Arte románico

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar
Iglesia de San Juan de la Cuesta (Daroca)

Los conquistadores cristianos que se instalan en el valle del Jiloca tras su reconquista en 1120 comienzan a transformar el hábitat según sus gustos y modas. Los primeros edificios significativos en la Comunidad y villa de Daroca se realizaron en estilo románico, el generalizado en Europa Occidental por aquellos años. El estilo responde al denominado segundo románico aragonés o románico jaqués, caracterizado por el uso de sillares bien escuadrados y por la presencia de esculturas monumentales.

El valle del Jiloca conserva interesantes restos románicos, muchos de los cuales se concentran en la ciudad de Daroca. Se trata de monumentos construidos durante los últimos años del siglo XII y buena parte del XIII, y todos ellos sufrieron mayores o menores remodelaciones en siglos posteriores.


Arquitectura

Abside románico de la ermita del Buen Acuerdo (Gallocanta)

Entre las iglesias de época románica destacó la Iglesia de Santa María, de la cual sólo se conserva el ábside, una ventana del crucero y la moldura con ajedrezado del primitivo lado del Evangelio. Era una iglesia de una sola planta, cuya entrada principal se situaba en la actual puerta del Perdón. Son también románicas la iglesia de San Juan, San Miguel y Santo Domingo. De las tres se conserva el ábside, así como la torre mudéjar de principios del siglo XIII del templo de Santo Domingo. La enfatización de las cornisas de los ábsides de las iglesias de San Miguel y Santa María de los Corporales resulta un elemento distintivo de estos edificios románico-tardíos.

En el resto de la comarca se aprecian elementos románicos en la iglesia de San Pedro de Blancas, que continúa teniendo una apariencia de castillo. A partir de este se construyó la iglesia y se conserva la torre del homenaje convertida en campanario.

Según la tradición, el Cid pernoctó de camino a Valencia; en la de San Blas de Val de San Martín, en la de Cimballa, en la Ermita de la Virgen del Buen Acuerdo de Gallocanta -que conserva un ábside románico- y en la de Santa Agueda de Loscos.

Escultura

Virgen del Rosario, de Villarreal de Huerva
Virgen de la Villeta, procedente de Peracense

Apenas quedan restos de escultura románica en Daroca y su comarca. Se trata en su mayoría de capiteles y frisos decorados con motivos vegetales, generalmente palmiformes, situados en los ábsides románicos conservados en San Juan, San Miguel, Santo Domingo y, por supuesto, Santa María de Daroca. Desgraciadamente, la portada tardorrománica de la Iglesia de San Miguel está muy deteriorada y no se pueden apreciar los motivos que decoraban sus capiteles ni su motivo central, cuya impronta permite adivinar una Pantocrator con los cuatro evangelistas.

Una notable excepción a este panorama en general poco relevante resultan ser los capiteles figurativos de las ventanas del ábside románico de Santa María de Daroca, muy semejantes a las obras del románico castellano. El capitel izquierdo de la ventana situada más al sur presenta una escena indescifrable muy mal conservada, en la cual sólo cabe destacar un animal cuadrúpedo. El capitel derecho representa la lucha entre los caballeros Roldán y Ferragut. La ventana central, decorada con rosetas, muestra dos águilas afrontadas y un ser humano flanqueado por sendos demonios. Los capiteles de la ventana norte presentan dos cuadrúpedos fantásticos y una trenza vegetal. Los capiteles interiores son netamente figurativos, y en ellos se pueden apreciar entre los desconchones de la decoración gótica la figura de un eclesiástico sentado, una representación de la Huida a Egipto y de la Presentación de Jesús en el Templo.

En algunos pueblos de la zona se conservan obras interesantes:

Bibliografía

  • Aragón. Patrimonio Cultural Restaurado. Bienes muebles. Zaragoza, Gobierno de Aragón, tomo 2, pp. 782-786, 796-800, 834-836 y 842-843.