2004, en la plaza también podíamos encontrar los restos de una antigua olma. Este, en un día espléndido, árbol estuvo ligado a la historia del pueblo durante más de doscientos años. Debido a una enfermedad tuvo que ser talada, conservándose parte del tronco y ramaje durante los últimos años. Finalmente los restos de esta olma fueron totalmente amputados de la Plaza Mayor de Villanueva de Jiloca en el año 2004.


Demografía

Variación demográfica del municipio entre 1990 y 2004
Año 1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1981 1991 2001 2004
Habitantes 541 438 500 537 495 449 332 221 169 115 91 85

Además de la propia localidad, la población residía en masadas y caseríos cercanos. En los censos de los años 1857, 1860, 1887, 1930 aparecen el molino harinero, actualmente destruido, la ermita de Nuestra Señora del Rosario y la casa del ermitaño como asentamientos humanos dispersos.

Algunos datos de su historia

La localidad de Villanueva en 1913

En el término de Villanueva hay dos yacimientos antiguos de interés: el de Cerro Redondo y la Pila de los Moros.

El núcleo de población que hoy comprende Villanueva de Jiloca se formó en la parte alta del pueblo, en la Calle del Castillo. El nombre de esta importante calle se debe a que probablemente existió algún torreón de vigilancia construido para mantener la comunicación visual con Daroca y los puntos fortificados a ambos lados del río Jiloca hasta el castillo de Báguena.

A medida que la población fue creciendo las edificaciones se construyeron hacia el barranco natural que cruza el pueblo y en una fase de crecimiento posterior las casas se construyeron al otro lado del barranco.

La superficie edificada llegó hasta las proximidades de la ribera del río formando un núcleo urbano desparramado pero con una disposición cómoda. La mayoría de las casas tenían un pequeño huerto regado por alguna de las dos acequias que cruzan el pueblo.

Al sur del barranco se reservó un espacio más amplio para construir los edificios públicos: el Ayuntamiento, el horno, la lonja (que además hacía las veces de trinquete y cobertizo), el hospital de pobres y la cárcel.


Hace ya unos años, esta población sufrió una de las inundaciones más importantes de su historia, quedando el pueblo casi destruido. El Diario de Avisos ayudó de forma muy importante a la recuperación de esta localidad y como agradecimiento el Ayuntamiento dedicó una de sus calles a este Diario.

Patrimonio arquitectónico

Ermita de la Virgen del Rosario

El atractivo de esta villa reside en su aspecto peculiarmente rural y mudéjar con calles estrechas e inclinadas. En el centro de la plaza Marqués de Montemuzo encontraremos una placa conmemorativa de Arnaldo de Villanueva, un importante médico del siglo XIII oriundo de Villanueva de Jiloca. Frente a la placa encontramos el edificio que alberga el Ayuntamiento, de estilo neomudéjar, fortificado con rejas y piedra de sillería.

La Iglesia de San Gil Abad, del siglo XVIII, conserva interesantes retablos y un pequeño museo parroquial. La ermita de la Virgen del Rosario, con buenas pinturas murales está en ruinas. La de San Bartolomé, del siglo XV, se sitúa en un pequeño cerro sobre el pueblo.

La arquitectura civil más interesante está representada por la casa de Abad de Bernabé.

En Villanueva, hay un pequeño peirón dedicado a San Gregorio en el camino viejo de Valdehorna.

La arquitectura del agua

Muy importante en todo el valle, la arquitectura del agua se estructura alrededor del río Jiloca y las acequias de Gracialcaire y Gabarda procedentes de Báguena. También surgen las Acequias de Ancho, Inchavales, Malos Atos, El Molinar, Las Suertes y Valleantiguo, que se prolongan por Villanueva de Jiloca, Daroca y Manchones, gestionadas por la Comunidad de Regantes de Villanueva de Jiloca, Daroca y Manchones.

Han desaparecido todos los elementos vinculados al agua, pero se podría destacar, a modo de recuerdo, la fuente y el molino harinero.

Linajes y personajes

En la localidad de se conservan dos hermosas piedras armeras, el escudo de Abad de Bernabé y otra desconocida.

Entre los vecinos que han destacado en alguna faceta de la vida podemos incluir a:

Fiestas, costumbres y gastronomía

En Villanueva está muy arraigado el juego de bolos. Un juego que practican solo las mujeres.

En lo que respecta a la música popular, según aparece recogido en el Archivo de música popular de ADRI, Manuel Lavilla, músico del pueblo de amplia formación y memoria musical, nos explicó detalles del Villano, que con fraseos distintos y apelativos diversos se mantiene en estas tierras desde tiempos lejanos. Manuel Lavilla estudió saxofón y tocó varios años en una banda de Zaragoza.

En el pueblo hubo una orquesta que duró dos o tres años. A las fiestas del pueblo acudían los músicos de Daroca (Antonio el Colchonero, Pedro Garay…), de San Martín del Río y de Báguena.

Leyendas y anécdotas

Enlaces externos